Sábado, 17 de Abril de 2021
Buscar
Parcialmente nuboso
8 °C
El tiempo HOY

soria

TRIBUNA/ Cuando un amigo se va...!

Juan Manuel Ruiz Liso resalta en esta artículo de opinión la figura del médico recientemente fallecido debido a la Covid19, José Pastor Blanco, "campeón en valores humanos".

TRIBUNA/ Cuando un amigo se va...!

TRIBUNA/ Cuando un amigo se va...!

(Al Dr. José Pastor Blanco (In memoriam)

Querido Pepe:

He dado un margen de tiempo, -para escribirte- desde que nos dejaste terrenalmente y tu cuerpo descansa en El Espino, con vistas al Sur-Este, para alcanzar el infinito del  celeste donde está tu alma.  Creo que en esta Semana Santa,  plastificada, procedía esta carta.

Me decías, días antes de tu viaje sin regreso, la incongruencia de la administración, de no haberos vacunado –en una primera fase- a quienes más riesgo padecíais, no solo por vuestra cercaría a los pacientes, sino –precisamente- porque esos pacientes podrían estar viralizados, como fue tu caso. Incomprensible. Una buena atención sanitaria y una salud pública de antes de Ramón y Cajal.

Estos días Pepe, he recordado al amigo de los Escolapios, interno cuando residíais en Quintana Redonda y posteriormente externo, cuando el gran Dr. José Pastor Mejuto, tenía vivienda familiar y consulta en la Avenida de Valladolid. Por cierto, hace ahora 80 años que tu padre finalizó su carrera de Medicina. Tengo la seguridad de que estás ahora con ellos. Tu madre Carmen, generosa y afectiva, y tu padre D. José, serio, tenaz y gran profesional. ¿Cuántas cosas estaréis dialogando?  Todavía no habéis hecho nada más que empezar. Te preguntarán por Nely y sus nietas –tus hijas-. También por PAMA, para que les expliques qué es y la gran labor sociosanitaria que has realizado en estos años, junto con Álvaro. Médico y gestor. Quizás D. José no lo hubiera pensado aunque su mesa y estantería de madera noble acompañase siempre tu profesión. Junto a ti, inseparable y tangible, esos tableros trabajados en caoba, eran el cordón umbilical de la consulta médica. Pepe, vamos a echar en falta esas parrafadas que teníamos cada vez que renovaba el carnet de conducir o iba a pedirte alguna colaboración.

En este año, pasado, de 2020, me ayudaste mucho para que tus pacientes rellenaran las encuestas de los coronavirus domiciliarios. Siempre me diste el OK a las proposiciones que te hacía. Conmigo siempre fuiste el “hombre si”.

No destacaste en el deporte, yo tampoco por supuesto. Sin embargo, eras campeón en valores humanos;  generoso con conocidos y desconocidos. Estoy seguro que montarás en el Cielo un Centro de recuperación para aquellos que lleguen un poco tostados del Purgatorio. Eras y eres, como te decía, un buen gestor y un gran médico humanista como tu padre.

Además, en la política, inamovible, podrías haber alcanzado puestos de salida. Pero tan solo querías apoyar y ayudar; los últimos lugares de la lista fueron tuyos -para no salir- pero empujando siempre en los valores de esa querida España, en la que creíamos ambos. Me duele que no te lo hayan reconocido.

Ya te escribiré más despacio –aunque sea mentalmente- pues imagino estarás muy ocupado y organizando alguna cosa, aunque no se necesiten vacunas. Solo decirte que te echamos –muchos- de menos. También se que no querías reconocimientos. Sin embargo, como amigo, compañero, y católico, quiero enviarte un GRACIAS Pepe,  por habernos permitido gozar de tu amistad y cariño en estos años terrenales.

Un beso a tu madre y un abrazo a tu padre con quienes tuve el privilegio de compartir un viaje a Tierra Santa.

Fdo: Juan Manuel Ruiz Liso

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección:

Id propio: 48835

Id del padre: 1

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política