Sábado, 13 Abril 2024
Buscar
Despejado
19.4 °C
El tiempo HOY

Soria

Acosta y Rodríguez, un testimonio sindical de lucha contra la dictadura

Comisiones Obreras de Soria ha escuchado el testimonio de dos sindicalistas que lucharon contra la dictadura y que sufrieron la represión del régimen franquista, incluida la cárcel de Carabanchel.

Un pedazo de historia de España se ha recordado este viernes en Soria, de la mano de Comisiones Obreras y la fundación Pereda, con el documental “1001, la lucha que alumbró  la democracia” y la presencia de dos de los sindicalistas protagonistas.

Francisco Acosta y Luz María Rodríguez, históricos de Comisiones Obreras y protagonistas del documental, han acompañado en la proyección del documental en Cines Mercado y han despejado dudas de los militantes del sindicato, en una proyección producida de la mano de RTVE y que ha prolongado durante 45 minutos.

Acosta y Rodríguez, matrimonio, ha recordado el papel que jugaron los sindicalistas en la represión de la última etapa del franquismo, en los primeros años de los 70 del pasado siglo

Han pasado medio siglo, cincuenta años, y Acosta sigue recordando este episodio, aunque ahora hayan cambiado las circunstancias.

“Mi mayor satisfacción es el marco que había cuando a nosotros nos detienen y el que tenemos ahora, aunque no estemos en el paraíso”, ha subrayado.

Acosta ha señalado que todos los sindicalistas del mundo estarán satisfechos de los “pasitos” que se han dado. “Pasos cortos y procurar no ir para atrás”, ha señalado.

Acosta ha señalado que miles de sindicalistas fueron despedidos de sus trabajos y pasaron por las cárceles, pero “aquella energía sirvió para que hoy estemos en un sindicato como Comisiones Obreras, que es la primera fuerza sindical del país y que tiene una influencia social, junto a la UGT, decisiva para defender el mundo del trabajo”.

Para Acosta, el trabajo es el centro vital de cualquier sociedad moderna y desarrollada y “sin los trabajadores no habría nada y con los trabajadores hay riqueza y productividad y bienestar”.

Para el sindicalista, el trabajador ha tenido una aportación fundamental en el estado del bienestar.

Acosta ha recordado que se implicó en la lucha del sindicato por su condición de trabajador. Se incorporó al trabajo, como tantos españoles de hace medio siglo, con apenas 14 años, de mecánico y en otras tareas en la empresa municipal de transporte de Sevilla.

“En aquella época, salarios de miseria, jornadas agotadoras.. Coincido con dos o tres compañeros, ya habíamos oído hablar de las huelgas de Asturias, de que en Madrid también aunque no salía en la prensa… Y en Sevilla también había empezado un núcleo alrededor de los trabajadores del metal, los del transporte nos incorporamos”, ha recordado.

Su abuelo fue un destacado dirigente de UGT y CNT. Fue concejal por el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, por el partido Izquierda Republicana y fue fusilado en 1936 como la mayoría de la corporación.

En su casa, a través de su madre, Acosta escuchaba de vez en cuando este episodio, que le marcó su conciencia, ya siendo niño. “Forjó un poco al sindicalista que sería en el futuro”, ha resaltado.

Acosta ha señalado que el régimen franquista impuso a los sindicalistas la mayor condena que se podía hacer a diez sindicalistas por una reunión, “lo que creo tan revuelto que se les volvió en contra”.

“Nos aplicaron condenas como si fuéramos terroristas”, ha resaltado.

Solamente cuando se rebajó la tensión en 1975, el Tribunal Supremo rebajó las condenas y Acosta, junto con otros compañeros sindicalistas, pudieron salir en libertad. Meses después, con la muerte de Franco, el primer indulto que concedió el rey Juan Carlos I fue para los presos del 1001 y luego llegaría después la gran amnistía, que daría paso al primer Parlamento democrático español.

“La dictadura no murió con Franco. Yo fui detenido tres veces, en 1976, por estar en asambleas de trabajadores. Duró prácticamente hasta que se convocaron las elecciones. Fuimos legalizados más tarde que los partidos políticos”, ha recordado.

Acosta ha señalado que el tribunal de orden público se clausuró en 1977, poco antes de las elecciones políticas del 15 de junio, que abrió el camino al sistema democrático actual.

“Hemos ganado muchas cosas. Y me alegro mucho. La cuestión sindical es como la vida: siempre tienes que estar reivindicando algo. Porque los empresarios buscan sus intereses como clase, pero nosotros tenemos que defender los nuestros. Nosotros aportamos la riqueza a este país y queremos un trozo de la riqueza, no solamente el salario”, ha reivindicado.

Luz María Rodríguez también vivió en primera persona, como sindicalista, aquella época.

Dio el paso para implicarse en el sindicalismo en la etapa franquista porque solo hay una alternativa. “Podías hacer dos cosas: inhibirte de todo lo que veías, o complicarte la vida”, ha resumido.

Rodríguez ha señalado que conoció, cuando tenía 16 años, a Acosta, que le propuso, junto a Fernando Soto, otro de los sindicalistas implicados en el proceso 1001, incorporarse a una labor de elaboración de propaganda, “en este caso de un periódico, que era el boletín de Comisiones Obreras de Sevilla, el Örgano”.

“Ellos fueron los que me inocularon el virus del antifranquismo y de la lucha por la libertad”, ha reconocido.

Rodríguez ha considerado que a pesar del tiempo transcurrido, medio siglo, no se han perdido los valores que existían, aunque ha señalado que no todo el mundo era consciente hace cincuenta años de lo que pasaba, “porque si lo hubiera sido, no hubiera durado la dictadura lo que duro, ni nosotros hubiéramos pasado por lo que tuvimos que pasar”.

En este sentido ha recordado que tuvo que irse de su casa porque decretaron un estado de excepción que duró seis meses y en los que se detuvo a un centenar de compañeros sindicalistas.

“CC.OO. no era clandestina, era ilegal. Los hombres y las mujeres de CC.OO. todo el mundo los conocía en sus empresas y sabían quiénes eran. Y por eso les elegían incluso dentro de las elecciones de lo que era entonces el sindicato vertical”, ha señalado.

Rodríguez ha asegurado que hubo compañeros a las que marcaron de por vida, por la represión.

 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 78478

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia