Domingo, 16 Junio 2024
Buscar
Nubes dispersas
7.9 °C
El tiempo HOY

Burgo de Osma

Entre Móstoles y Boós, Natividad Jiménez celebra su centenario

Hoy es el gran día de Natividad Jiménez Sanz, la celebración de sus 100 años de vida que ha conmemorado por todo lo alto en Boós, donde nació el 10 de abril de 1923.

El diputado provincial Enrique Rubio ha entregado la placa conmemorativa y el acta con la fecha de nacimiento de la centenaria, en un acto coordinado por los CEAS de la Diputación de Soria.

Por parte del Ayuntamiento ha asistido la alcaldesa de Valdenebro, María Teresa Pérez.

El acto ha terminado con una lectura por parte de la familia sobre el recorrido  de vida de la centenaria.

Historia de vida de Natividad Jiménez Sanz

Natividad Jiménez Sanz nació en Boós el 10 de abril de 1923, hija de Vicenta Sanz García y Restituto Jiménez Maqueda.

El 27 de junio de 1949 se casó con Luciano Berlanga Hernández, natural de Gormaz, estuvieron 67 años juntos, compartiendo buenos y malos momentos de su vida hasta que él falleció en 2016.

Tiene seis hijos, cinco nietos y cinco biznietos con los que siempre ha compartido y sigue compartiendo charlas, experiencias, momentos, juegos, canciones, risas y por encima de todo, “dándonos su amor incondicional”, ha desvelado su familia.

Ha tenido una vida muy dura con mucho trabajo y sacrificio, primero ayudando a sus padres, tanto en el campo, como yendo de pastora y, una vez casada, todavía más, ya que su marido enfermo siendo muy joven, por lo que ha sido un pilar fundamental para su propia familia.

Pese a ello, siempre ha estado ahí, ayudando a sus familiares, a sus amigos y vecinos desinteresadamente, con su alegría y su energía.

Uno de sus entretenimientos, junto con su marido, como con sus hijos y nietos, han sido sus paseos por el monte de los cuales siempre traía unos tronquitos de estepa, o bien de roble, o una bolsa de piñas y en época otoñal, los níscalos de los que disfrutamos todos.

Le gusta mucho jugar a las cartas, en especial a la brisca, de ahí su colección de trofeos ganados en la fiesta del pueblo, y, cuando era joven, a los bolos y bailar la jota.

En los cumpleaños, y en fechas señaladas, siempre hace rosquillos, ahora con ayuda, ya que es uno de sus dulces que más les gusta a sus hijos, nietos y familiares. A sus nietos les encanta sus pechugas empanadas que según ellos son las mejores del mundo.

Gracias a su gran fortaleza ha superado con éxito, tanto la pandemia como una intervención de cadera en el 2021, teniendo una rápida recuperación.

Actualmente pasa los inviernos en Móstoles y los veranos en el pueblo de Boós en compañía de sus hijos y sus nietos que van a visitarla.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: Burgo de Osma

Id propio: 70064

Id del padre: 89

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia