Sábado, 13 de Agosto de 2022
Buscar
Despejado
18 °C
El tiempo HOY

El Moncayo

TRIBUNA / Al arroyito sin nombre de Noviercas

Ángel Coronado incide en este artículo de opinión en el papel de las confederaciones hidrográficas, en la regulación del posible asentamiento de una macrovaquería en Noviercas.

TRIBUNA / Al arroyito sin nombre de Noviercas

TRIBUNA / Al arroyito sin nombre de Noviercas 

Nunca tuve claro ni el cometido ni las competencias de las confederaciones hidrográficas de los grandes ríos hispanos, o mejor, hispano lusitanos de un lado, el occidental, e hispanos a secas por otro, el levantino. Son como grandes dinosaurios. Rugen y tienen colmillos como sables, pero solo los usan para coger a la Bella, extasiada, enmudecida.

La Bella en esta historia es la cosa pública. La Bestia es la privada. Pero si ustedes lo prefieren, puede ser al revés: La Bella es la cosa privada porque La Bestia es la otra, dado que las actuales confederaciones hidrográficas se sitúan, mira tú, entre lo público y lo privado, mira tú. (La Marea, enero/febrero 2022)  

Ahora sí. He podido saber que estas confederaciones son organismos públicos dependientes del MITECO encargadas de gestionar y administrar todo lo que pasa en materia de agua en sus respectivas cuencas, concesiones hidroeléctricas incluidas. Su origen se remonta a 1926, tiempos de la dictadura de Primo de Rivera, con la creación de la Confederación Sindical Hidrográfica del Ebro. Sobre el papel, la naturaleza jurídica de las confederaciones hidrográficas es autónoma. (La Marea, enero/febrero 2022) 

Pero ahora tampoco lo tengo claro, porque desde la dictadura de Primo de Rivera ya llovió todo lo que quiso (aunque no tanto). Eso lo primero. Lo segundo porque de lo que se dijo entonces se repite ahora (aunque más de lo que parece que digo se parece a diego). Lo tercero ya se ha dicho: las actuales confederaciones hidrológicas se sitúan actualmente entre lo público y lo privado. Y lo cuarto, aparte otras muchas cosas que de momento no vienen a cuento, porque hay muchos ríos que no son tan grandes como el Duero o el Ebro, pero que también deberían tener sus pequeñas confederacioncitas dependientes o afluentes de sus ríos madre a los que fluyen afluentes en calidad de tributarios. Me alegraría solicitar papeles, cuartillas que no folios, en la confederacioncita hidrográfica del Merdancho, del Rituerto, del Cidacos, y me gustaría ver la cara de la mini- confederacioncita del arroyo sin nombre tributario del Araviana, término municipal de Noviercas, cuando en la solicitud del señor de Odieta, origen Caparroso, se solicitase permiso para…, para que La Bestia (o La Bella) de Caparroso, para que la inmensidad del gorila King Kong, aplastando a la pobre Noviercas (La Bella) con su pata derecha, le pegase puñetazos en el moño a la cumbre del mismo Moncayo mientras con la otra pata destrozase a la no menos Bella, ni muchísimo menos sino acaso más, Ólvega, y así, ante la enmudecida España y Portugal, Europa y el mundo entero, una por una y hasta veintitrés mil y pico vacas, peludas manos, entre peludos pulgares y peludos índices, fuesen delicadamente depositadas aquí, a la vera de Noviercas La Bella, orinando y defecando todas al tiempo y manchando también, sin querer, las enormes y peludas pantorrillas y descomunales pies de La Bestia.

Me gustaría ver la cara de la mini-confederacioncita del arroyo sin nombre tributario del Araviana, puesta también, como todas ellas entre lo público y lo privado desde la dictadura de Primo de Rivera, que vete a saber la cara que pone. Me la imagino sin gafas, con la cara lavada y franca, tan pequeña, diminuta. Me gustaría ver su carita infantil.

Me gustaría charlar un rato con la confederación hidrográfica del Duero pero en la delegación de Oporto. Se lo merece. Señores, se trata de la cuarta macro granja mayor del mundo, señores. Creo que la tercera está en el Congo y en el Nilo la segunda. De la primera no tengo noticias pero la pongo en el Amazonas a no ser la del Mar de la Plata, Buenos Aires, Uruguay y nanay del Paraguay. Y la cuarta sería nuestra, en el arroyito sin nombre de Noviercas, la cuarta del mundo, la primera de Europa, la del arroyito sin nombre de Noviercas.

A la Confederación Hidrográfica del Duero pero en lo que se refiere a la delegación soriana, no hago caso. Todos lo sabemos todo sobre ella por la prensa y por las gafas, pero nadie sabe de la diminuta CHA (la del arroyito tributario del Araviana que tributa en el Rituerto hasta que llega al Duero como puede). Por eso digo que me gustaría ver la cara que pondría cuando La Bestia le soltase al Moncayo la paliza y a ella, sin nombre todavía, la bautizasen, que no sería precisamente con agua bendita, criatura.

Fdo: Ángel Coronado

 

 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: el-moncayo

Id propio: 62024

Id del padre: 10

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política