sábado, 24 junio 2017
Síguenos en:
Síguenos en facebook
Síguenos en twitter
Se cerrará en segundos

Image

La Villa del Moncayo se plantea nuevos retos para seguir creciendo

La villa del Moncayo quiere seguir creciendo. Y hacer de la crisis, virtud.  Para ello, ha aprobado en pleno un plan especial  final de legislatura y ha lanzado una campaña promocional por cinco comunidades españolas, ofreciendo las ventajas del municipio y del propio polígono industrial Emiliano Revilla, quien capitanea este nuevo reto.

Image

Ólvega no ceja en su empeño de seguir creciendo, aún en tiempos de crisis económica generalizada. Y para ello, está trabajando para poner en marcha en unos casos, y materializar en realidades, en otros, hasta 16 proyectos contemplados en el Plan Especial Fin de Legislatura, aprobado este verano por unanimidad en el pleno.
El alcalde Gerardo Martínez apunta que lo que persiguen con estas nuevas iniciativas es consolidar el desarrollo industrial de Ólvega, facilitando el acceso a la vivienda a las personas que quieran asentarse en el municipio y completando el nivel de servicios sociales y culturales.
Ólvega sigue mirando a los 5.000 habitantes empadronados como su gran reto, una cifra que según Martínez y el propio portavoz socialista José Antonio Celorrio no debe obsesionar, aunque le reportaría más ingresos al municipio. “Vamos a luchar por conseguirlo”, apunta el alcalde.Image
La crisis económica también salpica a la villa del Moncayo, pero no hay tiempo para lamentaciones. En Ólvega, se nace ya llorado. Los momentos complicados son también de grandes oportunidades, según Martínez. El precedente lo tiene a mano. La marcha de Delphi fue aprovechada por Ólvega para diversificar su industria, de la mano de Emiliano Revilla, piedra angular de lo que está viviendo la villa del Moncayo en los últimos años.
 Ólvega sigue en marcha. Y quiere seguir sumando. Para ello ha lanzado una campaña promocional para captar nuevos inversores, que generen más empleo. “La campaña permitirá saber dónde estamos y adonde podemos llegar”, resalta Celorrio, quien apunta que es todavía pronto para realizar valoraciones.
Martínez reitera que Ólvega  tiene buena parte de sus servicios preparados para acoger un incremento de población. En la villa del Moncayo hacen su vida diariamente entre 4.200 a 4.400 personas, pero empadronadas están en torno a 3.800, un fenómeno que se repite en otros municipios. Medio millar de personas acuden diariamente a Ólvega a trabajar a los diferentes centros de producción, administraciones, centros de salud y colegios.
Ahora Ólvega aspira a seguir creciendo, sin prisas pero sin pausas, para redondear su población, aprovechando el potencial de su polígono industrial -que da empleo a más de 2.500 personas- y su estratégica ubicación en los futuros corredores de alta capacidad que conectarán Madrid con Pamplona y Portugal con Cataluña.

 

PROYECTOS

ÓLVEGA QUIERE seguir creciendo  y para ello confía en el impulso y desarrollo de su polígono industrial. Tiene en ejecución la quinta fase y se piensa ya en la sexta. Para consolidar esta iniciativa, el Ayuntamiento quiere instalar una nueva subestación eléctrica.
ENTRE LOS PROYECTOS planteados, el más novedoso es la instalación de una pérgola solar que suministre energía a las instalaciones deportivas actuales y proyectadas, entre ellas la piscina climatizada y el nuevo polideportivo y las piscinas de verano.
ÓLVEGA además quiere mejorar los accesos al municipio desde las carreteras de Almazán, de Soria y de Matalabreras, pavimentar sus calles y las de Muro y construir la plaza-parque en pleno centro de la villa del Moncayo. También se incluye en este Plan Especial Fin de Legislatura, aprobado por unanimidad en un pleno celebrado en agosto, construir el nuevo cuartel de la Guardia Civil -ya en marcha- así como la Casa de Cultura y la Juventud.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política