Domingo, 03 Marzo 2024
Buscar
Cubierto
-0.3 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Un sobre cerrado

Ángel Coronado censura en este artículo de opinión el silencio del Ayuntamiento de Soria ante la sociedad y sus contribuyentes para aclarar de quién son los terrenos del Cerro de los Moros.

TRIBUNA / Un sobre cerrado

Absolutamente de acuerdo con Ricardo Mínguez. Tanto él como yo sabemos que aclarar no supone desacuerdo sino caminar hacia la eliminación de un hipotético desacuerdo, y es precisamente el trío formado por el Ayuntamiento (y cito a éste en primer lugar de forma literalmente intencionada), la sociedad Cerro de los Moros y la denominada Pilares del Arlanzón las que, con su presunto y presuntuoso silencio acordado de caminar ante terceros (resulta obvio citar expresamente la expresión “ante terceros” puesto que tanto una como las otras dos entidades citadas son públicas, aunque por otra parte resulta necesario hacerlo, dadas las circunstancias que se dan), dificultan la eliminación de tal supuesto desacuerdo.

Los motivos por los cuales “Cerro de los Moros” y “Pilares del Arlanzón” puedan dar motivos a sospechar posibles y privados acuerdos entre sí, no cuentan en este preciso momento, de la misma forma y tanto como cuenta el ominoso silencio del Ayuntamiento. Tampoco cuenta el hecho de que si algo se compra de forma privada, se compra y se acabó, aunque otra cosa será ( y lo es) mantener esa situación ante terceros. Porque a título de una especie de aparición, hete aquí al tercero. El tercer elemento de este trío que no canta sino calla, no es otro que el Ayuntamiento. Y es por eso que antes lo citaba en primer lugar y ahora lo vuelvo a hacer en el último, aunque de paso no puedo dejar de citar también al Registro de la Propiedad al que, salvo error u omisión, considero una entidad pública a la que todo ciudadano tiene derecho a acceder, siempre, claro está, si algo le va en ello. A Ricardo Mínguez, y a muchísima gente con él (entre cuya gente me cuento), nos va. Pero en este asunto concreto al que nos referimos, el Ayuntamiento es el sello, esto es, el que lo sella todo de la forma en que todo este asunto sellado está. Entre todos, y a ver si nos ayuda Correos, vamos abriendo el sobre al que le falta remite y carece de dirección aunque se orienta certero hacia todos nosotros, ciudadanos. Y pesa. Vaya que sí.

Y ya termino porque no tengo más que decir. Acaso comentar. Me permito comentar que el silencio no es ni malo ni bueno en sí mismo. Como tampoco el hablar. Pero hay situaciones como esta que comentamos en que el silencio no es bueno si atañe al Ayuntamiento (como atañe), ni bueno el hablar (si atañe al Registro), denegando información  que, por irnos algo en ella (y solicitada), no se nos da. Eso sí. En las arcas del Ayuntamiento, depositado el IBI, aunque en boca de su alcalde, manda güevos, un fantasma, manda güevos, al que se atreve a llamar “herencia envenenada”. Y sospecho que ninguno de los restantes miembros del trío (cada una con sus motivos a cuestas y acaso, quién lo sabe aunque alguno lo pueda sospechar, repartiéndose la carga), satisfechos con ello.

Ricardo, haciendo como que hacen, hacen lo que presuntamente quieren sin hacer nada de lo que deben. Por otra parte sabemos que las cosas que verdaderamente importan están más allá del trío que no canta, y cantando, desafina. 

Fdo: Ángel Coronado

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 77332

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia