Martes, 27 Febrero 2024
Buscar
Muy nuboso
0.8 °C
El tiempo HOY

reportajes

A por setas

El micoturismo se convierte en un recurso económico en la comarca de Pinares, que organiza actividades gastronómicas y lúdicas

El micoturismo está al alza en la provincia.  Y especialmente en comarcas como la de Pinares, de tradición y bien ganada fama setera.  El micoturismo es un recurso económico indiscutible que necesita seguir avanzando en su regulación.

Los municipios de Pinares están volcados estos días de otoño en organizar actividades para aprovechar y difundir las bondades del recurso micológico que dan sus montes. San Leonardo de Yagüe ha dado el pistoletazo de salida con sus jornadas en el puente del Pilar y Navaleno le ha tomado el testigo. Este fin de semana celebra el primer concurso-degustación de tapas micológicas. Vinuesa concentrará sus actividades gastronómicas los dos primeros fines de semana de noviembre.

potencial bárbaro
Todos los representantes municipales de estas localidades coinciden en el potencial bárbaro, en palabras de la alcaldesa visontina Asunción Medrano, que tiene Pinares con el recurso micológico. “El otoño es más importante para los restaurantes que la temporada de verano, porque es un cliente de más poder adquisitivo y no tiene problemas para pagar un plato de cuarenta euros”, apunta el alcalde de Navaleno, Paulino Herrero.

El micoturismo atrae cada temporada más gente a Pinares. “Desestacionaliza mucho el turismo y alarga la temporada hasta el puente de la Constitución”, señala Medrano, quien espera que la Junta de Castilla y León cumpla con su compromiso de vigilar más los montes y a su vez reclama que se empieza a regular la compra-venta, de tal forma que se garantice la trazabilidad del producto micológico.

regulación
Es imprescindible profundizar en la regulación micológica iniciada por el proyecto Myas, según la directora del Centro Micológico de Navaleno, Luisa Abenza, quien confirma la creciente afluencia de visitantes a Pinares en busca de setas.  Madrid, Barcelona y Valencia son los principales lugares de procedencia y con un perfil bien heterogéneo, por lo general de clase media y con un interés no sólo gastronómico sino también medioambiental.  “Quieren ir al monte y ver setas, y por supuesto, comerlas”, apunta.
Los micoturistas echan en falta sobre todo más información en los montes regulados. Carteles y mapas que les permitan moverse por el monte sin extraviarse. No tienen información, por ejemplo, de las batidas cinegéticas. Otro problema, en su opinión, es que los micoturistas hacen caso a veces a la sabiduría popular, a la hora de recoger y degustar una seta, cuando sólo deben fiarse de los expertos.  “Como el autóctono les diga que eso se come, se lo creen y puede ser muy peligroso”, advierte, respaldada por casi una década de experiencia.

un recurso que multiplica

DIVERSOS ESTUDIOS (proyecto Myas, 2003) han avalado que las setas, en el ámbito del micoturismo, son capaces de generar hasta entre 7 y 9 veces su valor de mercado con la ventaja añadida de que estos ingresos repercuten directamente en las economías locales, según el trabajo sobre turismo micológico y desarrollo sostenible del medio rural de Soria, realizado por la profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, Emilia Martínez y el técnico del proyecto Myas RC, José Antonio Vega.

EL MICOTURISMO supone nuevas perspectivas de ingresos y empleo en el medio rural, según estos autores, y permiten fijar capital humano, pero también no está exento de conflictos tales como la amenaza de la sobreexplotación descontrolada del recurso para fines comerciales y las malas prácticas recolectoras que ponen en peligro la sostenibilidad de su explotación.

EL VALOR MEDIO generado por el recurso micológico medio en Castilla y León es de 65 millones de euros, de los que 25 millones los genera el sector servicios (alojamientos y gastronomía). De todo este valor, las rentas generadas a los recolectores por la comercialización de setas suponen un 20 por ciento del total, según datos de la Fundación Cesefor.

EL VALOR AÑADIDO por empresas de recolección alcanza un 40 por ciento del valor total y el valor añadido por el micoturismo, un porcentaje similar, según estas mismas fuentes. Los micoturistas acuden al monte buscando generalmente las setas de las que han oído hablar (boletus y níscalos, preferentemente).

LOS MICOTURISTAS, según el Centro Micológico de Navaleno, desconocen la gran variedad del aprovechamiento micológico, variedades como por ejemplo la conocida como gula de monte que es igualmente rica en el plato.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 1038

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia