Martes, 27 Febrero 2024
Buscar
Parcialmente nuboso
1 °C
El tiempo HOY

reportajes

Centro Europa

Image

El centro especial de empleo de Adisnerso cumple tres años facilitando la integración laboral de las personas con discapacidad psíquica en Ólvega

Ólvega no sólo está en vanguardia en desarrollo industrial en la provincia. También ha sido el primer municipio soriano en poner en marcha un Centro Especial de Empleo, de la mano de la Asociación de Discapacitados del Noreste de Soria (ADISNERSO) y de dos empresas del polígono industrial Emiliano Revilla; Remsa y Vestas. Tres años de gestión y muchas más satisfacciones.

 

Image

Image

Tras la estela del desarrollo industrial de Ólvega, materializado en el polígono industrial Emiliano Revilla, se puso en marcha hace ahora tres años una experiencia que ha facilitado en este tiempo la integración laboral y socialmente al colectivo de personas con discapacidad psíquica en la villa del Moncayo. En el edificio del Centro Europa, en la plaza de España, donde antaño estaba la Casa Consistorial, desde hace tres años es una pequeña factoría que da servicio a las empresas Remsa y Vestas, de la mano de ADISNERSO.
La iniciativa surgió del Ayuntamiento olvegueño, con la intención de ofrecer oportunidades de insertarse en el mercado laboral a las personas que tuvieran algún tipo de discapacidad, recuerda su alcalde Gerardo Martínez. Contactos con empresas asentadas en el polígono, cesión y adecuación de locales, compromiso de mantener los gastos de mantenimiento, ayudas económicas, reuniones con los padres, constitución de una asociación... Los trámites terminaron dando sus frutos. “Ahora se valen por sí mismos y generan recursos suficientes para tener un salario a final de mes y contribuir a los gastos de gestión”, resalta Martínez.

Image
Encantados en el trabajo
Irene Isla, presidenta de ADISNERSO y maestra del Centro Especial de Empleo, señala que la iniciativa les ha cambiado la vida a los diez trabajadores. “Ellos están encantados trabajando, no se despistan para nada. Vino una vez una notaria y el segundo día me dijo que se había quedado alucinada, porque no pensaba que estos chicos trabajarán así”, resalta. En el Centro Especial de Empleo trabajan para Remsa y Vestas. Son trabajos manuales, donde la paciencia y la habilidad son imprescindibles. Aunque tengan mentalidad de niños, el trabajo que desarrollan es de mayores. “Se ayudan entre ellos, tiene una relación buenísima”, apunta. De no ser por esta iniciativa, las personas con discapacidad estarían condenadas a estar en casa o dando vueltas sin hacer nada.
Por contra, desde hace tres años tienen un contrato laboral, un salario y un horario que cumplir, de siete de la mañana a tres de la tarde.
Image
Ánimo de cumplir
“Ellos a las seis y media de la mañana están ya en su puesto de trabajo. Y si ha hecho falta algún día quedarnos más, o en vacaciones ir algún rato para terminar algo, están y van encantados”, señala. Los padres también colaboran. Dos de ellos llevan el trabajo realizado hasta las empresas, en una camioneta donada por el empresario José Isla. “Estamos muy agradecidos al Ayuntamiento y a las empresas que nos dan trabajo”, resalta.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 840

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia