Viernes, 12 Julio 2024
Buscar
Muy nuboso
22.3 °C
El tiempo HOY

san juan

San Juan: todo sobre los primeros 25 pregones de las fiestas de Soria

El periodista Paco Parra ha resumido los primeros 25 pregones de las fiestas de San Juan. El público en general y los sanjuaneros en particular podrán contrastar el tipo de literatura-pregonera de entonces y de ahora.

Los primeros pregones de las Fiestas de San Juan de Soria estaban redactados en un lenguaje grandilocuente, engolado, rayando la pedantería y la petulancia, muy propio de la época, con mucha retórica y cargados de formulismo.

Eran pregones para el lucimiento personal, más que para entretener y convocar a los sorianos a las fiestas.

De su lectura podemos deducir que los géneros literarios más utilizados son, preferentemente, el lírico y el didáctico, sin menospreciar el narrativo.

Con la perspectiva de los años nos da una idea de cómo se escribía entonces y cómo se hace ahora; de manera más sencilla y natural. Debemos decir, en razón a la verdad, que ha habido unos pregones magníficos, de mucha enjundia, muy trabajados y bien elaborados, como podemos ver a continuación; si usted lector tiene paciencia y tiempo.

El Pregón de fiestas de San Juan, en sus primeros años, (comenzó en 1956) se leía por el Locutor de Radio Juventud de Soria, Roberto García del Río, en cuatro puntos de la ciudad: Ayuntamiento, Diputación Provincial, Gobierno Civil, y Plaza de Mariano Granados. Un año se leyó en el Árbol de la Música, en la Alameda de Cervantes, en lugar de la Plaza de Mariano Granados. Después se haría ya solamente en el Ayuntamiento, excepto de 1976 a 1978, que fue únicamente en la Diputación Provincial, debido a que el Ayuntamiento se encontraba en obras.

 En esos primeros años el pregonero debía aparecer -y lo hacía- a caballo, “flanqueado por timbaleros y trompeteros vestidos a la usanza medieval y conducidos a caballo por pajes”, según consta en documentos municipales.

Los orígenes del Pregón se deben a la iniciativa del Jurado de la Cuadrilla de La Mayor de 1956, Manuel Morales Alesón, quien se lo propuso al Ayuntamiento, por sugerencia de un familiar suyo; Alejandro Martínez Paredes.

1956

El primer pregón, de 1956, fue encargado por el Ayuntamiento de Soria a Víctor Higes Cuevas, odontólogo y escritor sobre temas sorianos, por aquel entonces concejal municipal.

Comienza hablando de la “Soria, heredera de gestas y glorias de la heroica Numancia”. Alude a las batallas de Alarcos (Ciudad Real) y de las Navas de Tolosa (Jaén), entre otras, que “rubricaron sus hidalgas huestes guerreras y sus mesnadas concejiles, al frente de las cuales iban los Doce Linajes y diez y seis jurados, estos en vosotros representados”, dirigiéndose a los de 1956.

Luego pide la intervención de Dios y de la Virgen para “pregonar hoy públicamente, al cierzo y al regaño, al solano y al ábrego, el comienzo de estas solemnidades, paganas en sus comienzos, purificadas posteriormente por la Iglesia, dedicadas a la Madre de Dios, Ntra. Sra. de La Blanca, por cuya mediación ahuyente las calamidades de este pueblo sencillo y creyente, de esta tierra parda, cual inmenso sayal del excelso penitente Saturio”.

Pasadas las citas histórica y religiosa, “mandamos y ordenamos que en tan señaladas y tradicionales días dejéis de lado las penas y amarguras, cual días feriados, señalados ya en Nuestro Fuero por aquel Rey que, soriano de adopción, tenía que apellidarse en la Historia ¡EL REY PEQUEÑ0!”

Es a continuación cuando introduce la “cuña” al hablar “de nuestro invicto Caudillo”.  Estábamos en plena dictadura.

En lenguaje procesal y jurídico, o de nivel muy culto, para redundar en lo que decimos en el encabezamiento, utiliza “Otro si” e “Ítem más”. En un caso, para conservar los usos y costumbres, “con toda su prístina pureza…” En otro, pide a la juventud “que se comporte (ejemplarmente) en todos y cada uno de sus festejos”. Reclama que no se entrometa “lo antiestético, la carnavalada, ni se quebrante o pierda su originalidad y tipismo. “CONOCIENDOOS”, dice, “son innecesarias medidas coercitivas”.

Termina, a modo de ripio, en los siguientes términos:

                        “Acaba el pregón, que dictó la historia, con una oración.

                        Con un ¡VIVA SORIA! nacido en la entraña de su corazón.

                        Con un ¡VIVA ESPAÑA! Termina el pregón.

                        La Ciudad dispuesta, comience la fiesta, con… ¡una canción!”.

1957

El segundo pregón estuvo a cargo del también erudito local, Bienvenido Calvo. Es el trabajo más extenso de cuantos se han presentado y leído. Son nada más y nada menos que ONCE folios. Más que un pregón parecía una conferencia de historia de Soria y de los sanjuanes. Vamos a intentar resumirlo para que ustedes tengan una idea sucinta de su contenido. Corría el año de 1957.

El pregonero, tras agradecer la invitación, hacía conjuros de felicidad, para celebrar “las fiestas más originales, comunales y memorables que el mundo conoce en España”.

Abre, a continuación, un apartado sobre “El origen de las Fiestas”, vinculado a la historia del priorato de San Benito. Sigue con datos históricos, para llegar al “Estado del Común y las Cuadrillas” que dice “no contaron con organización hasta el siglo XVI” ya en el contexto de “cómo eran las Fiestas”. Agrega que “El Ayuntamiento, con fecha 3 de diciembre de 1535, dictó unas normas de cómo debían celebrarse las Fiestas de la Madre de Dios”. Según leemos en el pregón de Bienvenido Calvo Hernández, “San Juan de Duero parece que jugó, en la iniciación de las fiestas, un importante papel. Toda la semana se dedicada a la Madre de Dios”. Una cita, cuando menos curiosa:

 “El lunes, a María, Sede de la Sabiduría. El martes, al poder de María. El miércoles, a la Conversión de María, después de la Ascensión de Cristo. El jueves, a la visita de Nuestra Señora al Monte Etna. El viernes, a la pureza de María. El sábado, a María, causa de nuestra alegría y, el domingo, a la belleza de María”.

Se ocupa de las INSTITUCIONES DE LAS CUADRILLAS, de los CUATROS, sobre QUIÉN RIGE LAS FIESTAS, para concluir, ya en el folio número once, con los DESEOS DEL PREGONERO:

“Ahora nuestra tierra está en todos los caminos de España. Nos ven, examinan y juzgan muchas personas. La manera de divertirse de un pueblo es un exponente de alegría, pero también de su cultura, de sus costumbres honestas, de sus virtudes colectivas”.

Lo remata, en plan reivindicativo, demandando “nuevas ordenanzas, con Compra por Cuadrillas, sin intervenciones oficiales; Saca, con cabalgaduras y vehículos; Viernes de toros y Sábado Agés, sin notas que los afeen; Calderas más brillantes y Lunes de Bailas, procesional, alegres y bullangueras; sin estridencias, con música, danzas y canciones sorianas. Entonces estará justificado el

“VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN”

1958

El tercer pregón (1958) le fue encargado al entonces Director de la Casa de Cultura y de la Biblioteca Pública, José Antonio Pérez-Rioja y García-Sierra. Un hombre culto, donde los había, Doctor en Filología Clásica, bibliotecario facultativo, escritor-investigador. Nacido en Granada, recaló en Soria, por amor a la tierra de sus antepasados.  Un buen pregón.

Abría diciendo: “No haría falta pregón alguno a tan tradicionales fiestas porque ellas mismas se pregonan solas”, para extenderse luego señalando que “el secreto de su pervivencia y de su arraigo popular” está en lo hondo que han calado en el corazón de los sorianos. “Hasta el siglo XVI no hay documentación precisa de estas fiestas patrocinadas por los hombres buenos del antiguo Estado del Común”. Agregaba que “hay esencias que se escapan a los archivos y a la historia”, pero “basta con que se palpen en el ambiente”.

Estaba convencido de que “desde que Soria existe, ha tenido que existir también, latente en el alma de cada soriano, el germen de las Fiestas de San Juan, hasta que un día, con el solsticio de verano se transformase de embrión en una plena realidad de luz, de sol y de alegría”.

Repasa la evolución festiva y habla de la emoción del soriano  en defensa de “usos y costumbres”. Pide que se reflexione porque “lo que verdaderamente se debe salvar y conservar, vivo y puro, es el espíritu de las Fiestas”. Añade que “esta especie de culto a la tradición nace en cada nueva generación de sorianos, transmitida de padres a hijos. Y “ese vínculo familiar de Soria era el que propiciaba que las Fiestas se conservaron en sana y cordial convivencia”.

Recordaba que “estos días de San Juan, más de un abrazo de paz hizo olvidar disgustos o rencillas”. Incluso iba más allá: “Se cuenta que un soriano, cuyo defecto habitual era beber, dejó de hacerlo esos días” para que no le involucraran en peleas y en pro de “la armoniosa cordialidad que reinaba entre sus vecinos”.  Y hacía la siguiente reflexión: “La sana y honesta diversión de cada uno debe empezar y terminar allí donde no llegue a molestar a los demás”.

“Divertíos, sí”, continúa diciendo “pero correctamente”. Y dirigiéndose a los jóvenes lo hace en estos términos: “Pensad que ahora estáis cimentando los Usos y Costumbres y sois vosotros los que transmitiréis esa esencia festiva a las generaciones venideras”. “Así, pues, -concluye- mantened, vivo y puro, el espíritu inalterable de nuestras fiestas tradicionales”.

El final era la socorrida frase de ¡VIVAN SIEMPRE LAS FIESTAS DE SAN JUAN!

Entre los años 1959 y 1964, ambos inclusive, pasaron por los balcones del Ayuntamiento los textos literarios, hechos pregones, de los principales y más destacados representantes del periodismo local.

Hay que resaltar que para los años 1961 y 1962 se convocó un concurso, resultando ganadores Juan Ríos Suarez y Miguel Moreno Moreno. Éste último ya lo había sido en 1960, año en que fue Jurado de la Cuadrilla de La Blanca, de donde surgió su libro LEYENDA BLANCA DEL CARGO DE JURADO.

Vayamos por orden cronológico.

1959

El 24 de junio de 1959 el pregón lo redactó Celestino Monge Herrero, director del periódico local “Campo Soriano”, muy dado toda su vida a escribir ripios dedicados a los jurados de cuadrilla de cada año, resaltando las virtudes y oficios de cada uno de ellos.

En cuanto al pregón, vamos a “desmenuzarlo” brevemente.

Estaba muy bien “armado”, con buena literatura y adornos lingüísticos; con mucha erudición. Digamos que Celestino Monge Herrero se “lució”.

Comenzaba haciéndose la pregunta de “qué sucede a los sorianos, tradicionalmente silenciosos”, tan bullangueros esa noche. Y él mismo respondía: “¿Pero no sabe usted que van a comenzar en esta ciudad, remanso de amor y galanía, limpio concepto de hidalga sencillez y maravillosa conjunción de arte y de belleza, que van a comenzar, repito, las Fiestas de San Juan, sin parangón en el mundo, por la pureza de su tradición, por la fastuosa grandeza de sus costumbres y el subyugante tipismo de las mismas, con exclusiva de singularidad en todos sus actos?”

El escenario es, decía, “esta Plaza Mayor donde se congregan jóvenes y ancianos, señoras y doncellas, menestrales y pudientes, que esta es la hermandad emocionante que Soria sabe perpetuar a través de los siglos”.

Hablaba de la “alegría de Soria, que permaneció represada por espacio de un año…que hace un alto en el camino para abrillantar, con nuevas facetas, el fúlgido diamante de sus tradiciones”.

Utilizaba luego, para adornar su “discurso”, palabras tales como “emoción, sorpresa, joya románica, acogedora y hospitalaria, noble, grande, limpia, claridad del alba…”

E invitaba a los forasteros en estos términos: “Que vengan a Soria a vivir estos festejos de una belleza indescriptible, como actores y espectadores, y conservarlas con dignidad y con decoro”.

Hacía, a continuación, un puntual y certero repaso a cada uno de los cinco días sanjuaneros. Y se refería al “majestuoso espectáculo de La Saca”, de la “belleza incopiable del Viernes de Toros”, del “tipismo del Agés”, de la “espectacularidad del Domingo de Calderas, engalanada con el ropaje de la sublimidad”, de la procesión del Lunes de Bailas, “cortejo de amor a la Reina del Cielo” y de las “danzas a orillas del Duero”.

Concluía así: “Y, el pregón terminado, comenzad ya las fiestas dando a los aires jubilosos de nuestra tierra, lo que ha de constituir el santo y seña de estos felices días”.

¡¡¡VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!!!

¡¡¡VIVA SORIA!!!

1960

Nos adentramos, seguidamente, en el pregón de 1960. Fue una pieza literaria bastante extensa, en la que utilizaba un lenguaje rebuscado, como todos sus antecesores. Abusa, a veces, de frases largas que no favorecen su lectura o escucha. Pese a estos “peros” fue un pregón con un buen formato en su ilación, entramado, desarrollo y conclusión.

Este era su comienzo: “Caballeros Linajes. Jurados de Cuadrilla. Viejos hidalgos e infanzones. Hombres buenos de la Tierra, aquí presentes, como herencia y permanencia de la Soria medieval: de sus vecinos, facedores, atemplantes y moradores. Forasteros amigos. Mozas y mozos: riada de nueva vida, de luz y de color…” Y así continuaba una larga introducción para pedir que escuchen “MI SORIANO PREGÓN”:

Hacía saber que “está acordado en doce simultáneas asambleas populares, plenamente democráticas […] en verdadero y universal Concejo abierto, celebrar las tradicionales fiestas de Calderas”. Son “fiestas solsticiales, antañonas, simbólicas, magníficas y bulliciosas”.

Acto seguido invitaba a buscar “en nuestras arcas de Cuadrilla, entre los pergaminos enrollados y los legajos humedecidos, la esencia viva, que está en el ser leales, nobles, hospitalarios y caballeros”, haciendo honor a la leyenda de “Soria Pura”.

Dirigiéndose a sus compañeros Jurados les dijo: “Pero vosotros, tan bien, cual yo, sabéis, cómo ahora nos sentimos más sorianos que nunca, porque en el bastón renacen y reviven las personalidades de claros varones, que en los siglos fueron…” Y repasa una larga lista de oficios, desde artesanos, plateros y mercaderes, tundidores, badaneros, hasta arcabuceros y cerrajeros.

Luego demanda: “Apurad la belleza de las Instituciones del pueblo […] que les mereció el privilegio de salir a campaña, solamente, acompañando al Rey. Que para servir a Reyes sólo nacieron los Capitanes, los Alféreces y las Mesnadas de Soria”.

Miguel Moreno hace alusión a algo que no es usual en estos casos; el Libro de Cuadrilla: “Recogerá nuestra cordura y nuestra disipación. Sus páginas amarillentas, en actas manuscritas con las más originales caligrafías, dirán cuál fue la estela, la luz y la verdad de las Fiestas de la Madre de Dios o de Calderas”.

Y el ruego final: “Antes de que se apague su voz, del pregonero, que quiere reclamar también ahora para que surja, viva y solemne, la voz del Heraldo de los siglos, la vuestra, la voz del pueblo llano…todas unidas para fin del pregón…” gritar

JURADOS, ¡VIVA SORIA! VECINOS, ¡VIVA SORIA! AMIGOS, ¡VIVA SORIA Y LAS FIESTAS DE LA MADRE DE DIOS!

1961

Juan Ríos Suárez elaboró un bonito y cuidado canto a las fiestas; aunque sencillo para que se entendiera fácilmente.  De “tamaño” entraba en lo que puede considerarse “normal”. Corría el año de 1961.

Tras el saludo de rigor, y dirigiéndose a toda la ciudadanía, escribía: “Id y pregonad [que dan comienzo las fiestas de San Juan o de la Madre de Dios o de la Alegría] la gran suerte, para que nadie se asombre de ver reír, cantar y divertirse, a una ciudad entera, que lleva fama de austeridad y sencillez. Pero antes pide que le ESCUCHEN TODOS: “Confieso que yo no sé qué tienen estas fiestas que, sin publicidad de ninguna clase, por sí solas, se han hecho famosas.

Asegura que “muchas ancianas, terminado el Rosario, en estos instantes están tarareando el “Moza, si a la Compra vas…” Fiestas, dice, que “una vez vividas no se pueden olvidar”. Alude a la “alegría, una alegría que entraña en sí misma gozo, regocijo, contento y todo ello porque es un movimiento vivo del espíritu”. Insiste en “alegría” unida a “religiosidad pura y castellana de estas fiestas”. Vuelve a incidir en las palabras “alegría, regocijo”, que deben ir parejas con “la nobleza, sin rencillas ni malquerencias; ejemplo de nuestra raza soriana”.

Al hablar de los orígenes de los sanjuanes, asegura que “como sabéis no se ha podido concretar con toda certeza, si bien, en parte, datan de la ceremonia de bendición de Calderas que se celebraba en un convento” intramuros. Son “una heredad que permite que nuestra Ciudad despierte gozosa en un amanecer de bullicio”.

“Es fácil, continúa el pregonero, “que cuando amanezca y luzca el Sol se pondrá un pañuelo rojo y mirará con picardía al resto de los astros”.

“VAN A EMPEZAR LAS FIESTAS, que son como un domingo hecho seis días para llenar la explanada de reposo, con una tranquilidad intranquila”.

“ESPERAN HORAS FELILCES que pasarán fugaces y que morirán al final de las Fiestas, señalado inexorablemente por el tiempo inoportuno”.

Ya casi al final recupera la palabra antigüedad, cuando dice: “Es verdad que siendo tan añejas a todos nos huelen ahora a recién hechas. Por eso sigámoslas conservando con toda su pureza, para que sirvan de descanso y feliz esparcimiento de un año de trabajo”.

Remata el pregón así: “¿no os parece oí clarines tocando a gloria? Pues vamos a empezar a vivirlas.

¡¡¡VIVA SORIA Y VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!!!

1962

El segundo pregón que escribió Miguel Moreno Moreno para los sanjuanes desarrolla una idea muy original. Tiene por escenario el Castillo, con el Rey Alfonso -en Soria el Rey pequeño- como figura central, presidiendo una “asamblea”. Fue para las fiestas de 1962.

El pregonero “recrea” en ese espacio de nuestra ciudad diversos momentos, en los prolegómenos de las fiestas, como vamos a ver seguidamente.

“En lo que aún queda de la plaza de armas, en nuestro viejo y venerado y desalquilado castillo medieval…se ha celebrado esta tarde un cónclave magnífico y solemne, en el que han participado personajes tan familiares nuestros, tan vinculados a Soria, que presto podréis reconocerlos”.

Agrega que “en el que fuera otrora recio baluarte […] ha podido quedar emplazada el asta en donde tremola el estandarte blanco de la Ciudad”.

Y sigue describiendo otras zonas del Castillo: “A siete palmos más abajo […]sobre una de las troneras […]presidía un escudo tallado en madera y policromado luego; el busto del Rey Don Alfonso […]presidía, en verdad, el Concejo de nobles personajes castellanos…”

Continúa el relato: “En sitiales de piedra los personajes vivos, con voz y voto: un Alcalde de Barrio […]en representación de las Doce Cuadrillas; un roble añoso […]de los que beben a la tierra sus jugos en las laderas de Cañada Honda, en Valonsadero”. También asisten “un lucero […]el sol de los sanjuanes, y, cercano, aunque no haya podido abandonar su lecho, andariego a la vez […]desde su valle, el río”.

Y como no podía ser de otra manera, dice la crónica: “Ha abierto el Rey Alfonso la asamblea. Y ha saludado a tanta buena gente […]desde que con él fueron a Alarcos -a morir- o a las Navas -a vencer- […]para referirse a las fiestas de San Juan; que tienen su raíz en la excelsa virtud, cual es la amistad entre los vecinos, la caridad entre las gentes y el amor en las familias”.

Sigue el relato de la asamblea en la que intervinieron “el Alcalde de Barrio -Jurado de Cuadrilla-, la vecina, los mozos de Cuadrilla, el duro y añoso roble, el lucero, el sol y el río”. Con el Rey Alfonso, de soriano escudo, “han coincidido en lo justo, prudente y necesario que es celebrar de nuevo las Fiestas de San Juan o de Calderas, que la ciudad de Soria viene ofreciendo a la Madre de Dios”.

“Se disponía el Rey a dictar su pragmática sanción. Y el Jurado de nobles caballeros a rubricarla, confirmando el real documento” cuando “ha resonado la voz y el eco de la primera campanada de las once, en este reloj público, testigo de tantas glorias sorianas, y cronómetro mayor de tantas horas y fechas”.

De repente “la Asamblea se ha disuelto apresurada […] algunos de los personajes han corrido a esta plaza”, donde están todos, cada cual cumpliendo su misión para el desarrollo de todos y cada uno de los festejos, de los 5 días de San Juan.

Así que ¡¡¡HAYA FIESTAS, SORIANOS. QUE HAY ACUERDO, ENTRE TODOS, DESDE EL ROBLE HASTA EL REY!!!

1963

Isaías Pascual Moreno, que era sacerdote soriano, compatibilizaba su vocación religiosa con la de escritor y periodista. Ha sido el único caso en el que un presbítero soriano haya sido pregonero de fiestas. Y si nos retrotraemos al año 1963 podemos pensar en el impacto que causó. El propio cura, que recibió muchas críticas por parte del clero y otros estamentos religiosos, a la vez que muchas felicitaciones por distintos sectores ciudadanos, contaba en una entrevista periodística que, la noche del Pregón, por algunas esquinas de la Plaza Mayor, había “apostados” algunos compañeros clérigos ejerciendo de espías del Obispado.

Fue un pregón “periodístico”, de frases cortas y vibrantes, en lenguaje poético y lírico, fruto de la sensibilidad de su autor, resultado de su gran formación académica, hecho con mucho MIMO. Para quien esto escribe -y es una opinión personal- es de los mejores que se han hecho. Conocía bien al soriano-sanjuanero y lo supo plasmar en el siguiente pregón. El comienzo era distinto a todos los anteriores:

¡SORIANOS, MIS HERMANOS!

Hijos todos del padre Duero y de la madre tierra de Castilla…

¡OÍDME!

“Bajo la luz soriana…nace el pregón. Voz de émulos gloriosos de Numancia. Clarín de Soria sanjuanera. Vibrar de pechos nobles e hidalgos. Rasgueo de notas calientes en las cuerdas linajudas de nuestras calles. Tradición vigorosa en la alegría de los ojos. Arcoíris de fiestas que pasaron y volverán a pasar…Pregón de iluminaria radiante. Generosidad hospitalaria de los portadores del “alto llano numantino”.

Que un pregón comenzara con este texto de D. Isaías, como era conocido en Soria, supuso un efecto-acogida destacadísimo entre los que lo escucharon en vivo y en directo en la Plaza Mayor. Luego lanzó un…

¡OÍDME, Jurados y Cuadrillas de Soria entera! “Hombres de hoy en costumbres antañonas y recias”.

Acto seguido se dirige, de igual forma a… “¡Mozas y mozos sorianos! Piñorras de Urbión y del Moncayo…Fuerza y juventud. Sol de Valonsadero y griterío de los sanjuanes”.

Pide que le escuche la “Ciudad del alto Duero”. “Hecha piedra con cimientos de Linajes, y formada en oración con repique de campanas. Mirón y Espino. Soledad y Mayor…hoy La Blanca entre la luz y la música”. Sigue citando varios monumentos sorianos, para pedir nuevamente atención:

¡OÍDME todos, hijos de Numancia y mensajeros de España!

En este apartado denomina “pentagrama sanjuanero” los cinco días festivos. Y enlaza con el siguiente párrafo en estos términos: “Por tanto…

¡ENTONAD, Cañada Honda! Ayer “La Compra” y luego “La Saca”. Tapices ambos de hermandad sobre la esmeralda de Valonsadero. Manteles y bordados de Juradas. Yantar de amigos…Música de Soria…Corceles briosos, y a la grupa, el pañuelo pimpante de la belleza soriana…”

Describe con un fino lenguaje poético los días de San Juan. Pero antes de que lleguen los festejos hace un llamamiento:

CONVOCAD la prudencia y el consejo, la hospitalidad de Soria…

REVENTAD ya el néctar sangrante de los odres de Cuadrilla”, y…

DESATAD, en fin, los viejos pergaminos de nuestros centenarios “Usos y Costumbres”, al conjuro feliz del grito abierto:

¡¡¡VIVA SORIA Y VIVAN NUESTRAS FIESTAS!!!

1964

Si el anterior pregonero venía del mundo de la prensa escrita, el de 1964 lo hacía de la radio; de la única que por aquel entonces había en Soria.

Rafael Bermejo Mirón, extremeño de nacimiento, soriano de adopción “sintonizó” pronto con la Soria de la época, siendo uno más en todo. Y lo demostró en el pregón que nos disponemos a “desmenuzar”. Rafael, como Isaías, era otro experto en frases cortas. En el caso de Bermejo, por estar a costumbrado a hablar a los oyentes de radio, a los que había que dirigirse así para facilitar la comprensión de los textos. Fueron casi 3 folios.

SORIANOS:

“De orden del señor Alcalde Mayor, y de los doce Alcaldes de Barrio, os saludo y convoco”:

“Las once campanadas del reloj de la Audiencia se han roto en el aire y, arropadas para siempre en el cielo limpio de Castilla, bajo las estrellas más luminosas del mundo, anuncia la maravillosa nueva”.

Luego les pedía a los sanjuaneros: “Poned gozo en el corazón, risa en los labios y canciones, porque el milagro que desde siglos es vuestro mayor tesoro vuelve a darse”.

El lenguaje poético lo plasma en la siguiente frase: “Como flor temprana se abre, al conjuro de esta maravillosa noche de San Juan; el haz incomparable de cinco jornadas capaces de llenar una vida”.

Seguía en estos términos: “Aquí tenéis vuestras fiestas: que tienen vida porque les dio el ser un pueblo que supo morir para vivir siempre; que conocen del amor y las ilusiones de los hombres recios y una estirpe […] de corazones nobles”.

Dirigiéndose a las personas de diferentes edades les decía: “Escuchad, vosotros, los jóvenes que sentís la sangre martillear en las venas; vosotros, hombres con años, cargados de nostalgia; vosotras, mujeres, de la alta meseta, que tan cerca del cielo os pone. ESCUCHAD: En vuestras manos está el más estupendo de los legados. No los manchéis. No los cambiéis”.

Entendía el pregonero que los “Usos y Costumbres son derroche de amor; admiración de propios y extraños […] que no son cosa de un día”. Por tanto, “abrid vuestros brazos y vuestro corazón a los venidos de fuera. Dad a todas las direcciones de las rosas de los vientos vuestro mensaje de luz y alegría. Haced acopio de fuerzas para “La Saca”, “los toros del Viernes”, “en los Agés”, “esperan las Calderas”, “San Polo vivirá el Lunes de Bailas...”

Entrando en los últimos compases dice: “Venid, que los sanjuanes comienzan. Echad fuera pesares y volved a ser sorianos sanjuaneros. Venid, y todos juntos, hermanados, vivamos el gozo y la alegría de unas fiestas que no tienen igual en el mundo. Hombres y mujeres venidos de todas las tierras,”

Sorianos

¡¡VIVA SORIA!! ¡¡VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!!

1965

Pablo Luis Velilla Alcubilla, abogado de profesión, plasmó un buen pregón la noche del 23 de junio de 1965.  Se nota su dominio del lenguaje, para atraer la atención de cuantos le escucharon en la Plaza Mayor. Y, para entusiasmar a sus paisanos, desde el mismo instante de su aparición ante el público decía:

“De las fiestas de Calderas, antañonas y tradicionales, que tienen a la Virgen de La Blanca por patrona […] Ancestrales festejos, quintaesenciados en la entraña más pura, en la querencia más íntima del alma soriana…”

Y, entre signos de exclamación, para intentar llevar aún más a su terreno a todos, se lanza y dice: ¡Fiestas de San Juan! ¡Ay, madre, que grandes son! ¡Qué tremendas sus canciones y su fuego!!

En ese mismo tono de elocuencia se luce describiendo, con mucho acierto, cada uno de los 5 días de San Juan.

“JUEVES DE LA SACA:  Romance de romeros y jinetes y de bravíos bureles recién llevados a la Vega ancha de San Millán…”

“VIERNES DE TOROS: Fantasía de sol y de vino recién nacido, grito desgarrado de hombres que, ansiosos de gloria y de sonrisas, visten los alamares raídos de sus trajes alquilados…”

“Y SU SÁBADO AGÉS: Subasta de los despojos del toro muerto, al ritmo enervante de los Cuatros que gritan, de los jóvenes que pingan, de los viejos que añoran, del vino que desborda…”

“Y SU DOMINGO DE CALDERAS: Desfile de luz, de rosas rojas y de oros viejos y amarillos de los campos castellanos. Hilo sutil que prende en la poesía de sus calderas y atavíos, de sus aderezos…”

“Y SU LUNES DE BAILAS: Romería de la ciudad que se asoma al río y otea desde la pradera de San Polo…”

Es fácil imaginar que, con el público entregado, en tono convincente, cuál sería la respuesta general, cuando convocaba a todos “entre los muros grises de esta Plaza Mayor de Soria”.

“SORIANOS VIEJOS, SORIANOS JÓVENES, MADRES DE MI TIERRA, PANDAS SANJUANERAS, MOCITAS SORIANAS […] A TODOS OS REQUIERO Y OS INVITO A QUE GOCÉIS LAS FIESTAS DE SAN JUAN”.

“ADELANTE, sorianos: Que las fiestas de San Juan son compendio, esencia y esperanza, de una tierra, con hadas de plata en sus encinas, en sus acacias, en sus sendas calladas”.

“ARRIBA, sorianos: Vivid las fiestas grandes de un pueblo excelso, progenitor y destinatario, testamentario y heredero de la misma hidalguía”.

Y terminaba gritando: VIVA SORIA, PURA, HIDALGA. ¡ARRIBA LAS FIESTAS DE SAN JUAN!

1966

Del Pregón de Nobel de Literatura, Camilo José Cela, leído la noche del 29 de junio de 1966, solo podemos hacer que ir recogiendo citas y resaltar diversos fragmentos. Ha sido, sin duda, el personaje de mayor nivel y de mayor proyección mundial; todo un honor para Soria y para las fiestas de San Juan haberlo tenido de PREGONERO. El suyo fue un trabajo vitalista, en el que hizo un canto al toro y al vino.

Nos limitaremos, por tanto, a ir trascribiendo algunos momentos de aquel pregón, que comenzaba así: “Son dionisíacas y turbulentas las fiestas de los pueblos sobrios, y Soria, que es la viva y heroica imagen de la sobriedad, se dispone a celebrar su anual Fiesta del Toro, tirando la casa por la ventana; cantando hasta enronquecer, bailando hasta más allá de los límites de la resistencia del fuelle y de los músculos; bebiendo vino y corriendo toros igual que en las ejemplares jornadas -que jamás fueron y ahora son- de un dios Baco vestido de banderillero”.

Para seguir diciendo: “Aún quedan por el país, por España, sitios decentes en los que se adornan los caballos y los automóviles con guirnaldas de codornices, y se corta el jamón con hacha de poco filo, y se reparten los tasajos del toro de la función entre los caballeros y los mesnaderos, los labriegos, los artesanos y los pastores”.

En el párrafo siguiente sale a relucir el “toro Jubilo” del que se compadece. Para continuar: “Una semana sin dormir no sienta mal al cuerpo si el alma se sabe mantener alegre a golpe de bota de vino tinto y tensa, el puro rítmico y saludable compás de las charangas de las doce cuadrillas y de las que van por libre”.

Tras citar unos versos de una sanjuanera, “A la jota, jota, jota de San juan…” se traslada a Valonsadero, por cuyos “prados”, dice, “cruza el Espíritu Santo disfrazado de querubín florido, y por la cortada que dicen Cañada Honda muge el toro del sacrificio, la bestia que todavía ignora su pública nupcial cita con la muerte”.

Asegura que “con cangrejos, truchas, palomas, chorizo, jamón y cecina” -y cita varios ríos, parajes y pueblos sorianos- “todo empujado por el gañote abajo con paciencia y con vino peleón, ya se puede ir tirandillo” todos los días de San Juan, “y lo que a uno le echen, que para eso uno está”.

Entrando en la recta final nos encontramos con que “todo lo que acontece en Soria durante las Fiestas del Toro y de San Juan o de la Madre de Dios no tiene más inmediata explicación ni maldita la falta que le hace”.

Y, ahora sí, llega el final: “¡Las Fiestas de San Juan van a dar comienzo! ¡Viva San Juan! Y la paz que se disfraza de guerra va a estallar, está estallando ya. ¡Por las fiestas del toro! ¡Por Soria! ¡Y por todos, sin dejar a nadie fuera, suenen las charangas! ¡Y corra la bota! ¡Viva Soria!

1967

En tres folios y medio, el ingeniero de montes, Jaime de Foxá Torroba, vinculado a Soria por lazos familiares, acometió el pregón de 1967, teniendo como referente el del año anterior del Nobel Camilo José Cela, por lo que lo tenía difícil. En aquel entonces era director general de Caza y Pesca fluvial.

Y comenzaba muy bien: “Ha sido la voz del reloj -metálica, serena- mejor que la andariega y audaz del charlatán viajero la que, en verdad, ha confiado al clamor trascendente del Pregón a la temblorosa discreción de las estrellas”.

Continuó refiriéndose a los sones de la “campana de la Audiencia”: “Y han sido sus bronces vibradores los que, con más razones que el verbo pregonero, han explicado desde su noble cátedra que, por un año más, el tiempo se ha cumplido y ha sonado el clarín de la alegría nueva”.

Pasa luego a hacer un llamamiento a los ¡sorianos!: “Oídlo, pálidos cerros de tomillo y roca; angustiados calveros; secas lomas, que rodeáis a Soria como rosas escuetas y entrañables”.

Repasa la geografía provincial, que él conocía muy bien: “Las serranías, las cumbres, el padre Duero, el recio Moncayo, vegas bajas de Gormaz y Berlanga”, “elevadas soledades de Medinaceli o escondidas de San Pedro Manrique” y pide atención para “los campos de El Burgo de Osma”.

“¡Oídlo, escuchadlo, atendedlo -en fin- hombres de Soria! ¡Llega la fiesta!

Alude a sus amores; “la admirada Soria” con la que dijo tener “deudas añejas que saldar y que me quema el alma de encontrar ocasión de liquidarlas”. Confiesa que “al revés de Machado, en su autobiográfico verso de su niñez en Sevilla” “yo podría cantar precisamente que mi infancia son recuerdos de un valle de Castilla, pinar alto y lejano por donde corre el Duero”.

Recuerda “años de mocedad” en Vinuesa. “Enciéndase, pues, Soria entera. Enorgullézcase el Concejo; preparen sus avíos los jurados; luzcan sus mejores galas las juradas…”

Y hace una observación: “Nadie se considere no invitado. Echaos a la calle… Con ternura teológica unió Soria la gloria de San Juan con la exaltación de la Virgen Bendita…

Tras la referencia religiosa retorna a los específicamente festivo profano: “Ya callaron los metálicos sones del reloj de la Audiencia…”

“¡Gentes de Soria, todos! ¡Oíd […] El aire duerme en calma, lucen sobre el humilde sueño de la meseta, ¡las heladas estériles del cielo numantino”!

“¡Escuchad! [...] Llegan de las sierras de Urbión brisas de cumbre con olor a resina y a pinares dee tronco anaranjado…”

“¡Atended! [...] Del Duero suben rumores becquerianos, incienso de San Saturio, temblor de verdes álamos…”

“¡Alzad los corazones! [...] Que bajo esos cielos; bajo esas estrellas; entibiados por estas brisas y por esos recuerdos ya estallan en las calles como pirotécnicas ruedas de chispas y colores, nada más y nada menos que las sorianas fiestas de San Juan…

Cierra y despide en los siguientes términos, sin recurrir al clásico Viva Soria:

HE DICHO

1968

Para dar el pregón de 1968, el Ayuntamiento eligió al pedagogo soriano Anselmo Romero Marín, quien fuera vicerrector de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid.

Como en el caso de su predecesor puso énfasis en temas de naturaleza y medioambiente. Utilizaba mucho adorno literario: “El maravilloso reloj del firmamento, con su callada música celeste, está dando en estos días la hora del solsticio de verano y nos concede una tregua el afilado cierzo del Urbión; y por la cuesta arriba de una tímida y vacilante primavera…”

Para el pregonero era “tiempo de plenitud, que se hace oro en las mieses; dulzor en los frutos de los árboles; embriagador aroma en las flores […]; gozosa vitalidad en el retozar de los corderos…”

Y continuaba con el lenguaje rimbombante que utilizó durante todo su parlamento: “También el hombre.  Desde los tiempos más antiguos ha sentido por el sol gratitud y veneración religiosa…” Saca a relucir “el paso del fuego, el Toro Jubilo, o el Museo del Toro…” teniendo por referente principal “el ritual sacrificio del animal que simboliza la máxima fogosidad vital: el toro ibérico”.

Hace una cita religiosa: “Sobre nuestra tierra se hace la luz del Evangelio; los dioses de la paganidad ceden su puesto al Dios único […] Las primitivas fiestas adquieren una nueva significación […]; ya no se rinde culto al Sol como fuente de vida, sino a la Maternidad divina de María”. Aunque siguen siendo “las mismas fiestas ancestrales, pero cristianizadas por el agua del Bautista”.

“Son fiestas de exaltación vital en el incomparable paisaje de Valonsadero; con “nuestros mozos, símbolo de agilidad y valentía en la Saca; fiestas bravas en el redondel del Viernes de Toros; de colorido el Domingo de Calderas, y el Lunes de Bailas en la pradera de San Polo”.

Habla de los cambios experimentados, cuando se refiere a la presencia de vecinos de localidades próximas “en la Plaza de Herradores, ofreciendo sus caballerías en alquiler para la Saca”, sustituidas por “caballos mecánicos de un automóvil”. Y agrega que “el espíritu que anima estas fiestas sigue siendo el mismo”.

Hace un canto a lo “celoso que es el soriano con sus tradiciones”.

Saca a relucir el “Estado Llano del Común”, “la renta de tajones de Valonsadero”; la reforma de las “Ordenanzas” rechazadas por los sorianos; la “supresión de las fiestas de toros por Fernando VI”, soslayada por la autoridad municipal.

Como algo destacado se refiere a la “organización de las Cuadrillas, con la Institución de los Jurados y los cuatros”, así como al gesto de los “doce sorianos” que ese año fueron voluntarios, sin olvidar ni menospreciar “el papel de las Juradas y colaboradoras”.

Habla de la hermandad del Domingo de Calderas y de la “nostalgia” de los sorianos ausentes en cuyos “oídos resuena el eco” de los 5 días de San Juan.

Y termina: “Sorianos. Un año más celebramos las fiestas con la brillantez y la belleza tradicionales; con la mesura, dignidad y buen gusto que caracterizan a nuestra querida ciudad de los Doce Linajes”.

Y remata con los clásicos: ¡VIVA SORIA! ¡VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!

1969

Dámaso Santos Gutiérrez, muy unido a Soria, era crítico literario del desaparecido diario “Pueblo” de Madrid. Ejerció el honroso cargo de pregonero de los sanjuanes el año 1969.

Está centrado en el desarrollo del binomio Toro y Juventud, como veremos seguidamente.

Utilizando el lenguaje taurino diremos que comienza de modo valiente, comparando “la sangre moza” del toro con la de “mocedad todo bravío” que ocupaba la Plaza Mayor. “Y es el mejor y de la mejor casta, el toro que nunca falla en las fiestas de San Juan”.

Se refiere a continuación a la incertidumbre existente sobre la antigüedad de los sanjuanes en contraste “de lo que sí estoy seguro es que llega y perdura con el poder de la juventud”.

Sigue aludiendo al paso de los siglos “llevándose muchas cosas y dejando recuerdos de esplendor y de gloria”.

Para el pregonero, que sigue utilizando el paralelismo entre toro y juventud, “el ánimo festero” es como “un ardiente toro que ha estado encerrado toro el año en una jaula de invierno” y que “en esta Plaza Mayor, bulle, muge y se encampana pidiendo jaleo”.

No quiere que sus “palabras pregoneras sean una dilación” para el “momento supremo” del comienzo de las fiestas.

Continúa con la semejanza del toro y la sangre caliente de los sanjuanes “que ha disuelto, de repente, los hielos y los fríos, los aburrimientos y los sinsabores, los achaques y monotonías de todo el año”.

Pregona que “vamos a empezar inmediatamente, con permiso de la autoridad competente, y aunque el tiempo lo impidiera, las jornadas de júbilo en la paz y en la armonía, igualdad y hospitalidad de siempre”.

Pide que “corra el vino de la bota que no se agota” y que “el ruido inunde calles y plazas, con el pleno albedrío, el brinco, el grito, el ritmo y el impulso de la juventud”, para demostrar que “el brío juvenil que aguanta, mientras el cuerpo aguante” proviene de “las fiestas de San Juan, raíz y solera de las mejores ganas de pasarlo bien en España”.

Para intentar enardecer al público presente en la Plaza Mayor, remata el pregón en estos términos: “¡Suene la gaita, ruede la danza! Venga de una vez el estrépito, que se desmande por fin ese toro que está entre vosotros, que está en la sangre”. Para, a continuación, proclamar que “el sol que sale para todos, que calienta a todos, que mantiene a todos, llene las praderas de San Juan con trébol de cuatro hojas del amor”.

Y remata anunciando que ¡Han comenzado las fiestas 1969!

1970

Uno de los pregones más breves de aquella época (quizás por aquello de que “lo breve y bueno, dos veces bueno”) fue el que escribiera Augusto Miralles Slocker, ingeniero agrónomo, destinado en Soria, para los sanjuanes de 1970.

Comenzaba haciendo un canto a la llegada del verano; al regreso de “las merinas” que ya “pacen en la montaña la hierba que brotó al rezumar las últimas nieves”, elevando su canto a la naturaleza.

Habla de “las Cuadrillas, de las peñas, de los sorianos de dentro y de fuera. Llena a rebosar está la bota, florecido el pelo de las mozas, a punto la música callejera, los miembros ávidos de brinco y las gargantas de canciones”.

Da un paseo por el monte sagrado para los sorianos y ve que “entre los prados de Valonsadero, tachonados en oro de aliagas y brezos en flor, esperan los toros de San Juan”.

Repasa los 5 días festivos: “Mañana, jueves La Saca,” los novillos “correrán su postrer estampida campera; el viernes doblarán peleando a plaza llena; el sábado, sus despojos serán objeto de puja […] antes de que su carne hermane a todos los sorianos en el mismo banquete. Tendrán, en las calderas del domingo, el homenaje póstumo de unas guirnaldas de rosas”. Después llega la loa: “Honor y muerte al toro, sacrificado y consumido con unción, como si se tratase de una ceremonia totémica para celebrar el solsticio, cuyo paganismo se hubiese querido cristianizar con la secuela de la procesión ante la Virgen Blanca y la romería que acampa sus meriendas junto a la ermita del Santo”.

Califica a Soria de “poetisa del Duero, que rimas los álamos y las piedras…Entonarás un himno a la alegría con su coral de canciones populares”. Continúa utilizando un lenguaje retórico y habla de “sonidos nuevos […] en sus notas atacadas de vino y de ronquera, con los brazos abiertos, el trago de la bota, y la mano tendida para enlazarse a danzar y saltar todos juntos hasta que la traca del lunes de bailas deshaga en humareda sus últimos estallidos”.

Y concluye: “¡Forasteros y sorianos!: ¡Felices Fiestas! ¡Viva Soria y Viva San Juan!

1971

Gabriel Cisneros Laborda, uno de los padres de la Constitución de 1978, político ya por aquel entonces, y jurista, hizo de pregonero de los sanjuanes de 1971. Tenía 31 años. Era Delegado Nacional de la Juventud. Expresó literalmente que “un pueblo que ha sabido conservar desde remota antigüedad las fiestas (de San Juan) es merecedor de todas las libertades”. Vaya esta frase como aperitivo de lo que diría en el transcurso de su pregón.

En sus primeros compases se mostraba contundente: “Con palabras tomadas de prestado para esta ocasión solemne y jubilosa, permitidme recordar, primero, que en España todo lo que se ha hecho, lo ha hecho el pueblo y lo que no ha hecho el pueblo, se ha quedado sin hacer”.

Acomete tres apartados en los que rebate varios aspectos sobre fiestas: “Se nos ha dicho que son el estallido gozoso de los campos de una tierra fría”, pero “¡no!”. Las fiestas de San Juan son el sol y el verano, aunque convocan bajo su llamada al sol y al verano”. “Se nos ha dicho que son el homenaje al toro y a su sangre, a su virilidad rotunda” …” Pero yo os digo, ¡no!, son el toro, aunque convocan bajo su llamada al toro y su sangre”. Y llega, acto seguido, el tercer no: “Se nos ha dicho que son el vino, el vino torrencial como la lluvia aparatosa de agosto; inagotable como un río, inabarcable como el mar. Pero ¡no!, son el vino, aunque lo convoquen bajo su llamada para alimentar las energías inverosímiles consumidas a lo largo de cinco días inverosímiles, para templar el ardor del sol, para entonar la voz quizá…” en su “punto de ronca desafinación”. E incidía y remataba su argumentación: “Las fiestas de San Juan, no son el sol, el toro y el vino, aunque necesitan del sol, del toro y del vino”. Estos tres elementos “le prestan el marco”. Y del marco pasaba a la “categoría”: que, dirigiéndose a los sanjuaneros, decía: “la ponéis vosotros; sois vosotros, somos nosotros, somos todos; pueblo de Soria, Soria en fiestas”.

Entendía el vocero que “no es un azar”, sino todo lo contrario, “que fuera el Estado llano o del Común el patrocinador primero de estas fiestas”. Porque si no a saber cómo habrían sido, o cómo hubieran evolucionado.

Pasa página al referirse, a continuación, a unas palabras muy comunes en fiestas, como son “Usos y Costumbres”: “Respetar la tradición es obrar según el uso y la costumbre” para que, al final de fiestas, “rotos por el cansancio, nos sintamos orgullosos de haber sido fieles custodios de un patrimonio espiritual de siglos y legítimos transmisores de ese legado a nuestros hijos”. Y es “costumbre” también respetarse unos a otros. Y va más allá: “Yo voy a romper esa casi ritual costumbre para deciros ¡haced cuanto queráis!... porque la libertad es fruto y conquista que la historia reserva a los pueblos que se hacen merecedores de ella…” y Soria, asegura, “es merecedora de todas las libertades” porque un soriano “no puede querer cosa mala cuando celebra las fiestas de San Juan”.

Entrando en la recta final de su parlamento, podemos escuchar su petición, a modo de ruego, dirigida a todos los sorianos de distintas edades: “¡¡Que se cumpla, otra vez, la bendición que uno de los más benditos hombres que haya pisado nunca nuestras tierras -refiriéndose, sin citarlo, a Machado- formulara para nosotros!!”. Y lanza la frase, cual traca final, esculpida en el corazón y la mente de todos los sorianos: “¡¡que el sol de España os llene de alegría, de luz y de riqueza!!

“Sorianos: ¡Vivan las fiestas de San Juan! ¡VIVA SORIA!

1972

César Casado Jiménez, presidente del Centro Soriano en Zaragoza, hacía referencia a los emigrantes. Nada más comenzar, se dirigió a los “sorianos de la Ciudad; a los de la cumbre y la pinada; a los ausentes, forasteros y amigos”. Y les pedía a todos: “Oíd la voz de quien, por soriano y por ausente, os llama con voz henchida de emoción y de gozo en palabras cargadas de pasión por la tierra en espíritu de noble ilusión y alegría infinita”.

Agregaba que “otra vez la noria de la vida nos convoca y reúne para celebrar nuestras incomparables y únicas fiestas de San Juan o de la Madre de Dios…” que calificaba como “¡Fiestas del pueblo y para el pueblo!”.

Alude a las fiestas como algo “ancestral”, con el “bastón de mando del Jurado de Cuadrilla” cual “símbolo jurisdiccional”.

Cita las doce Cuadrillas. Recorre sucintamente los cuatro puntos cardinales de la provincia. Recuerda al “soriano ausente, como yo”, diría.

Repasa los cinco días de rigor y pide a los sorianos-sanjuaneros, en tono de invitación, “que hagáis un alto en vuestro quehacer diario y, como sedante de un año de inquietudes y trabajos, deis rienda suelta a vuestra alegría, gocéis de todos los festejos y enseñéis” los monumentos y lugares más destacados, “hitos gloriosos de su cabalgar histórico”.

Se acercaba al final: “Y siendo fiestas del pueblo y para el pueblo, nada más propicio para terminar este pregón que recordar la copla popular que sintetiza el sentimiento de Soria por sus Fiestas de San Juan”.

“¡Sorianos, forasteros y amigos, decir conmigo:

 PODRÁ FALTARNOS EL PAN

Y PORÁ SECARSE EL DUERO,

PERO ARDE SORIA PRIMERO

SI NO HAY FIESTAS DE SAN JUAN!”

1973

El pregón del soriano Alberto Cercós Pérez, Secretario General Técnico del Ministerio de Agricultura, fue sencillo; fácil de entender y de seguir durante su lectura en la Plaza Mayor, la noche del 27 de junio de 1973.   Y eso es de agradecer.

Comenzaba diciendo que “ha sonado ya la hora de las Fiestas” y que no sería él “quien alargara la espera”. Dijo considerarse “un pregonero sin méritos, pero incapaz de rechazar este honor somo soriano…” y feliz por convocar a “mis paisanos, mis amigos, a vivir con llaneza y hondura la alegría de sus Fiestas”.

“Una vez más -continuaba-, como si fuera hoy la primera vez, el canto a la libertad del pueblo soriano (comenzaba a vislumbrarse cierta apertura hacia la democracia) va a interpretarse en el escenario ancestral de nuestras calles y plazas, en la mejor manifestación que nadie pudo imaginar. Y esto es así porque las fiestas de San Juan no son una representación y sí una manifestación”.

Habló de la “reciedumbre de un pueblo que sabe en sus fiestas sobreponer a la dureza de su destino la calidad sublime de sus valores populares”.

Agregó que “los Jurados y Juradas, los Cuatros de Cuadrilla, las bulliciosas pandas”, y demás actores que intervienen y hacen posible la fiesta, “van modelando cada San Juan, incomparables, auténticas, genuinamente populares”.

Después de asegurar que son “fiestas ¡que no necesitan  pregonero!”, se pregunta “un pregonero ¿para qué?”. Pero ya que está “quisiera llevar hasta el último rincón…donde exista un hogar soriano, la concordia…que, otro año más, va a presidir nuestras fiestas”.

Habló del significado del Catapán, Lavalenguas, y el resto de festejos que componen e integran  la esencia de las Fiestas de San Juan.

Pese a sus buenos deseos de que todo sea concordia “dejad que me lamente…que la unión de estos días -fiestas que usan como símbolo al toro bravo-  no continúe el resto del año…”

Y concluía diciendo: “Ha sonado ya la hora de las Fiestas y ya no hay quien aguante más. La fuerza creadora del pueblo no hay quien la detenga”.

 “¡Empiecen las charangas! ¡Redoblen los tambores!

¡Suenen los bombos!

Vamos todos a crear unas nuevas Fiestas.

¡Las Fiestas de San Juan 1973!

¡¡VIVA SORIA!!

¡¡VIVAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!!”

1974

El pregonero de 1974 fue Alfonso Navalón Grande, crítico taurino del diario “Informaciones” (Por aquello de la vinculación de las fiestas con el mundo taurino y que era un personaje popular en España, y, por ende, en Soria).

En contraste con el pregón del año anterior, de poco más de un folio, este fue casi cinco veces mayor en extensión. Como si su autor, llegado casi expresamente para la ocasión, quisiera justificar y “ganarse” la invitación municipal.

Al igual de Alberto Cercós Pérez, el señor Navalón, tras el saludo inicial, decía: “Ya sé que lo único que sobra en esta Fiesta de San Juan es el pregonero”, para, a renglón seguido, declarar: “Nadie va a deciros ahora cómo y cuándo tenéis que divertiros” porque “la vida os ha enseñado ya el camino que deslinda la alegría de la violencia”. Hace después un canto a los pastores trashumantes y añade que “siento, como vosotros la grandeza de estas fiestas…” unidas al “espíritu de Numancia”, resaltando “la maravilla del románico”.

Como hombre vinculado al mundo del toro, en su condición de crítico taurino, habla de grandes y destacados ganaderos de reses bravas y de la valentía del toro. Hace un paralelismo entre este animal y Numancia: “A lo largo de la historia ni Soria ni el toro se han dejado poner ninguna clase de cencerros para servir de cabestros en las procesiones ajenas”.

Repasa “la vieja historia de llevar y traer los toros de Valonsadero” como “una crónica de guerra o de gracia”. O “el quite burlesco de aquellos Jurados del ochocientos cuando se valieron del catapán y del Agés y las calderas para conseguir que Napoleón pasara por Soria sin devastarla”.

Alude a distintos festejos taurinos que se ofrecen en varias provincias españolas, igual que habla de otras situaciones que nada tienen que ver con nuestras fiestas ni vienen a cuento, como queriendo demostrar sus conocimientos sobre el mundo del toro, alargando así, innecesariamente el pregón, sacando a relucir engaños y trucos del mundo taurino.

Luego dice que aquí nadie se siente “legionario de los Tercios de Flandes”. Trae a colación a Bécquer. Cita a Machado, al autor del Mío Cid, Gonzalo de Berceo, Marqués de Santillana, a los dos Fray Luis; el de León y el de Granada, a Tirso de Molina, Gerardo Diego, Camilo José Cela, Benlliure, Belmonte…

Y arremete duramente cuando, con criterio de crítico taurino dice: “Tenéis estas fiestas del toro que no necesitan ya cronistas del incienso ni campañas” publicitarias…

Es, en resumen, un “totum revolutum”.

El adorno final hace un canto a nosotros, los sorianos, y nuestras fiestas, cuando dice: “Conservadlas así de simples. Sin más argumento que el toro y el vino y sin más guardianes que esos doce Jurados representando al pueblo”.

Y entona los ¡VIVA SORIA! ¡VIVAN LOS TOROS DE VALONSADERO!

¡VIAN LAS FIESTAS DE SAN JUAN!!

1975

Ramiro Cercós Pérez. Ingeniero de Caminos. Otro político soriano que ejerció el cargo de pregonero. Incidía en la participación popular en democracia. Repasemos su texto.

Fue un pregón con sentimiento y conocimiento de lo que decía. Se apreciaba esta circunstancia, en contraste con el del año anterior. Podemos decir eso de ¡vaya diferencia! a favor de Ramiro Cercós.

Hace un repaso a todo lo que es San Juan. Porque “son días de gozo”, “fiestas de dulzainas”, “de participación popular en que los sorianos pueden ser protagonistas de su propio destino”. Son, dice “escenario singular de convivencia e igualdad”, en el que “a través de los Jurados y Cuadrillas, se habilitó formas de participación en las tareas colectivas”.

Agregaba que “la vara de mando de los Jurados conoce de anhelos e ilusiones por una reafirmación de vuestra autonomía e independencia”. Hace un canto “a las Juradas, como representación de la mujer soriana”.

A las “mozas y mozos” les dice que son “semilla cierta de una Soria más airosa”.

A sus paisanos les da las gracias “por hacer realidad estas fiestas” y porque es “difícil entender al soriano” sin las mismas.

Agregó que “en mi canto a Soria y sus fiestas va acunada toda la provincia”.

A los Jurados les pidió “coger el timón de Soria durante estos días de gozo. El pueblo llano está con vosotros y arde en júbilo por comenzar las fiestas de San Juan”.

Se dirige de nuevo a las “mozas y mozos”, y en esta ocasión también a las “peñas sanjuaneras”, a quienes ordena, sin autoritarismos, que “inunden Soria con su alegría y juventud”. Que “suenen dulzainas y charangas y comiencen las fiestas de San Juan”.

¡VIVA SORIA!

1976

Manuel Calvo Hernando, pregonero de los sanjuanes de 1976, fue periodista, redactor jefe y subdirector del periódico “Ya” y llegó a ser director de TVE. Estaba vinculado a la provincia, de donde era su madre; de ahí la invitación para ejercer como pregonero, como dice el mismo en su parlamento.

Utilizando el latiguillo periodístico, podemos titularlo que el suyo fue “un pregón reivindicativo y futurista”.  Y uno de los pocos breves que se hicieron.

Empezaba con una cita a unos versos de  Machado. Recordaba que  siendo niño ya los recitaba en San Esteban de Gormaz. En esa línea poética habla de los tres grandes escritores que han pasado por Soria: Antonio Machado, Gerardo Diego y Gustavo Adolfo Bécquer.

En su texto nos encontramos con que dice importarle más el futuro que el pasado: “Apoyados en la tradición y en la historia, debemos mirar hacia el futuro, para ser dignos de nuestros antepasados”.

Tuvo en el recuerdo a cuantos sorianos vivían fuera “dedicando su esfuerzo y su inteligencia al trabajo creador de cada día”. Para rematar: “Hay que promover y apoyar los proyectos que puedan proporcionar trabajo y bienestar a la provincia y moderar la sangría de la emigración”; a la vez que el desarrollo económico e industrial de Soria.

Se trata, como decimos en el preámbulo, de un “pregón reivindicativo y futurista”; nada festivo: Debemos luchar todos unidos “porque, aunque no seamos una provincia conflictiva no significa que no tengamos nuestros propios problemas. Y no debe confundirse el sosiego con la pasividad”.

Y añadía: “Este es, para mí, el sentido actual de la Soria mística y guerrera, que quiere caminar hacia el siglo XXI, con la mente clara y la mirada puesta en un porvenir sugestivo”.

Y por encima de todo declara su “amor a esta tierra que, para mí, no es árida y fría, sino fecunda y entrañable, que es la tierra de mi madre, y, por tanto, patria de mi patria”.

Si el comienzo era “poético”, el final es “sentimental”.

Y así concluía; sin Vivas a las Fiestas ni a Soria.

1977

Vicente Segrelles Chillida era gobernador civil de Zaragoza, que anteriormente lo había sido de Soria. Y esa vinculación a la Ciudad le sirvió de catapulta para que, el político valenciano, “viajero” fuera pregonero de los sanjuanes de 1977.

Comienza declarándose juglar “enamorado de Soria”. Si esto ya nos da una idea de por dónde puede discurrir su “discurso”, lo vamos a constatar en las siguientes líneas. “…al sonar de las once campanadas del viejo y entrañable reloj de nuestra Audiencia…” Y luego lo remarca más “…en  esta noche feliz de plenilunio, al filo del solsticio del verano, templado por el cierzo y el regañón, el ábrego y el solano…” Resalta que “las Cuadrillas, con sus señores Jurados al frente, han acordado celebrar las tradicionales fiestas hospitalarias y caballerescas -de sol, de sangre y de vino-…” En esa línea grandilocuente leemos “…voz de la tierra y de la sangre […] pegada a esta tierra dura, inconmovible y telúrica…”

Pedía luego que se entrara en fiestas “desde los Caballeros Linajes, hasta los menestrales artesanos, pasando por plateros y mercaderes, cerrajeros y bordadores…” Continuaba así: “que resuenen los claros clarines, que redoblen los timbales y atambores, que se vistan los pajes de raso y tafetán y los maceros sus dalmáticas bordadas”.

El pregón seguía la misma línea argumental: “…que los Jurados preparen sus atavíos y bastones con vara de nogal y empuñadura de plata…” Y refiriéndose a las Juradas: “…que luzcan sus mejores galas, que se pongan los pendientes de filigrana de plata, el corpiño de lentejuelas, las medias caladas blancas y los zapatos de tafilete…”

Alude a los mozos de cuadrilla y cita a las peñas sanjuaneras. Recuerda a los “visitantes -que no forasteros- que “Soria es mística y guerrera, la Soria infinita, sobria y recoleta, maestra eterna de castellanía, que se transfigura en una mágica y misteriosa eclosión […] para olvidar la interminable invernada, de frío y de silencio”.

Dice más adelante que son fiestas consagradas “al toro ibérico, con resonancias atávicas y totémicas, como un retorno permanente al mito viril de la fuerza…”

Describe la llegada a la Ciudad el jueves la Saca “de garrochistas de picas y de caballeros jinetes que entran como la explosión de una traca de mitológicos centauros y corceles”.

Con idéntico lenguaje prosopopéyico describe el resto de festejos sanjuaneros, para rematar pidiendo al “querido pueblo de Soria, embriagarme de tu aroma, sumergirme en tu luz y en tu blancura, identificarme con tus sueños y esperanzas […] recitarte como un hechizo románico y medieval el rosario de tus glorias…”

Este era el final, cual si de unas justas literarias se tratara más que un pregón de fiestas, antes de proclamar a los cuatro vientos:

¡Sorianos todos! ¡Oíd! ¡Empiezan las fiestas! ¡Arriba los corazones! ¡Viva la alegría! ¡Viva Soria! ¡Vivan las fiestas de San Juan!

1978

Otro juglar, soriano en este caso, el abogado Benito del Riego Moreno, fue pregonero de los sanjuanes de 1978. Si amplio, extenso y exhaustivo resultó el del año anterior, no lo fue menos el que pronunció Benito del Riego la noche del 28 de junio del referido año. El texto ocupa un total de seis páginas, que vamos a intentar resumir, para dar una idea y pincelada de los argumentos más destacados.

Tras una breve cita religiosa, y “en nombre de todos los ocultos y misteriosos espíritus de la tierra y de todos los diose místicos, a los que temieron y adoraron nuestros más remotos antepasados […] Yo, por vocación vuestro juglar, hoy feliz y humilde pregonero, invoco a todos los hijos de Soria […] a estrechar corazones y escuchar mi sincero y sencillo pregón”.

“Bien  quisiera”, asegura, “pasar lista de amor” a cuantos “influyeron y vienen haciéndolo en la regulación de estas ancestrales fiestas nuestras”, que proclama “únicas en el mundo”.

Invoca “a los primeros pobladores de nuestra Meseta, hambrientas y feroces tribus achelenses […]en temerarias correrías de caza y lucha primarias, tras el “bos primigenius” -toro salvaje-  para ver de acosarlo, matarlo, comerlo y adorarlo, en esa trampa natural y templo que es Cañada Honda”.

Hablaba del dios Sol, la diosa Luna y el dios Toro que “continuó bramando y mugiendo durante milenios por sus agrestes dominios”.

Y sigue el “cuento” como el “juglar” llama su pregón “dando salto en el tiempo, invocando a los rudos celtíberos, de la mundialmente famosa resistencia numantina”.  Y sigue recordando el pasado histórico, “cuando nuestros antepasados, sin dejar de ser cazadores se fueron asentando, la invasión árabe los barrió en brutal y arrolladora oleada de alfanjes”.

Seguía incidiendo en la historia, hasta llegar a la “gran Soria ganadera, labradora y artesana del siglo XVI […] cuando  la fama de sus merinas, sus lanas y sus tejidos recorrían” no sólo España sino también otras ciudades allende fronteras.

Como si de una clase de historia se tratara, continuó hablando de Renacimiento, Reforma, Revolución francesa, Industrialismo, Liberalismo, Democracia…” Fiestas como las nuestras  no son algo estático y conquistado de una vez para siempre”.

Lanza luego una alerta y pide que “no consintamos  que decaigan  o degeneren”, que “constituyen el patrimonio colectivo más valioso de Soria”.

Aseguraba “que no hay vida sin Fiestas ni Fiestas sin vida. Que a la Fiestas se va y la alegría se lleva”.

Remataba el pregón con un poema de su cosecha y con esta petición a los Jurados: “Dad paso a la tradición y a la Alegría”. ¡Viva Soria! ¡Vivan las fiestas de San Juan!

1979

Los sanjuanes de 1979 marcaron un antes y un después en la historia de los pregones y pregoneros. Si bien es cierto que hubo un precedente en 1960, cuando,  Miguel Moreno Moreno fue Jurado de La Blanca y a su vez pregonero, en 1979 se decidió, creemos que con buen criterio, que se hicieran cargo los Jurados de Cuadrilla de cada año. Y si, al principio, fue una pieza literaria en cuya autoría participaban, o asumían los doce alcaldes de barrio, con el discurrir del tiempo se utilizó la fórmula de presentar varios textos para elegir entre los doce el que mejor les pareciera o más les gustara.

El primero en “desfilar” por el balcón central del Ayuntamiento fue un gran soriano y sanjuanero, al que siempre llevaremos en el recuerdo, Adrián García Martínez, Jurado de la Cuadrilla de La Blanca.

Si los primeros años se redactaba en prosa, luego, con el discurrir de los años, se pasó a hacerlo en verso; y parece haber cuajado esta última modalidad.

Adrián decía entonces estar emocionado con tan alta distinción. Agregaba que “no somos ninguno especialista de la pluma, pero hemos querido reflejar aquí, a impulsos de nuestro corazón, el saludo entrañable al pueblo de Soria, guardián celoso de las tradiciones, usos y costumbres, que son ley y patrón de las fiestas sanjuaneras donde, además, da bienvenida a todas aquellas personas de buena fe, que, por uno u otro motivo, se encuentran estos días entre nosotros”.

Superados los primeros momentos de nervios y emoción, el pregonero, en nombre de los Jurados de 1979 aseguraba que “desde hoy, hasta los primeros albores del martes más silencioso de nuestra ciudad, cantaremos y bailaremos al son de las viejas canciones, repitiendo una y mil veces lo que dice la copla”:

“No hay en España ni habrá,

ni en España ni en el mundo,

otras fiestas de más rumbo

que las nuestras de San Juan”.

Querían, y demandaban, que nadie se sintiera forastero y que encontraran “en cada soriano un amigo, un hermano que le enseñe las vivencias de cada día de los sanjuanes porque, al fin y al cabo, conocer San Juan  es “vivir” y vivir es un derecho que todo el mundo tiene”.

 Con un lenguaje sencillo, pero con mucho sentimiento, pedían a todos: “Divertíos y haced que los demás se diviertan en San Juan; enalteced las fiestas y procurad  que el nombre de los sorianos y el de Soria, al fin, ocupe el lugar que le corresponde”.

Y remataba con valentía, alegría y con el corazón en la mano: “Aquí tenéis a estos doce hombres y mujeres que, ayudados valiosamente con la entrega total y desinteresada de sus secretarios, cuatros y demás colaboradores, están dispuestos a compartir con vosotros unos festejos que, por su contenido y tradición, son y serán ÚNICOS”.

Así os lo rogamos y así debe suceder.

¡Que comiencen las fiestas!

¡Vivan las fiestas de San Juan!

¡VIVA SORIA!

1980

Los  primeros pregones de Jurados de Cuadrilla venían a tener una extensión de folio y medio, en contraste con los de años anteriores que, en algún caso, sobrepasó las once hojas. Y está bien claro que, para invitar o animar a los sanjuaneros en el comienzo de fiestas, no es necesario estar hablando de diez a veinte minutos, e incluso hasta media hora. En primer lugar, porque el público se aburre y en segundo que la gente se aísla y ya no presta atención. Los Jurados, conocedores de todo esto optaron por la “vía rápida”. Así lograban que les “siguiera el público”, sin cansarlos. La muestra la tenemos, igualmente, con el pregón de 1980, a cargo del Jurado de la Cuadrilla de Santiago.

José María Magaña López empezaba su discurso saludando a todos los ciudadanos, a los que recordaba que “nuestra madre Tierra nos ha abierto los brazos para recibir a todos sus hijos” para “juntos, formar una gran familia, y, de su bondad, deleitarnos con sus dulces y extensas virtudes”.

Y, curiosamente, ya no solo entran en fiestas los vecinos porque, aquel año, lo hizo hasta “el sol” según leemos en el pregón.

Si algún año nos hemos tropezado con frases rebuscadas, ésta no se queda atrás: “He ahí el viejo monte Valonsadero, lleno de paz en su remanso, que añorante nos espera para rociarnos con la fragancia de su cuerpo genético”.

Después ensalzaba al “toro bravo, de raza, noble, que, saliendo vencedor, tendrá que entregar su vida para que la fiesta viva”.

El pregonero decía ver “las botas colmadas de vino, de vino rojo sanjuanero que nos llena de hermandad y de alegría […] los rosales repletos de rosas” para engalanar las calderas. “Y veo a las mozas luciéndolas en el pelo”.

Percibía “los amores sanjuaneros”, poniéndose muy lírico y romántico al agregar “cuando los ruiseñores cantan sus dulces melodías”.

E iba despidiéndose: “Y, por último, veo vuestros corazones acelerando su ritmo para que, vuestras gargantas” se unan a la del pregonero, gritando todos a una:

¡Sorianos, gente toda: Que empiecen las Fiestas!

¡Vivan las Cuadrillas! ¡Viva el toro bravo!

¡Viva Soria! ¡Vivan las Fiestas de San Juan!

Hasta aquí este breve resumen de los 25 primeros pregones de Fiestas de San Juan de Soria, que podrá tener continuidad (o no) en un futuro con el resto de los escritos para los sanjuanes sorianos.

Los que se ha pretendido es darlos a conocer, “recuperarlos” para la mayoría de la población; incluso motivar e incentivar a su lectura por quienes puedan estar interesados en el pasado sanjuanero, desde el ámbito  de piezas literarias que han ocupado una página en la historia de las Fiestas “mayores” de Soria.

Que se haya logrado o no ya no depende de quien lo ha hecho. Pero, si se ha despertado la curiosidad de algún lector; objetivo cumplido.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: fotos

Subsección:

Id propio: 81183

Id del padre: 1

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia