Lunes, 24 Junio 2024
Buscar
Despejado
26.9 °C
El tiempo HOY

Provincia

TRIBUNA / Soria, el porcino estratégica industria 

Saturio Hernández de Marco defiende en este artículo de opinión el sector porcino en la provincia, frente ataques de personas que viven en un mundo ideal. El sector, resalta, fija población.

TRIBUNA / Soria, el porcino estratégica industria 

Es importante señalar la innecesaria presencia de cultureta y/o culturetas para que las cosas funcionen en el ejercicio de actividades e industrias que hagan vivible y expansiva, en la medida de lo posible, la presencia de Soria en la sociedad general, no en nuestra pequeña y mundana y muy rutinaria situación en que se observa o puede observar uno a sí mismo, y a esos efectos el que existan en Soria diez o veinte empresas o las que sean relevantes para acreditar, lo mejor posible, nuestra incidencia tanto en la Comunidad Autónoma, como en la nación.

En este momento puede ser de importancia hablar de eso, aunque parezca que es algo alejado a la realidad, pero no lo es, porque todos sabemos o deberíamos saber que sólo asentando población se seguirá haciendo lo positivo y de futuro.

Hace unos comentarios, se quejaba, y un tanto melifluamente -como si le supiera malo o eso fuera negativo-, un comentarista de manera simplista que cómo no va a ser relevante en Soria el porcino, si una de las empresas cabecera es Copiso y más de 75 por ciento de empresas son del sector porcino.

Pero hay que superar esas situaciones, y hay que saltar por encima de los que se creen que las actividades en una provincia tienen que estar supeditadas a que lejos de Soria tomen el zumo de manera tranquila y “oliendo a jazmines”, porque si estuvieran en municipios con granjas, olería, y a eso ha reaccionado con especial brillantez y cuidada prosa Félix Villalba en el Heraldo de Soria, referencia ya citada por quien escribe en este momento.

Frente a los que dicen que no puede existir actividades económicas en lugares de “especial” belleza o de “especial” importancia, [porque eso, si existiera, “huele”, -claro se estropea el sabor del zumo de naranja de esos intelectuales de la subvenciones incontroladas, porque se han gastado dinero, “siempre un poquito”, como los que hacen o dicen que hacen alegaciones de 100 folios sobre el Cerro de los Moros o gastan su tiempo en “preguntitas” que, claro, no responden, (y les sabe malo que no les respondan como si tuvieran un derecho incondicionado a la respuesta), esos titulares de un poder público que están para lo que sea, pero no para responder preguntitas, todo eso ciertamente sin defender en derecho que en el Cerro no se edifique-], hay que señalar que todo es compatible y lo debe ser para el bien de la pluralidad, y ya hemos citado, y, abundantemente, a Félix Villalba, Heraldo de Soria 4-3-2023.

En la legislación la producción y actividad de porcino ibérico se configura como un mercado estratégico y de alto valor añadido para nuestro país, y para Soria, que se caracteriza por una serie de particularidades que la diferencian de otros sectores ganaderos.

Por el lado de la oferta, es un sector con varios mercados diferentes, en función del tipo de alimentación y manejo y de la pureza racial de los animales, con una producción con un marcado carácter estacional en alguno de estos submercados, fundamentalmente en el cerdo de bellota.

Además, una parte muy importante del consumo se realiza en el canal de la restauración y la hostelería, y con un porcentaje significativo del consumo vinculado al turismo, actividades económicas que quedaron totalmente paralizadas por la actual crisis sanitaria de la COVID-19, mediante el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Además, se considera uno de los sectores más vulnerables a cualquier crisis económica, por la caída del consumo ante cualquier caída del poder adquisitivo, e incluso ante cualquier mínima incertidumbre económica, puesto que se trata de un producto de relativo alto valor, en especial los elaborados, elástico por el lado de la demanda y con alternativas más económicas en el mercado. Por otra parte, los productos más importantes de este sector, los curados, tienen un proceso de elaboración muy largo hasta su comercialización, por lo que, en situaciones de incertidumbre económica como la que estamos viviendo, la industria es más reticente que en otros sectores a realizar inversiones económicas que van a tardar años en poder recuperar.

Con la declaración del estado de alarma y el establecimiento de medidas para contener la propagación del COVID-19, se estableció el cierre de establecimientos de hostelería y restauración, al mismo tiempo que se prohibieron concentraciones de personas y, en consecuencia, las celebraciones. Es en este canal (el de la restauración y la hostelería) al que se destina la gran mayoría de los productos elaborados del sector porcino ibérico, por lo que la demanda de estos productos y, en consecuencia, de estos animales, se ha desplomado.

A estas pérdidas hay que sumar los impagos y las devoluciones de producto ya servido al mencionado canal HORECA, que muchos productores están sufriendo desde el cierre inicial de los mismos, el pasado 14 de marzo. Además, esta situación podría agravarse por la caída de la renta que se presume en los próximos meses, con el consiguiente descenso del consumo, así como por la caída del turismo, tanto nacional como internacional.

La presentación de excedentes en los almacenes por el exceso de oferta y, sobre todo, la importante caída de la demanda, han originado una enorme presión sobre los precios de los animales y de la carne, con varias semanas de fuertes cotizaciones a la baja. En solo dos meses, las cotizaciones en las distintas lonjas de ibérico han llegado a caer en torno a un 40 por ciento, tanto para el cebo intensivo como para el cebado de campo y, por primera vez en muchos años, el precio del cerdo ibérico se ha situado por debajo del precio del cerdo blanco.

Ante esta complicada situación de mercado, que genera una ausencia de demanda, se hace imprescindible que desde el eslabón productor se trabaje en una reestructuración sectorial, que en primer lugar pase por facilitar la salida de animales de las explotaciones con destino al sacrificio, en aras de reequilibrar la situación de mercado de un sector que está seriamente comprometido desde la declaración del estado de alarma y que aporta una serie de beneficios innegables en muchas zonas del país, tanto desde la cohesión territorial como frente al reto demográfico y la redistribución de la renta nacional.

Y así es necesario instrumentar de manera urgente una medida de apoyo directo que mejore las condiciones económicas de las explotaciones, seriamente amenazadas desde las vicisitudes pasadas y por cuestiones nuevas que se refieren o vienen articuladas por los que entienden declaración del estado de alarma en nuestro país, minimizando los efectos que la saturación actual del mercado del cerdo ibérico pueda tener sobre el sector ibérico en general y, en particular, sobre la próxima montanera, permitiendo el reequilibrio de las condiciones de mercado en el sector.

Es decir, se ha de potenciar por la Junta con medidas concretas y palpables, y lo menos burocráticas posibles, -con el control preciso de destino finalista de los dineros y ayudas-, pues las explotaciones tienen que sobrevivir y no estar renqueantes por las dificultades de todo tipo expuestas e impuestas por “culturetas” que “no saben más allá que de su zumo por las mañanas y que el ambiente sea puro” y no haya nada que les moleste en su visión idealista de lo que debiera ser para la plebe.

Plebe que no son ellos, por “ser y creerse una raza superior”. Y eso sí con ternera en el plato del mediodía y el buen vino, porque los demás, según ellos, están para usar y comer -sólo un poquito- el cerdo a más precio que la ternera de Ávila o de Irlanda

Como esto se quiere que sea implantado, no hay más que dar la razón a Félix Villalba sobre la implantación de granjas y ganadería, que es la única forma de asentamiento real de la población.

Y a ver si se habla de lo concreto y de lo que se precisa, porque generalidades -infraestructuras, medicina, servicios, etc.- sabemos decirlas todos, y señalar su importancia que es mucha, pero lo concreto y positivo para el futuro no, por lo que se ha de potenciar posibilidades de muy diverso género para que se asienten y sean efectivas.

Y no se nos diga que somos contrarios a algo, por ser sólo contrarios a que la población en Soria no crezca.

Fdo: Saturio Hernández de Marco

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: Provincia

Id propio: 71291

Id del padre: 112

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia