Jueves, 25 Julio 2024
Buscar
Parcialmente nuboso
26.6 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Y si son tierras raras las del Cerro de los Moros

El abogado y secretario de Primera Categoría de Administración Local, Saturio Hernández de Marco, reitera los supuestos que se puedan dar en el expediente urbanístico del Cerro de los Moros, frente a la continúa postura ultraliberal del Ayuntamiento, abonado al silencio, mientras los plazos avanzan.

TRIBUNA / Y si son tierras raras con minerales las del Cerro de los Moros

Que no existan, o puedan no existir en las tierras propuestas del Cerro de los Moros minerales de tierras raras como litio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samanio, europio, gadolino, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio, lutecio, escandio, itrio, es negativo, porque su existencia, de existir y es un suponer sería positiva para una ciudad y provincia cada vez más deshabitada, o poco habitada, porque habría con todos ellos, esos minerales, u otras cosas similares, un cúmulo de suposiciones de futuro que hasta podrían materializarse; suponemos que no.

Y suponemos que no, pero eso sí y no es suposición todos los días ciudad con menos habitantes, y Putin no tiene la culpa: mala suerte o el mundo rueda solo y los ultraliberales del Ayuntamiento no acompasan nada, igual que asociaciones de todo pelaje.

Y tampoco existe suponemos uranio o petróleo o similares.

Y por ello es siempre y es posible suponer, pero la suposición ya sería el culmen de la imaginación, que entendiéramos que en el Cerro de los Moros existe un todo o una parte “tierras raras”, con esos minerales precisos, valiosos y escasos en todo caso para la fabricación de chip, coches eléctricos o similares, y energía nuclear.

Pues con lo que está pasando, y con la referencia de Angel Coronado en el Mirón 29-3-2022 “Hagamos a Soria grande de nuevo”, el mundo sigue rodando, parece ser, y funcionando sólo, también parece, pero si hacemos un algo por su movimiento acompasado, quizá funciona o funcionaría un poco mejor, o quizá habría de pensarse en que los poderes públicos y asociaciones de pelaje similar al de los poderes públicos no nos ayuden y sea la realidad social la que mueva o acompase las cosas, tal vez mejor.

Sería un evidente hecho innovador que, supongamos, los geólogos descubrieran minerales precisos y preciosos y de valor incalculable en tierras raras del Cerro de los Moros, lo que incrementaría el valor del terreno considerablemente: qué alegría para los propietarios, reales o aparentes, si los hay.

Será una suposición o supongamos que la información de El Mirón 8-4-2022 está dicha completa por alcaldía; parece y supongamos que hasta puede coincidir con los hechos, pero se duda por la referencia a tres alegaciones en la aprobación inicial de la modificación, y a que les informen  los abogados en una reclamación de la que no han dado cuenta, y dicen de unos 40 millones.

Supongamos que eso es así, pero si existen minerales de tierras raras, la riqueza y valor hace calderilla ese dinero, caso de existir el debate; y por cierto nadie tiene derecho a cobrar nada derivada, esa cantidad u otra de una supongamos mal negocio o mala previsión, que es lo que suponemos ha ocurrido y ocurre. Y alguien quiere resarcirse sin título jurídico de ninguna naturaleza.

Por eso, si hay tierras raras eso debería de explotarse y habría de dejar que se explote.

Y, así, luego edificar en zonas propias y aledañas.

Pero eso es una suposición, más bien presuposición, vaya uno a saber con qué calado y con qué intensidad.

Y eso que parece así, seguramente lo es, en el Cerro de los Moros, en el Cerro del Castillo, en la forma en que se han autorizado construcciones de viviendas y en la manera y forma que se peatonaliza o se divide el tráfico.

O se hacen “embudos-peatonales” para el paso de personas, que no pasan y menos con alguna diversidad funcional -lo que va en contra del R.D. leg. 1/2013 y normas concordantes posteriores-, o se autorizan macro-granjas, pero sanitariamente se controlan sólo muy relajadamente, -eso es lo que determina su rechazo, pues controlados los vertidos, haciéndolos donde se prevén, y eso cuesta dinero de ejecución, vamos, como lo de urbanizar-.

O no se autorizan minicentrales nucleares, -cada día más necesarias como nos lo demuestra Europa, USA, China e India, lleva a que cada uno, con su interés, el que sea, se preocupen y escriban o protesten para cambiar el rumbo-, pero se sigue comprando electricidad nuclear a Francia.  

Los plazos corren y corren, que es una barbaridad imparable, (el mundo rueda solo parece que dice alguien, según alguien y dice A. Coronado), y dentro de poco se estará hablando de la aprobación provisional de la modificación puntual del Plan General en el Cerro de los Moros.

Supongamos que eso corre y corre y se produce, la Ley autonómica lo permite para que la inactividad administrativa no genere negativa a la propuesta que sea de petición privada e interesada.

Pero dicho eso, la cuestión no es, me parece, que los plazos sean tales o cuales, que el trámite se produzca más pronto o más tarde.

Y que ocurriría si se descubriese razonadamente que allí existen minerales de tierras raras.

El cambio sería sustancial, y no hablaríamos de plazos, más largos o más cortos.

Por ello si suponemos que si eso es como dice la Ley, ahora, ya con la aprobación definitiva, SUPONEMOS, supondríamos, esperamos no equivocarnos, que los promotores tienen una modificación puntual, con 1.300 viviendas en una zona, en que todavía no está configurado el cien por cien de propietarios para llevar a término o ejecución de las mismas, ni de nada, ni siquiera de la urbanización.

SUPONGAMOS que llega ese día, y los promotores no hacen nada más.

Supongamos que, aunque con la ley autonómica, no es posible edificar, los promotores que han promovido todo eso, venden sus parcelas con hipotética edificabilidad y a aportar en un futuro proyecto de reparcelación.

Supongamos que alguien las compra, se duda, que sea con dinero bancario o de préstamo pues en las parcelas que no está inscritas como parcelas edificables del Sector no se ha materializado el aprovechamiento y no tienen un valor urbano.

Y hoy nada nos invita a pensar que quien paga, si pagara, eso no lo sepa.

Pero vaya uno a saber.

Supongamos que el Ayuntamiento, que no ha hecho nada en una actuación ultraliberal evidente y sin contrapartida y notoria, se da cuenta que no ha hecho nada, (clara situación de ideas ultraliberales), entre los años 2010-2022, y ya en el 2023 decide adoptar algún acuerdo de Pleno, que restringe, total o parcialmente, -si fuera eso posible-, el derecho a llevar a cabo lo aprobado en la modificación puntual.

Supongamos que, en ese supuesto, los promotores han presentado los instrumentos de planeamiento de desarrollo.

O supongamos que no los han presentado todavía, habrían pasado en ese caso más de trece años. 

Supongamos que el Ayuntamiento si adopta acuerdo, [sería curioso saber la motivación en este caso, si existiera], de no edificar como permite la aprobación de la modificación, y si se ha presentado el conjunto de instrumentos de planeamiento de desarrollo, y a pesar de que los instrumentos cumplen lo determinado, el Ayuntamiento no los aprueba, eso generaría un importante recurso con sus consecuencias, de toda naturaleza, para los que hubieran votado a favor.

Supongamos que el Ayuntamiento hace lo anterior, y no dice nada de los instrumentos de planeamiento; los promotores privados pueden hacer y seguir el procedimiento para aprobarlos por iniciativa privada. Y si consiguen eso, tiene derecho a pedir licencia de obras para las viviendas, y el Ayuntamiento no puede negarla, salvo que el proyecto tenga deficiencias insubsanables, previos requerimientos de subsanación o discusión de los mismos.

Supongamos que no está presentado el conjunto preciso de instrumentos de planeamiento de desarrollo, pero el Ayuntamiento no ha señalado, por acuerdo de Pleno debidamente notificado y que es susceptible de recurso, que no han cumplido los plazos, y eso debidamente motivado, y previo requerimiento de cumplimiento, con advertencia de que, de seguir así, el suelo sería rústico, lo que dice la Ley autonómica.

En este último caso, los promotores, aunque no hubieran hecho nada, habrían pasado más de 13 años, (ultraliberales que son), tiene derecho a presentar esos instrumentos, y podrá decir que tienen un planeamiento con esa edificabilidad, aunque no hayan hecho nada y, claro, menos urbanizar, que tampoco han hecho, ni se le espera.

Supongamos, se duda, que el Ayuntamiento sí ha adoptado el acuerdo de incumplimiento de plazos, y sería curiosa la motivación concreta, sí se ha notificado, sí se ha recibido por los promotores y por todos y cada uno de los propietarios del Sector, y hecho eso, presentan los instrumentos de planeamiento de detalle, y el acuerdo de incumplimiento no es firme todavía.

Tienen derecho a que se les tramite, y el Ayuntamiento y los concejales en Plano tienen obligación -no decisión política, que no existiría- de aprobarlos con los requisitos, que sean pertinentes.

Supongamos que, aprobada la modificación puntual en trámite por impulso privado de forma definitiva, año por ejemplo de 2023, más bien 2024, se les ocurre que esas viviendas, sobre 1300, ya no son vendibles en bloque, y se piensa que sean parte en bloque, parte en chalets, y como hay, es un suponer, Junta de Compensación, ésta acuerda proponerlo y presentar la modificación.

Mientras tanto no se edifica nada.

Pero claro, el proyecto de urbanización, carísimo de ejecución, puede estar aprobado municipalmente o por silencio; puede dar hasta igual.

Sí se cambian los parámetros de la ejecución, hay que modificar el proyecto de urbanización, y consiguientemente el de reparcelación para que los cambios se reflejen en las parcelas, y éstas se inscriban y puedan ser hipotecadas.

Supongamos que todo esto no ocurre, y en las próximas municipales, y con menos población, [esperamos que no le echen la culpa a Putin], y sigue existiendo la misma mayoría y con introducción de otros representantes en todos lo grupos y se toman como decisión, resolver esto, caso de que esto tenga que resolverse.

Y sólo en Teruel, lo que por ahora se conoce, hay un impulso ciudadano para proteger el paisaje de las “campas” de aerogeneradores y similares; aquí en Soria no y las asociaciones esas que dicen “lo del medio ambiente” están en la inercia, habría que saber de qué pelaje.

O lo ocurrido en Valdecañas, y sólo dos ejemplos recientes de los que van a haber en los muy próximos tiempos cercanos, esa realidad social de que el mundo rueda solo, que ha de acompasarse.

Pero, seguimos suponiendo, en el 2023, se decide que el Pleno apruebe los instrumentos de planeamiento de desarrollo del Sector y lo que realmente tiene importancia es que se da a los promotores dos años, para presentarlos, (siempre se puede decir que eso es una exageración, porque los tendrán previstos, o no).

Con alegaciones que dicen existir en la mención de la noticia del 8-4-2022, el Ayuntamiento hará algo, (complicado lo tiene cuando ha incumplido la obligación de subir toda la información a la página Web obligación ineludible que si no se cumple es un procedimiento nulo de pleno derecho por no seguir, y no cumplir la norma), o no hará nada: la respuesta en el próximo tiempo, es de esperar que no pasen 15 años.

Pero sea una alternativa u otra, plazo de dos años para los instrumentos de desarrollo una vez aprobada la modificación, o presentación inmediata, o cualquier otra posibilidad, el Ayuntamiento sigue -suponemos- sin hacer nada, con la política ultraliberal actual, y anterior, y con los mismos componentes y cambio de nombres muy mínima, tampoco me extraña, pues los instrumentos se aprueban por silencio en los plazos de la Ley.

Y si suponemos que todo el conjunto de instrumentos urbanísticos de detalle están cumplimentados, pues, ahora, -cumplimentados los instrumentos y aprobados-, hay que adjudicar, y de forma pública y concurrente, la obra de urbanización, y empezar a ejecutar, y establecer los plazos de pago.

Y casi al mismo tiempo suponemos que están por presentar los proyectos de edificación de viviendas, porque con un poco de urbanización homogénea se puede ejecutar las viviendas, con las garantías previas de aseguramiento del cumplimiento de obligaciones, y hasta el final de los tiempos.

Y tanto suponer, tanto suponer, que seguramente me he quedado corto y lento por los acontecimientos, (el mundo rueda solo), que son más rápidos que el pensamiento y el quehacer a toda velocidad.

Pero interesante es el “suponer” pues ello implica conocer uno mismo, y hacer conocer cuáles son las perspectivas de lo que en cada momento hay, y que ha de proyectarse, o parece que haya de proyectarse al futuro, a esa llegada de plazos que son inapelables y sin cartitas o reunioncitas de asociaciones con ellos mismos sobre la nada.

Y nos quedamos, suponemos, con la futura edificación, pero sin minerales de tierras raras, previsibles y precisos y preciosos, y sin inicio de la ejecución de la urbanización, pues o quizá la misma, esa ejecución carísima, empezará algún día, con la misma prisa que tenga el Ayuntamiento de ejecutar sus inversiones de sistemas generales precisos para viabilizar el Sector. O a lo mejor suponemos que no nos informen que no ha de hacerse inversión pública alguna: qué bien, pero se duda que no se tenga que hacer inversión pública.

Y para esas INVERSIONES, de existir, -hoy 2022 no existen, y no se pueden prever por falta de presupuesto, ni con modificación, puede haber otros lugares de la Ciudad con más necesidad-, el Ayuntamiento ha de tener un respaldo presupuestario real y factible, constante y sonante, y no elucubraciones, o futuros, como las que dicen a los que se apuntan indiciariamente a ser Jurados de las Fiestas de San Juan, pero se quedan en indicios.

Y suponemos que el Cerro de los Moros es únicamente edificación de un futuro, futuro y nada de “tierras raras”, suposición rota, una, la de edificación, otra suposición -tierras raras-, tampoco viable, quizá.

Que no exista litio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samanio, europio, gadolino, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio, lutecio, escandio, itrio, es negativo, y lo mismo es negativo que se siga creyendo que los poderes públicos van a hacer algo, ya se verá lo que hace, si lo hacen, y eso incide en una ciudad y provincia cada vez más deshabitada, ha perdido, periódico de 8-4-2022, 241 habitantes, (menos mal que por ahora no es culpa de Putin), o poco habitada, porque habría con todos ellos, esos minerales, u otras cosas similares, un cúmulo de suposiciones de futuro que hasta podrían materializarse; suponemos que no.

Suposición rota y no viable, porque no se hace nada, pinta de eso, el mundo rueda solo y en cualquier dirección, si no lo acompasamos, o no hacemos nada.

Y qué es acompasar, pues acomodar a una realidad social que va a más velocidad que los plazos, y esa realidad si que es de influencia en todo y en todos, igual que los plazos del silencio de los ultraliberales del Ayuntamiento, a pesar de lo hecho en el 2010, tampoco nada.

Y el mundo rueda solo y la realidad lo acompasa, no la actuación de los poderes públicos y menos, todavía más, y bien difícil es, con cartitas y asociaciones de todo pelaje que dicen no sé sabe qué de no indemnización, pero no proponen la supresión motivada de lo que hace más de 10 años se previó, y en el 2010 se aprobó inicialmente, y solamente hacen referencias vulgares de no gustarles las indemnizaciones, y no lo dicen claro como si son poseedores o tuvieran que tener “complejines”, parece.

Fdo.: Saturio Hernández de Marco

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 59885

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia