Lunes, 26 Febrero 2024
Buscar
Cubierto con nevadas
2.1 °C
El tiempo HOY

reportajes

En femenino

Un grupo de mujeres de la comarca del noreste soriano demuestran con iniciativas que se puede emprender en el medio rural de la provincia.

El medio rural también genera oportunidades para emprender. Lo están demostrando, con implicación e imaginación, trece mujeres en la comarca del Moncayo, de la mano de Proynerso.

Proynerso ha recogido en su folleto “Mujeres que miran al futuro” la experiencia emprendedora de trece mujeres de su ámbito de actuación, en el noreste de la provincia. Con algunas de ellas ha hablado El Mirón de Soria. La experiencia demuestra, según la gerente de Proynerso, Isabel Jiménez, que hay mujeres que quieren seguir vinculadas a sus pueblos y para ello montan sus propias microempresas. Las mujeres emprendedoras están convencidas que el pueblo por el que han apostado tiene más posibilidades. “Deciden implantarse en el medio rural como una alternativa, no con una connotación negativa”, resalta. Quedarse en un pueblo no tiene porque ser un drama. Hay que plantearlo, apunta, dentro del concepto de movilidad. “El pueblo necesita a la ciudad y la ciudad al pueblo”, resume.

La alcaldesa de Suellacabras y emprendedora, Feli Gómez, subraya la importancia de la implicación de las mujeres con el medio rural. De ellas, en su opinión, depende fijar población. “Si queremos evitar la despoblación en nuestros pueblos, tiene que fijarse a la mujer. Hay que mimarlas para que se queden”, reivindica. La vinculación a un determinado pueblo es lo que hace invertir a una mujer en su empresa. “Yo siempre digo que vivir en un pueblo es un privilegio”, resalta, quien lamenta que cuando se quiere hacer cualquier cosa, “en todos los sitios -por las administraciones- lo que reciben son muchas pegas”. Pero el cariño a lo más próximo rompe barreras.

alt=

mª angeles alonso. despacho de abogados
“Vivir en el medio rural ofrece muchas ventajas”

Terminó la carrera de Derecho, se colegió en 2010 y abrió su despacho de abogados en Ólvega porque quería “estar cerca” de su familia. Además, a su juicio, “vivir en el medio rural ofrece muchas ventajas”, donde hay una mayor calidad de vida. Cree que es un tópico que hay más dificultades para abrir una empresa en el medio rural. “Lo fundamental es cómo lo enfocas”, señala. El boca a boca ha sido la mejor campaña de promoción. María Ángeles Alonso, que espera su primer niño, cree que podrá conciliar mejor la vida laboral y familiar que si estuviera en una gran ciudad.

alt=

paula aparicio. hostal pico de los haces
“La gente del pueblo nos ha acogido muy bien”

Joven, se encontró sin salida laboral al terminar sus estudios. Y decidió dar el salto, y formarse, al sector hostelero, que siempre le había atraído.  Paula Aparicio remodeló con el apoyo familiar una casa en Santervás de la Sierra para convertirla en una casa rural accesible. “Cuesta empezar y la financiación”, reconoce. Y tuvo que dedicarle muchas horas para conseguir cobertura telefónica a través de satélite. Pero el esfuerzo, resalta, ha merecido la pena. Vascos y madrileños son sus principales clientes. “La gente del pueblo nos ha acogido muy bien”, apunta esta joven emprendedora.

alt=

MERCEDES BLANCO. LA BOTICA DE ALMAJANO
“Una mujer que abre un negocio, fija población”

Mercedes Blanco lleva ya casi tres lustros ejerciendo como farmacéutica en Almajano. La situación de las farmacias rurales, “horrorosa no, lo siguiente”, le llevó a ampliar su negocio y recurrió para ello a la red de redes. “Abrí una ventana al mundo”, apunta. La página web lleva funcionando año y medio. “He notado que mis ventas de Parafarmacia han aumentado”, resalta. Mercedes considera que la mujer en el medio rural es básica. “Una mujer que abre un negocio, fija población”, subraya esta mujer que  es un buen ejemplo de ello, tras trasladarse hace años desde la ciudad al pueblo.

alt=

mª PILAR ALTUARANA. ESPACIO DE ARTE
“Ágreda me pareció un sitio ideal”

Sin ninguna vinculación con Ágreda, esta bilbaína licenciada en Bellas Artes ha abierto un espacio de arte en la Villa de las Tres Culturas, “de forma azarosa”, tras ganar el premio de Pintura. “Me rondaba por la cabeza comprar algo para hacer lo que he hecho; me pareció un sitio ideal y me puse manos a las obras”, resalta.
A María Pilar Altuarana, que no estaba nada implicada con el medio rural -su vocación era antes entonces marinera-, le gusta cómo se implica más la gente, “su cercanía”. Ha recuperado para exponer su obra pictórica una casa antigua. “Estoy encantada”, reconoce.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 1141

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia