Viernes, 01 Marzo 2024
Buscar
Nubes dispersas
-1.4 °C
El tiempo HOY

sociedad

Declaración de la FAPE en la festividad del patrón de los periodistas

Se presenta un 2024 con citas electorales en distintos lugares del mundo sobre las que planea el fantasma de la desinformación, que ya ha caracterizado algunos comicios de pasado reciente, según ha advertido la FAPE en la festividad del patrón de los periodistas.

La desinformación se ha convertido en una lacra de nuestro tiempo que vulnera los códigos deontológicos y socava las democracias. Por eso, para los profesionales de la información, combatirla es un reto, pero también una oportunidad.

"Tenemos las armas más eficaces: la veracidad de los hechos, el rigor y la ética", ha subrayado en su declaración.

Con motivo de la festividad del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha subrayado lo que viene pregonando desde hace años y, al tiempo, reclamando a editores, medios y periodistas: la mejor fórmula para recuperar la confianza de la ciudadanía y derrotar a los adalides de la demagogia y la intoxicación es la apuesta firme por los principios que rigen la profesión periodística.

"Si la prensa no hace de muro de contención, los bulos y las mentiras crecerán sin freno y facilitarán la manipulación de la sociedad con fines espurios. Solo fortaleciendo la independencia y el control crítico de los poderes por parte de los medios, el periodismo cumplirá eficazmente su misión de servicio público, ofreciendo informaciones veraces, verificadas, contrastadas, contextualizadas y sujetas a las normas de nuestro Código Deontológico. Toda información que se aleje de estas premisas degrada la profesión y ofrece argumentos a aquellos que consideran la libertad de prensa como un obstáculo a suprimir", ha advertido.

La FAPE rechaza también la divulgación de discursos de odio a los que lleva la polarización política y a la que, desgraciadamente, también contribuyen medios, periodistas o activistas que se hacen pasar por periodistas.

Igualmente, ha denunciado los ataques al libre ejercicio del periodismo por considerarlos intolerables y ha exigido que se acabe con determinadas prácticas antidemocráticas, como los señalamientos a periodistas, el acoso online, la exclusión de medios y de periodistas de convocatorias, las ruedas de prensa sin preguntas, los intentos de imponer preguntas o de decidir quién es periodista y quién no. 

Estas restricciones, según ha subrayado la FAPE, atentan directamente contra la pluralidad de medios e impiden que los periodistas puedan garantizar plenamente el derecho constitucional del ciudadano a ser informado de forma veraz y rigurosa.

"Recordamos a los políticos y gobernantes que la tarea principal de los periodistas es preguntar, investigar y denunciar los abusos y que el pluralismo de los medios es una condición indispensable para el buen funcionamiento de las sociedades democráticas", ha recalcado.

En este contexto de desinformación, también es importante resaltar la necesidad de la alfabetización mediática como arma para luchar contra las mentiras y las noticias falsas.

En un mundo en el que los usuarios padecen de sobreinformación, apenas hay espacio para el análisis.

El Parlamento Europeo ha instado a incluir la alfabetización mediática como parte integrante de la educación a todos los niveles y la FAPE lleva años solicitando al Gobierno la implantación de una asignatura de educomunicación en el ciclo de Educación Secundaria Obligatoria, una materia fundamental para reducir el impacto de la desinformación entre los más jóvenes, a la que están expuestos, fundamentalmente, a través de redes sociales y a la que ahora se suma la Inteligencia Artificial, un avance tecnológico que, bien usado, aportará numerosos beneficios, pero también un peligro, que, en el sector de la información, es muy evidente: la suplantación y la difusión de informaciones falsas tendrán un nuevo soporte si no se le pone control.

Tampoco se olvida la FAPE de otro de los males que afecta a la profesión, la precariedad laboral.

En ese sentido, la FAPE ha señalado que seguirá denunciando esta situación y demandando a los editores que adopten medidas para mejorar las condiciones laborales y salariales y refuercen las redacciones avanzando en la mejora de las condiciones de trabajo de las compañeras y compañeros.

"Difícilmente se podrá hacer un periodismo de calidad si persiste esta situación. Una redacción fuerte estará siempre más capacitada para denunciar los excesos políticos y dar información de calidad. Asimismo, reclamamos el apoyo de las Administraciones para la contratación de profesionales de la información", ha resaltado.

La FAPE ha reivindicado que el ejercicio del periodismo siempre debe responder a criterios profesionales.

Los periodistas, como el resto de los ciudadanos, están sometidos a la ley y cualquier vulneración de derechos que se registre en una información puede llevarse a los tribunales.

Del mismo, y porque ha señalado que cree firmemente en la función del periodismo como servicio público, por lo que ha puesto a disposición de las instituciones, las empresas y los ciudadanos la posibilidad de recurrir a la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, ante cualquier comportamiento irregular de un profesional o medio de comunicación.

La  FAPE es la primera asociación profesional de periodistas de España con 49 asociaciones federadas y 16 vinculadas que en conjunto representan a  más de 17.000 asociados. Adscrita a la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: espana

Subsección: sociedad

Id propio: 77513

Id del padre: 140

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia