Jueves, 22 Febrero 2024
Buscar
Cubierto
6.6 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Roma no paga traidores, Benito Serrano, sí

El coordinador de Ciudadanos en Soria, José Luis Alonso, censura en este artículo de opinión el paso dado por su hasta ahora compañero de formación, Saturnino de Gregorio, para convertirse en concejal no adscrito en el Ayuntamiento de Soria y convertirse a la vuelta de unas semanas en candidato del PP al Ayuntamiento por el PP.

TRIBUNA / Roma no paga traidores, Benito Serrano, sí

El hasta hoy portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Soria, Saturnino de Gregorio, ha decidido convertirse en concejal no adscrito. Culmina así un periodo de más de dos meses de rumores y de noticias insidiosas provenientes del entorno del presidente provincial del Partido Popular, presidente de la Diputación Provincial y alcalde de Golmayo, de cuyo Ayuntamiento es secretario el propio De Gregorio, sobre el futuro político de este y su reclutamiento para formar parte
de las listas populares en los comicios electorales del próximo 28 de mayo.

Saturnino de Gregorio no solo cambia de montura en el tramo final de la carrera abandonando la candidatura de la que formaba parte sino que, en su propio escrito de renuncia al estatus que le proporcionó Ciudadanos en el Ayuntamiento de Soria, ha querido perjudicar gravemente al partido político que le nombró portavoz maniobrando ante el Ayuntamiento para que se declare extinguido de hecho al Grupo Político de Ciudadanos y se envíe a la única concejala de Ciudadanos a compartir grupo con la concejala de Podemos.

Se revela así un comportamiento tan poco ejemplar que si la moral imperara en el ámbito de la política debería hacer reflexionar al partido político de acogida sobre el riesgo que parece dispuestoa asumir con la inclusión del concejal no adscrito en sus propias filas electorales.

La postura de Ciudadanos, que hoy precisamente hace la presentación del candidato que encabezará su lista electoral en las elecciones del 28 de mayo, es la de quedar enterados de la decisión del Sr. De Gregorio sobre su nueva condición de no adscrito, porque se trata de una decisión muy personal que no puede objetar, aunque sí criticar porque considera que lo digno hubiera sido que dimitiera dejando el escaño a disposición del Partido que lo escogió, pero rechazar de plano la sorprendente pretensión de este señor de liquidar el grupo político municipal porque esto sería completa y manifiestamente ilegal.

Los grupos políticos se conforman al inicio de cada legislatura y ya no varían durante su transcurso.

Lo que si puede variar es su composición numérica pero no la existencia del grupo mientras exista un concejal de la candidatura inicial que permiitió constituir el grupo. El número mínimo de concejales de cada grupo que establezca cada reglamento orgánico, dos en el caso del Ayuntamiento de Soria, condiciona la existencia de los grupos al inicio de cada
“legislatura” pero una vez conformados persisten hasta el final.

Lo que también va a estudiar con todo detenimiento Ciudadanos es la situación del Sr. De Gregorio como diputado provincial precisamente por este Partido. La elección de los diputados provinciales es una elección de segundo grado no de sufragio directo por los ciudadanos y esto tiene la consecuencia de que, al haberse efectuado la elección y subsiguiente nombramiento del Sr. De Gregorio como diputado provincial por los concejales de Ciudadanos ante la Junta Electoral dichos concejales, si lo estiman oportuno, pueden promover ante la propia Junta la revocación de su nombramiento por una evidente pérdida de confianza política y representativa.

Este comunicado no puede quedar sin tratar algo que moralmente es de todo punto reprochablee indigno de un Partido Político como el Partido Popular, cuya responsabilidad solo se puede atribuira su presidente provincial, Benito Serrano, al haber alentado y descaradamente propiciado el reclutamiento de Saturnino de Gregorio para sus listas electorales con mensajes explícitos que, aparte de debilitar torticeramente a un rival político directo, ha pretendido usurpar el único trabajo solvente de la oposición en el ayuntamiento soriano, suponemos que ante los decepcionantes resultados de sus propios ediles.

El tandem Benito Serrano-Saturnino de Gregorio podrá aspirar en el seno del Partido Popular a obtener réditos electorales que les garanticen unos pocos años más de pingües beneficios si los electores les respetan pero las maniobras y las conspiraciones, como la doblez, despiertan suspicacias y recelos que fulminan. En el Partido Popular de Soria de Benito Serrano es evidente que no se siguen las enseñanzas clásicas como aquella de que “Roma no paga traidores”. 

Fdo: José Luis Alonso, coordinador de Ciudadanos en Soria

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 69298

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia