Lunes, 05 de Diciembre de 2022
Buscar
Cubierto con lluvia
6 °C
El tiempo HOY

Castilla y León

UGT advierte de incremento de problemas de salud mental

UGT ha advertido que la pandemia ha incrementado los problemas de salud mental en el ámbito laboral, sobre todo en las mujeres.

UGT advierte de incremento de problemas de salud mental

Para UGT, “las consecuencias negativas de la pandemia han incrementado y profundizado los problemas relacionados con los trastornos depresivos y la salud mental en general”.

Así lo avalan los estudios nacionales e internacionales que se han llevado a cabo al respecto.

De hecho, los casos de depresión y los trastornos de ansiedad en el mundo han aumentado un 28 por ciento y un 26 por ciento, respectivamente durante la pandemia.

Los grupos de población más afectados han sido las mujeres y la población joven, según los resultados aportados.

Y, de acuerdo con la Secretaría de Políticas Sociales e Igualdad de la organización sindical y la Secretaria de Salud Laboral de UGT Castilla y León, Mª Fe Muñiz Queipo, “se trata de grupos más sensibles y vulnerables, ahora mismo, frente a contextos de incertidumbre que se están produciendo en todos los ámbitos debido a escenarios marcados por los continuos repuntes de contagios, así como a la percepción de un futuro incierto y de profundas y rápidas transformaciones, especialmente en el ámbito laboral, a las que es difícil seguir y adaptarse”.

Y es que, según UGT, los datos son claros: La prevalencia de la depresión, trastorno mental de causalidad multifactorial, duplica en mujeres a la de hombres (7,1% frente a 3,5%), y en los cuadros de depresión grave la diferencia es aún mayor: por cada caso grave en hombres hay 3,5 en mujeres (Datos INE-EES-2020).

En Castilla y León los datos indican diferencias aún mayores: para las mujeres asciende al 14,4 por ciento frente a la de los hombres que se sitúa en el 5 por ciento.

Por eso, en el Día Mundial de la Depresión, la Secretaria de Políticas Sociales e Igualdad de UGT Castilla y León, Victoria Zumalacárregui, ha recordado los datos aportados por la OMS porque “la depresión, unida a los cuadros de ansiedad, son un problema de salud mental que afecta a millones de personas en el mundo y se considera primera causa mundial de discapacidad en el caso de la mujer”.

Es más, en palabras de la secretaria de igualdad de UGTCYL, “afecta a la capacidad para desarrollar plenamente la vida personal y laboral de forma claramente diferencial porque, cuando es recurrente y de intensidad moderada a grave, puede causar gran sufrimiento e incluso conducir al suicidio”. Unión General de Trabajadoras y Trabajadores C/ Gamazo, 13– 47004 Valladolid

 Trastornos depresivos

Para Zumalacárregui, la segregación de género en el ámbito laboral es un elemento clave para explicar la aparición de trastornos depresivos de forma diferencial en trabajadoras y trabajadores, cuando los factores laborales forman parte importante de las causas que los originan.

La distribución desigual vertical y horizontal en función del género conlleva la exposición a diferentes riesgos laborales y por lo tanto consecuencias diferenciales sobre la salud, en función de esa segregación.

Así, UGT ha explicado que, en el ámbito laboral, puede observarse que hombres y mujeres se distribuyen de forma desigual en ocupaciones y sectores, estando expuestos por tanto a perfiles de riesgo derivados de condiciones distintas de trabajo en cada uno de ellos. Por tanto, para el sindicato, las consecuencias de la exposición a estos riesgos de naturaleza diferente provoca que en el caso de los hombres sean predominantes los accidentes y, en de las mujeres el desgaste físico y psicológico, puesto que “ellos se accidentan y ellas se desgastan”.

En el caso de las mujeres trabajadoras encontramos que la doble carga de trabajo (laboral y familiar) repercute de forma directa en el deterioro de la salud.

De igual manera, la situación de mayor precariedad, incertidumbre y/o dificultades del mercado laboral a las que se enfrentan las mujeres, impactan de forma determinante en su estado físico y psicológico.

En la misma línea, según UGT, “el acoso sexual o la discriminación por razón de sexo en el trabajo suponen riesgos a los que muchas mujeres se ven expuestas y que impactan de forma sumamente negativa en su salud, especialmente en su salud mental y en una de sus afecciones más comunes (la depresión y los trastornos de ansiedad) cuyos procesos pueden derivar en cuadros graves, muy incapacitantes”.

Así, un claro ejemplo de cómo el trabajo puede afectar de forma negativa a la salud mental, concretamente con la aparición de trastornos depresivos, lo encontramos en sectores muy feminizados como el sanitario, el socio sanitario o el comercio, que sufren tasas de depresión y ansiedad mayores a las del resto de la población debido en gran medida a las situaciones que han vivido en su entorno laboral provocadas por la pandemia.

Dado que las condiciones laborales son una de las causas que afectan a la salud mental, las condiciones laborales de los sectores más fenimizados constituyen riesgos claros que influyen directamente en la probabilidad de padecer estas enfermedades y existe una diferencia significativa entre mujeres y hombres a padecerla.

Según los datos, la aplicación transversal de la perspectiva de género en la intervención preventiva redundará en una protección más efectiva de las trabajadoras.

Para la organización sindical, es preciso tener en cuenta que las desigualdades pueden afectar a la salud y la seguridad de las mujeres en el trabajo e influir en su productividad. Si se quiere mejorar la aptitud para la ocupación y la calidad de la vida profesional, es necesario progresar en el ámbito de la igualdad de género y tener más en cuenta los aspectos de salud y seguridad específicos de las mujeres.

Es más, en palabras de la Secretaria de Salud Laboral de UGT CyL, Mª Fé Muñiz Queipo, “los factores psicosociales desempeñan un papel importante como variables de riesgo o moduladoras en el desarrollo de este trastorno. De ahí que sea necesario desarrollar medidas y programas para evitar y gestionar eficazmente estos riesgos psicosociales en las empresas”.

Por todo ello, para UGT, “emprender acciones para modificar o eliminar las fuentes de estrés (es decir, los riesgos psicosociales) inherentes al lugar de trabajo y al entorno de trabajo, reduce su efecto negativo sobre la persona trabajadora y favorece entornos laborales más saludables y competitivos.

“Avanzar hacia la efectividad y eficacia de las medidas de prevención de riesgos laborales, incorporando la perspectiva de género, nos permitirá dar un paso muy importante para mejorar las condiciones de trabajo, pero también resultará ser un paso muy importante para alcanzar la igualdad de oportunidades de todas las personas trabajadoras, también en Salud mental” ha sentenciado Zumalacárregui.

 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: cyl

Subsección: castilla-y-leon

Id propio: 57314

Id del padre: 96

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia