Lunes, 26 Febrero 2024
Buscar
Cubierto con nevadas
2.4 °C
El tiempo HOY

reportajes

El sucesor de San Ignacio

Almazán y la Compañía de Jesús resaltan al Padre Diego Laínez en el V Centenario de su nacimiento

Almazán ha abierto los actos conmemorativos del V centenario  del nacimiento de su hijo más universal: el padre Diego Laínez, una figura tan decisiva como desconocida en la fundación de la Compañía de Jesús. Hasta octubre, diferentes actividades resaltarán su vida y obra.

El Ayuntamiento de Almazán, en colaboración con la Compañía de Jesús, ha abierto el 21 de abril en la iglesia de San Pedro con una misa presidida por el obispo de Osma-Soria, Gerardo Melgar, y el descubrimiento de una placa conmemorativa del V nacimiento de Laínez en Almazán, en lo que hoy es el colegio que lleva su nombre y que coincide con el lugar donde se encontraba su casa natal, los actos conmemorativos del adnamantino más universal, que, según resalta el alcalde de Almazán, José Antonio de Miguel, se caracterizó siempre por su humildad y por sus labores destacadas como predicador y teólogo en el Concilio de Trento.
El programa incluye un ciclo de conferencias en las que se explicará la importancia histórica de Laínez. El cronista oficial de Almazán, José Ángel Márquez, recordará el 26 de mayo, en el aula de cultura “San Vicente”, cómo era la villa adnamantina en tiempos de Laínez, en los primeros años del siglo XVI. El profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Martín Galán, recordará el 18 de agosto a la familia seguntino-atencina del padre Laínez, mientras que José García de Castro, profesor de la Universidad Pontificia Comillas-Madrid, recuperará el valor de Laínez como jesuita, teólogo y humanista.
Además se organizará una exposición en la iglesia de Nuestra Señora de Campanario, titulada “Diego Laínez, un humanista de Almazán en Trento”. La clausura de los actos conmemorativos en Almazán se ha fijado para el 7 de octubre, con una serie de actos, aunque será el 21 del mismo mes, en Madrid, en la parroquia “Francisco de Borja” (calle Serrano, 104), cuando se cerrará oficialmente la programación, con una ofrenda floral ante los restos de Laínez, que descansan es el templo de la residencia de los jesuitas en Madrid, después de mil peripecias.

A LA LUZ
El profesor García de Castro, director del comité organizador de los actos conmemorativos del V centenario del nacimiento de Laínez en Almazán, considera que la fecha es una oportunidad para “sacar a la luz y recuperar las grandes aportaciones de Diego Laínez”, una persona que, por circunstancias,  según reconoce, quedó ensombrecido entre dos grandes personajes, San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja. “Castellano hasta la médula, ciudadano de Almazán que una vez que abandona España desde Alcalá de Henares para ir a París, no vuelve a pisar su tierra natal, un religioso reconocido, un teólogo insigne, un hombre de horizontes abiertos que supo en la conflictiva y convulsa Europa del siglo XVI realizar un gran servicio”, destaca. La familia de Laínez, de origen judío y convertida al catolicismo, formaba parte de la clase media de la época que estaba al servicio de la casa condal, la familia Hurtado de Mendoza. Laínez era el mayor de siete hermanos.

alt=

laínez, un humanista en trento

“A NINGUNO DEBE más la Compañía de Jesús,  que a Diego Laínez”, fue la frase más elogiosa salida de la prudente boca de San Ignacio de Loyola.
 
SIGLOS DESPUÉS, esta aseveración fue rubricada por la  pluma de Menéndez Pelayo en su “Ciencia Española”, al decir que “es la gloria de la Compañía de Jesús, después de su fundador”.
LAÍNEZ ha pasado a la historia como el artífice  y la columna base de la Compañía de Jesús. El padre dominico Ambrosio Politi dijo de él “que el voto de Laínez era el primero del Concilio de Trento”.

EL PADRE EUSEBIO Nieremberg  destacó que “despreció muchas veces la mitra de obispo, la púrpura de cardenal y la tiara de Pontífice”.
EL CENTRO DE ESTUDIOS Sorianos (CES), le dedicó en 1965 un número especial en su revista Celtiberia a Laínez, con motivo del IV centenario de su muerte.

EL PADRE FLORENTINO Zamora Lucas recuperó el librito publicado en 1906 por el párroco de San Pedro de Almazán, Manuel Alonso Palacín, en el que se dan apuntes de la familia y la casa solar de Laínez.

JOSÉ ANTONIO PÉREZ-RIOJA realizaba un ensayo bibliográfico de Laínez que, en 16 meses que duró el Concilio, despachó 2.379 cartas.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: reportaje

Subsección: Reportaje

Id propio: 885

Id del padre: 45

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia