Martes, 27 Febrero 2024
Buscar
Parcialmente nuboso
1 °C
El tiempo HOY

reportajes

Adiós a los malos humos

Image

El Día Mundial sin Tabaco incide este año en el etiquetado de las cajetillas

Tabaco y salud son incompatibles; no hay ninguna duda.  El tabaco es la principal causa de mortalidad prevenible en las personas.  Dejar  el hábito es posible. Está a tiempo. Sólo tiene que consultar con su médico de familia o con la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer.

ImageMás de cinco millones de personas mueren cada año debido a los efectos del tabaco, según la OMS, que constata que el humo ambiental del tabaco daña a todo aquel que se expone a él.
En Castilla y León, los datos que maneja el Comisionado Regional para la Droga, alimentan la esperanza. En dos décadas, la proporción de fumadores ha descendido un 29 por ciento. En cualquier caso, en 2008, todavía había un 31 por ciento de los castellanos y leoneses que no eran capaces de dejar pasar un día sin encender un cigarrillo...
Pero es posible, como confirman el médico de familia José María Sierra y la psicooncóloga de la delegación soriana de la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer, Mónica García Nieto.
En el último año, entre un 15 a un 20 por ciento de los fumadores que han pasado por las consultas del Centro de Salud Soria Norte han dejado de fumar. “Es mucho”, confirma Sierra.  A la asociación acuden todos los años alrededor de 180 personas para realizar terapias y olvidarse de una vez de la nicotina.
Hay que saber que abandonar el hábito no es sólo cuestión de fuerza de voluntad, resalta Sierra. Hay que planificarlo. Y para ello es conveniente que el paciente (fumador) esté tranquilo y sereno, sin muchas alteraciones emocionales. Debe coger un bolígrafo y escribir por qué quiere dejar de fumar. No sirve la presión de la pareja o el entorno. “Tiene que haber un convencimiento previo de que el tabaco perjudica la salud y que en la balanza vence las contras. Es el momento de actuar”, explica Sierra.
“El problema es pasar del dicho al hecho, este paso es el que cuesta”, advierte.  En Soria Norte se actúa de dos maneras. Se estudia a cada paciente y junto con él el médico planifica cómo dejarlo. Se puede abandonar el hábito sin necesidad de fármacos, sólo con apoyo psicológico, “un factor siempre básico”.  O con fármacos como la terapia hormonal sustitutiva, los famosos parches de nicotina, cuyo tratamiento puede prolongarse hasta 16 semanas.
Tanto Sierra como García Nieto coinciden que el peligro son siempre las recaídas, con las que hay que contar. Las estadísticas constatan que, de media, el fumador abandona el hábito al tercer intento. Pero cuando lo consigue, mejora de forma considerable su calidad de vida y la de su entorno.

 

CUANDO UNO FUMA, FUMAMOS TODOS, LEMA DE LA CAMPAÑA

LA ASOCIACIÓN de Lucha contra el Cáncer instalará el viernes 29 de mayo una mesa informativa en la plaza de San Esteban, en Soria capital, para concienciar a la sociedad del lema de este año del Día Mundial Sin Tabaco, “cuando uno fuma, fumamos todos”.  El objetivo es sensibilizar a la población de la necesidad de extender la ley anti/tabaco a todos los espacios públicos cerrados.
LA REALIDAD  pone en evidencia que la ley anti-tabaco, tras el furor inicial, se ha diluido. En Soria, segun fuentes oficiales, no se ha puesto ninguna sanción desde que la ley entro en vigor. Para García Nieto resulta complicado que las personas denuncien cuando tienen que verse al día siguiente con el denunciado, por ejemplo en el trabajo o en un bar.
LA NORMATIVA,  para los médicos de familia como Sierra, ha resultado insuficiente. “En ciertos sitios no se debería permitir fumar como han hecho la mayoría de países europeos. Esa especie de quiero pero no puedo se ha producido solo en España”, señala Sierra, quien apunta que varias autonomías españolas quieren cambiar la legislación para que en los espacios comunes no se perjudique al no fumador.
LA MAYORIA de los fumadores que pasan por la consulta de Soria Norte reconocen que les gustaría abandonar el hábito. Si supera cinco fases, a la vuelta de un año, puede obtener la calificación de ex-fumador, “o fumador que no fuma”.
CUANDO EL FUMADOR deja el tabaco lo nota positivamente en su estado físico. Al poco tiempo, disminuye su riesgo cardiovascular, respira mejor y recupera el gusto en las comidas... “Cualquier cigarrillo menos que se fume, beneficia a la persona, aunque lo ideal es no fumar nada”, resume Sierra.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 405

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia