Miércoles, 17 Abril 2024
Buscar
Despejado
9.3 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Telegrama, cambio y corto

Ángel Coronado incide en este artículo de opinión en algunas obras en la ciudad en marcha, que se venden como humanización y llegan marcadas por las subvenciones.

TRIBUNA / Telegrama, cambio y corto

Idénticamente al que, andando, antes de levantar el pie del suelo (que al andar hacia adelante se quedó atrás) necesita dejar quieto el otro para seguir andando, idénticamente igual, dejo quieto el pie de los puntapiés para dar la bienvenida a las dos rotondas recientemente aparecidas en la salida recta de Soria hacia el oeste, antigua carretera de Valladolid, desde la estación de autobuses hasta la rotonda final existente en la zona llamada del “Caballo Blanco”. Razón: la peligrosidad de esa antigua carretera recta invitando a velocidad cuando, por otra parte, dejó de ser carretera para ser calle netamente urbana. Bienvenidas sean las rotondas contra esa ambigüedad, que no para competir con el semáforo. El semáforo es semáforo y la rotonda es rotonda, que diría el inefable. Se nos ocurre pensar que acaso se aceptase por parte de tal avenida (¿calle?) alguna rotonda más. Muy bien, Alcalde

Y a seguir andando, para lo cual no hacemos sino leer de nuevo el artículo publicado en este medio   bajo el título “Cuando el Embudo es el alcalde”, 13/03/2024, firmado por Mario González. Dicho lo cual lo volvemos a leer y, ya leído, nos olvidamos del embudo de El Espolón, pero no para olvidarlo sino para guardarlo en ese lugar en el que se guardan las cosas para volverlas a usar, como hace Gary Cooper en cualquier Western habiendo ajustado ya cuentas con el extraño matón soplando el humo de la bala, dicho sea con todos los respetos.. Una metáfora es una metáfora, y nos guardamos la metáfora idénticamente igual a como lo hiciese el Sheriff al cinto, el inefable con el vaso y con el plato, cualquiera con cualquier cosa, o nosotros mismos ahora.

Y ahora vamos a decir que una imagen vale más que mil palabras, aunque sea un dicho más que una frase. Lo bueno de la imagen es que solo ella sabe mostrarse (no puede, por otra parte, hacerlo de otra manera) tal cual es. Porque si optamos por las mil palabras es casi seguro que alguna se nos escapa, como cuando queremos comernos todo el plato que nos gusta. Siempre queda en él algún resto que, obstinado, rehúsa entrar en el estómago y escapa. Se queda en el plato y desde allí emprende una trayectoria imposible de seguir excepto en algo. Rehúsa, seguro que rehúsa llegar al estómago entrando por la boca, que tanto hubiese gustado a ésta. Una imagen vale más que mil palabras. Sólo llevo unas cuatrocientas y pico. Seguimos tipo telegrama:

Supongo ser alcalde de alguna ciudad. Capto subvención y el resto me importa un güevo. Me lo humanizo, me lo gestiono, me lo cambio, te lo corto, me lo pego, me lo pagas, te lo debo. Cambio pero no corto.

Supongo habrán visto las imágenes de la tala. (Adiós a los chopos de las travesías de Soria, El Mirón, 13/03/2024)

Supongo seguir siendo el alcalde. Capto subvención y el resto me importa un güevo. Me lo humanizo, me lo gestiono, me lo cambio, te lo corto, me lo pego, me lo pagas, te lo debo. Cambio pero no corto.

Supongo habrán leído que nos van a humanizar el puente

Supongo seguir siendo el alcalde. Capto subvención y el resto me importa un güevo. Me lo humanizo, me lo gestiono, me lo cambio, te lo corto, me lo pego, me lo pagas, te lo debo. Cambio pero no corto.

Supongo que lo del Cerro y lo del ático y lo de todos esos autobuses vacíos y la estacón del Cañuelo sin autobús y yo sin mi ático y tú en el embudo junto a la fuente de los colorines, hay que joderse y humanícese usted también señor alcalde, y sepa usted que subvención es posponer el cobro de la pasta que te dan, posponer la pasta al presupuesto que tienes que hacer, y que el presupuesto que tienes que hacer no es humanizar ni gestionar ni cambiar ni cortar ni pagar ni deber sino hacer ese presupuesto para captar la subvención y hacer luego todo lo demás, como un niño bueno sin decir ordinarieces como las que usted nos obliga a decir que dice algunas veces.

Supongo seguir siendo el alcalde. Capto subvención y el resto me importa un güevo. Me lo humanizo, me lo gestiono, me lo cambio, te lo corto, me lo pego, me lo pagas, te lo debo. Cambio y corto para siempre jamás.

Y usted que se lo crea. Vale, Juana, tiempos difíciles (living in Soria).

Fdo: Ángel Coronado

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 78860

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia