Jueves, 26 de Abril de 2018
Buscar
Despejado
21 °C
El tiempo en Soria

Comarca de Soria

La ermita de los Mártires, la otra historia de Garray

Garray no es sólo Numancia, por importante que sea el yacimiento arqueológico y su historia. Los visitantes tienen a mano este verano visitar su ermita de los Mártires.

La ermita de los Mártires, la otra historia de Garray

La ermita es una interesante muestra del románico tardío de la provincia.

Mediante el programa de apertura de monumentos en Castilla y León que la Junta de Castilla y León pone en marcha cada verano, la ermita permanecerá abierta del 1 de julio al 25 de septiembre, en horario de martes a domingo, de 11,00 a 14,00 y de 17,00 a 20,00 horas. (Más información en www.turismocastillayleon.com o en el teléfono 902 20 30 30).

En uno de los sillares exteriores del ábside está esculpido el año 1231 que bien pudiera corresponder con el de la terminación del templo.
Esta ermita fue ya estudiada en su día por Juan Antonio Gaya Nuño, e incluida en su magna obra «El románico de la provincia de Soria».
Existía, en este lugar una edificación anterior que desapareció derrumbada o quemada y cuyo único resto es una pila bautismal que se fecha en el siglo XI.
La ermita románica se dedicó en sus orígenes a San Miguel, y posteriormente a los Santos Nereo, Aquileo, Domitila y Pancracio, mártires de los primeros siglos del cristianismo, cuyas reliquias fueron traídas de Roma en el siglo XVIII.
La edificación no ha llegado a nosotros íntegra; primitivos son la cabecera y la puerta; los muros Norte y Sur son modernos pero sobre cimientos anteriores.
No así el muro Oeste, reedificado 1,30 metros más hacia el Este, acortando la nave y dejando visible la cimentación del muro primitivo.  
La planta del templo es interesante, porque una nave rectangular, sencilla y corta, con tres ábsides en la cabecera aunque el central sea desproporcionadamente grande, es algo tan raro que no puede relacionarse sino con muy pocos monumentos del románico español.
La sacristía, por otro lado, es un añadido posterior que se fecha en 1530; fue realizada por el cantero Pedro Vélez.
El ábside, de buena sillería, presenta al exterior ventanas saeteras y contrafuertes de medias columnas con capiteles de complicadas hojas y frutos. Es de destacar que la techumbre del ábside es la primitiva, de hiladas escalonadas de losas de pizarra oscura.

 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política