Domingo, 05 de Diciembre de 2021
Buscar
El tiempo HOY

Medinaceli

ANPBA denuncia falta de revisión a toro jubilo

El presidente de ANPBA, Alfonso Chillerón, ha denunciado este jueves que, al contrario de lo que reflejaba la página web del Ayuntamiento de Medinaceli, al toro jubilo no le revisa ningún veterinario al término de este festejo tradicional.

ANPBA denuncia falta de revisión a toro jubilo


Chillerón, presidente de la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA), se dirigió hace quince días al Ayuntamiento de Medinaceli para solicitarle diferente documentación, entre ellas, el certificado veterinario del estado de toro de fuego después del festejo, con el objetivo de comprobar si el astado, "después de tantos sufrimientos y manipulaciones con fuego, no había sufrido daños, como se aseguraba la web del Ayuntamiento de Medinaceli".
Con los documentos solicitados, el Ayuntamiento medinense no incluyó el certificado del estado del toro de fuego de después del festejo y por ello, el presidente de ANPBA volvió a solicitarlo.
El alcalde de Medinaceli, Felipe Utrilla, le ha puntualizado que el certificado veterinario del examen de después de la celebración del Toro Jubilo no existe aunque se realizó en alguna ocasión, y por eso aparecía en la web del Ayuntamiento de Medinaceli, que ha modificada.
Chillerón ha constatado que más de una semana después de haberse realizado el "toro de fuego" de Medinaceli, aún seguía constando en la web del Ayuntamiento de Medinaceli la información "inexacta" de que "un veterinario examina al animal antes y después de la fiesta, certificando que no ha sufrido daños".
El presidente de ANPBA ha subrayado que ahora la web municipal dice la verdad, ya que ningún veterinario examina al "pobre animal después del sufrimiento que padece".
"Ningún acta veterinaria podría certificar ningún "buen estado" de un animal al que le atan los cuernos con una gruesa soga y tirando fuertemente de él una decena de hombres, empujándolo, forcejeando y tirándole del rabo, lo inmovilizan y le atan la cabeza a un mueco para ponerle en los cuernos uno artilugio con grandes bolas empapadas con un material altamente inflamable al que prenden fuego, mientras el animal muge desesperado y aterrorizado por el fuego que arde sobre su cabeza.
Chillerón ha recordado que la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid se pronunció en mayo de 2020 en una "histórica" sentencia que establecía que los animales utilizados como "toros de fuego" son sometidos a maltrato físico y anímico porque un animal huye del fuego por naturaleza, y, además les produce un mayor desconcierto al realizarse el festejo por la noche.
ANPBA viene trabajando, desde el siglo pasado, con todos los instrumentos legales, para que el "toro de fuego" de Medinaceli se recicle.
De hecho, el Ayuntamiento de Medinaceli fue sancionado por la Junta de Castilla y León por el "toro jubilo" de los años 2000 y 2001, en respuesta a las denuncias administrativas interpuestas por ANPBA cuando la Junta de Castilla y León aún no había blindado el espectáculo declarándolo "tradicional".
Estas resoluciones sancionadoras constan en los archivos de ANPBA como un logro y una mancha indeleble para el espectáculo, demostrativa de que, si este espectáculo de sufrimiento animal no estuviese blindado por la Administración, se habría acabado hace tiempo.
La legislación autonómica exige el sacrificio de todas las reses utilizadas en los espectáculos taurinos, pero sin embargo, y como excepción a esa norma, el artículo 5 de la Ordenanza Municipal del Ayuntamiento de Medinaceli establece que el Toro Jubilo, "siguiendo la costumbre secular, será indultado al finalizar el festejo".
En los documentos más antiguos que se conservan se deja siempre constancia de esta especial protección del animal.
Así, por ejemplo, en 1510, Juan de la Cerda, Duque de Medinaceli, autorizaba que se corriese el toro "como tienen por costumbre el día de la procesión y, como me es pedido, mando que ninguna ni alguna persona sea osada de matar el dicho toro y que, acabado de correr, los dichos vecinos lo dejen vivo y sin lesión alguna".
La tradición ininterrumpida hizo posible su declaración como Espectáculo Taurino Tradicional, permitiendo una ordenanza que exige el indulto del toro, según ha explicado el Ayuntamiento medinense.
Si se modificase la tradición, se perdería su catalogación especial y, por tanto, la posibilidad de indultar al toro, que debería ser sacrificado.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: medinaceli

Id propio: 55984

Id del padre: 10

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política