Lunes, 26 Febrero 2024
Buscar
Cubierto con nevadas
2.4 °C
El tiempo HOY

Pinares

La Barrosa recorre las calles de Abejar

La Barrosa, un viejo ritual de origen incierto protagonizado por dos mozos ataviados de manera singular y portando un armazón que emula a un toro, ha tomado de nuevo este sábado las calles de Abejar para escenificar el ciclo sagrado de la vida.

https://www.facebook.com/ElMironDeSoria/videos/1622575544880423

Los jóvenes Daniel Serini García y Adrián Gómez Teresa, que estudian en Madrid y cuyas madres son naturales de Abejar, se turnan durante la mañana y la tarde de este sábado para transportar la barrosa, un armazón de madera decorado con telas y lazos que simboliza una vaca.

“Es un orgullo enorme, porque lo hemos vivido toda la vida, lo hemos ido viendo en nuestra familia y mayores y ahora te toca a ti y es una ilusión”, ha señalado Adrián.

“Llevamos toda la semana sin dormir”, ha reconocido Daniel.

El recorrido les lleva por todas las casas abiertas en este municipio, que ha ido perdiendo población, como la mayor parte de la provincia, hasta situarse por debajo de los cuatrocientos vecinos empadronados.

Los barroseros, que así se llaman -mayor, el que porta la barrosa, que pesa 17 kilos; y acólito, el que le acompaña con el látigo y la cesta- han recogido en cada casa la propina o gallofa que servirá por la noche para una gran cena en la que participa todo el pueblo y en la que se asistirá al ritual de la muerte del bovido simulado.

La estructura de la barrosa, o fingida res vacuna, está construida por un armazón de madera de forma rectangular que sirve de soporte de una sábana blanca que lo cubre a modo de faldón, con los laterales engalanados con cintas de calores y en la parte trasera un apéndice a modo de rabo y ocultos media docena de cencerros.

El frontal lo preside un dibujo con tira negra del rostro del bóvido, que luce un vistoso cachirulo en la frente y le sobresalen unas astas auténticas injertadas.

Los barroseros, que eran hasta la supresión del servicio militar los mozos que entraban en quintas, son jóvenes de Abejar o vinculados a este pueblo conocido por ser la puerta de la comarca soriana de Pinares, que se visten con trajes blancos, fajín rojo, sombrero parecido al cordobés (aunque más pequeño) y polainas de cuero.

Jaime Teresa, que fue barrosero hace 43 años, ha señalado que la tradición sigue conservando su esencia en su desarrollo, salvo que hasta hace unos años se realizaba el martes de carnaval y ahora se realiza el sábado siguiente, para facilitar que los hijos del pueblo puedan acudir a la celebración y que los jóvenes puedan ejercer mejor el papel de barroseros.

“Mi hijo fue barrosero hace seis años y mi padre iba a ser barrosero pero su puso enfermo y tuvieron que operarlo cuando tenía 18 años. Pero iba a serlo. Es un orgullo para el pueblo. Quien ha sido barrosero lo recuerda toda la vida”, ha resaltado.

Los vecinos remiten todos a que esta fiesta, organizada por los mozos de la localidad, se hace "por tradición", aunque documentalmente no se ha podido poner una fecha concreta debido en gran parte al incendio sufrido en 1897 en el Ayuntamiento.

Lo que sí está escrito es que esta mascarada ha llamado en el tiempo la atención de antropólogos, arqueólogos e historiadores, entre ellos de Julio Caro Baroja quien relacionó la barrosa con otras vaquillas como las que se celebran en Atienza (Guadalajara), Rebollar (León), y Miraflores y Los Molinos(Madrid).

Todas esas tradiciones están conectadas con las kalendae romanas, por salir sus protagonistas disfrazados de "vitula" o "vetula" (ternera) o el estudioso soriano Antonio Ruiz Vega, quien identificó la barrosa con un rito de paso.

El Ayuntamiento de Abejar presentó en 1999 y 2003 la solicitud a la Junta de Castilla y León para que la barrosa fuese reconocida como fiesta de interés turístico regional, pero la petición ha sido desestimada en ambos casos por entender que los visitantes de la fiesta son mayoritariamente locales.

El exalcalde de Abejar, Javier Romero, ha manifestado que el pueblo seguirá manteniendo la tradición, lo que será más fácil tras el cambio de fecha al fin de semana, una decisión adoptada de forma mayoritaria por los vecinos, que así lo reflejaron en una consulta.

Superado el debate del cambio de fecha de la celebración de esta tradición, ahora se abre entre los vecinos de si las mujeres puedan participar más en esta tradición y ser protagonista también como barrosera.

En otro tiempo, según cuentan los vecinos de más edad, los barroseros tenían incluso costumbre de embestir por la calle a quienes no eran de su agrado y hasta se atrevían a sacar al cura a cornadas de la iglesia o irrumpir en un pleno del Consistorio local para acometer a los presentes sin que nadie pudiera rechistar. 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: Pinares

Id propio: 68827

Id del padre: 85

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia