Viernes, 22 de Marzo de 2019
Buscar
Despejado
14 °C
El tiempo HOY

reportajes

El vino que expresa

De vendimia, con bodegas Castillejo

La ribera del Duero soriana está de vendimia. Para esta zona de la provincia de Soria, el vino es toda una cultura. Y también un modo de vida. Bodegas Castillejo es buen ejemplo. Sus vinos se han hecho un hueco en el competitivo mercado vinícola español. Tradición y modernidad se dan la mano en sus vides.

El vino que expresa

Bodegas Castillejo, que realizó su primera elaboración en octubre de 1999, se ha hecho un hueco en el competitivo mercado del mundo del vino, según subraya su director técnico, Jerónimo Contreras, que lleva tres décadas pisando la tierra que sustenta las vides enclavadas en Castillejo de Robledo, asentadas a 980 metros de altitud, entre la vega del Duero y el páramo.

La bodega terminará en el puente del Pilar la vendimia. Son dos semanas frenéticas donde está en juego todo un año de dedicación, esfuerzos e ilusiones. La cosecha de este año es más corta que la del año pasado, pero es buena en calidad y maduración.  “Y sobre todo, sana”, resalta.

TRADICIÓN Y MODERNIDAD
La viticultura en la ribera del Duero es parte de la idiosincrasia de sus habitantes. Para ellos, la bodega es un modo de vivir. En la vendimia se pone todos los años de manifiesto. Bodegas Castillejo ha sabido aunar la tradición en el cuidado de las vides y la modernidad, con el objetivo de sacarle a la uva su mayor rendimiento enológico. “Por eso miramos el grueso de la piel, catamos la uva, vemos si la pepita está o no madura”, explica Contreras. La bodega busca en sus caldos un equilibrio, entre acidez, color, polifenoles y otros parámetros que están en la uva, fundamentalmente en su piel. También es importante el momento en que se recoge la uva. En todo el término municipal de Castillejo de Robledo, hay 214 hectáreas dedicadas al vino. Bodegas Castillejo controla 138 hectáreas, con 220 cepas cada una. Son dos semanas de intenso trabajo en la recogida que terminará en el puente del Pilar. Pero después hay más trabajo en la bodega. Como muy pronto, avanza Contreras, la uva recogida esta campaña estará en el mercado a principios de 2018, ya que irá destinada a un crianza. Para conseguir esta calificación se necesitan dos años desde la añada (2017), más cuatro o cinco meses después en botella.

La denominación de origen Ribera del Duero controla todo el proceso, desde las propias parcelas donde comprueba que no hay un exceso de producción -ninguna puente tener más de 7.000 kilos de uva por hectárea-, hasta evitar las impurezas en la bodega cuando llegan en los remolques. El año pasado la producción fue de 900.000 kilogramos y esta temporada, según sus cálculos, estará un 30 por ciento por debajo.

El vino que expresa

caldos con números

BODEGAS CASTILLEJO factura en torno a 2,3 millones de euros anuales. En botellas, envasa un millón, aunque no todas son con su marca. Embotella también marca blanca para grandes superficies o distribuidores, donde utiliza vino de otras bodegas.

La variedad de uva que utiliza la bodega es tempranillo, muy adaptada a la altitud  (986 metros) y el clima de la zona, una plenillanura que sube de la vega del Duero. La amplitud térmica permite una uva con más color y mejor equilibrio en acidez.

La bodega hace tintos y un rosado, cien por cien de uva tinta. Dentro de los tintos, hay una gran variedad: joven, roble, crianza, reserva y expresión. Éste último es un vino especial -no se hace todos los años- en función de las calidades.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Se cerrará en segundos

Sección: reportaje

Subsección: reportaje

Id propio: 4468

Id del padre: 44

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política