Martes, 27 Febrero 2024
Buscar
Parcialmente nuboso
1 °C
El tiempo HOY

reportajes

Magna Mater

 “La dehesa”, en las cuevas de Soria,  permite conocer la vinculación del mundo romano con la naturaleza

El museo “Magna Mater. Villas Romanas y Naturaleza”,  enclavado en la villa romana “La Dehesa” de Cuevas de Soria, adentra al visitante en la importancia que tuvo la naturaleza para el mundo romano y abre una nueva puerta al conocimiento de la historia donde se asienta Soria, marcada por Numancia.

La apertura del museo “Magna Mater”, que podrá visitarse en este primer verano hasta el 19 de septiembre, culmina el deseo de la Diputación provincial, propietaria del yacimiento, de difundir el valor de las más importantes villas romanas esparcidas por la provincia, desde  Los Villares, en Rioseco de Soria, hasta Los Quintanares, en Santervás del Burgo.
Paneles, videos y dibujos permiten adentrarse al visitante -al precio de dos euros- en la vinculación que tuvieron los romanos con la naturaleza. La presencia de imágenes de la diosa romana “Magna Mater” en y los yacimientos de Los Villares y Los Quintanares ha servido de hilo conductor del nuevo museo. El culto a “Magna Mater” tuvo en Hispania gran aceptación, según recuerda Rogelio Peña, uno de los responsables de la empresa de servicios SoriaMuseum -que gestiona las visitas-.
Magna Mater, en el mundo romano, regía  el Universo y los ciclos de la Naturaleza, desde la vegetación y la reproducción de los animales hasta la vida y la muerte. Los visitantes pueden comprobar en el museo los restos de lo que fue una villa romana, de gran planta, datada en la segunda mitad del siglo IV.

Monasterio pagano
“Posiblemente fue como un monasterio pagano donde se iniciaba a los jóvenes en un aprendizaje de varios años; como una especie de Universidad”, señala.
Una maqueta enseña en el recorrido la distribución de las estancias de esta villa romana que, en planta, tuvo 4.000 metros cuadrados de superficie y que tiene en su colección de mosaicos -una treintena- a su principal atracción. Los mosaicos, realizados con piedra caliza de la zona, cubrían el suelo de las estancias situadas en la planta baja de la villa, en torno al patio interior o peristilo.
La villa perteneció a una familia soriana romana, de nombre celtíbero: los Irrico, cuyo anagrama se puede ver en varias estancias y mosaicos de esta villa romana que, siglos después de su máximo esplendor, abre de nuevo sus puertas para disfrute de todos.

alt=

alt=

una rica colección

LA VILLA ROMANA conserva una rica colección  de mosaicos, del siglo IV y de influencia norteafricana, extendidos por toda la planta baja de la villa romana con composiciones realizadas por texelas muy pequeñas (de medio a un centímetro).

LA VILLA TIENE EN el centro un peristilo  de forma rectangular (22 por 41 metros), rodeado por columnas de perfil toscano y galerías de cuatro metros de anchura. Lo circundan más de treinta habitaciones de distintos tamaños y estructuras, muchas de ellas con cabecera semicircular.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 934

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia