Martes, 27 Febrero 2024
Buscar
Muy nuboso
0.8 °C
El tiempo HOY

reportajes

NUMANCIA... y buenos alimentos

Image

La dieta de los numantinos era rica en componentes vegetales,  con un peso importante de los frutos secos, y pobre en proteínas animales

Keltiberoi, la semana celtibérica en Garray, llega a su quinta edición.  Y como en años anteriores, la gastronomía será uno de sus platos fuertes.  Los numantinos sabían ciertamente lo que comían.

Image

Si se contextualiza en su época, se puede decir sin temor a equivocarse que los celtíberos estaban bien alimentados. Su dieta era puramente natural. Aprovechaban los recursos, sin ninguna manipulación, que les daba el entorno físico, según recuerda el director del plan director del yacimiento arqueológico de Numancia, Alfredo Jimeno.
Los análisis de los restos humanos de la necrópolis de Numancia señalan que la dieta de los numantinos era rica en componentes vegetales, con un peso importante de los frutos secos y pobre en proteínas animales. Molían el trigo y las bellotas en los molinos de mano para obtener la harina con la que hacían el pan y cocinaban las gachas, junto con grasa de animal. La carne y el pescado, en especial la trucha -representada en las cerámicas numantinas-, se conservaban secos por medio del ahumado y la salazón.

Un producto digno
Las jornadas gastronómicas celtibéricas han conseguido el refrendo del público en las ediciones anteriores. “Se pueden hacer platos realmente exquisitos, de la mano de la imaginación y creatividad de los cocineros”, asegura Alberto Santamaría, presidente de la asociación cultural Tierraquemada. Jimeno entiende que habría que empezar a experimentar y apunta la posibilidad de crear algún tipo de bebida con la bellota como base. El director de la FCCR, Juan Manuel Ruiz Liso, apoya la iniciativa y señala que se podría hacer una leche de bellota que “fresca/fría” pudiera equipararse a la horchata valenciana.

El vino de los mercaderes
Los textos clásicos revelan que los numantinos compraban vino a los mercaderes que remontaban el Duero, aunque su bebida preferida era la denominada “caelia”,  una especie de cerveza más agría que la consumida en la actualidad. La miel -no conocían el azúcar- la utilizaban para edulcorar los alimentos.

 

un placer en su mesa

LAS JORNADAS GASTRONÓMICAS, en el restaurante  Goyo,  son uno de los platos fuertes de la nueva edición de Keltiberoi, que comenzará este fin de semana. Quien quiera saber lo que comían los numantinos, con la imaginación de hoy, sólo tiene que reservar mesa (teléfono: 975 25 20 07) para el sábado -comida y cena- o el domingo -comida-.
EL MENÚ DEGUSTACIÓN SE COMPONE de un entrante de bienvenida, la caelia, una ensalada, seguido de dos aperitivos, un primer plato, otro de pescado, otro de carne de caza menor, otro de caza mayor y dos postres. Las novedades están garantizadas.
LAS JORNADAS HAN TENIDO siempre acogida. El restaurante, fiel al rigor histórico, sólo utiliza productos que consumieron los numantinos, según Sonia Almajano, responsable de la cocina en las jornadas. “Es una manera distinta de comer. Y a la gente le gusta”, apunta.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 612

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia