Lunes, 09 de Diciembre de 2019
Buscar
Nubes dispersas
7 °C
El tiempo HOY

Tierras Altas

Tierras Altas revive su tradición trashumante

Soria revive esta fin de semana el sabor de la trashumancia, una de sus señas de identidad durante siglos, con el retorno de un ganado trashumante desde los pastos de invierno, en tierras extremeñas, a los de verano, en la comarca soriana de Tierras Altas.

Tierras Altas revive su tradición trashumante

Medio centenar de turistas siguen a pie, desde hoy y hasta el domingo, los pasos del ganado merino hasta el pueblo de Los Campos, en Tierras Altas, y conocerán de primera mano lo que significa este duro oficio que camina hacia su desaparición por falta de relevo generacional.

Arrear al rebaño, guiarlo por los senderos, pernoctar en tiendas de campaña junto al ganado y comer con el pastor las delicias gastronómicas de la zona son algunas de las actividades que tienen en el programa turístico diseñado por la Mancomunidad de Tierras Altas y que podrán realizar durante el recorrido por la Cañada Soriana Oriental, tras iniciar el camino a primera hora de hoy junto a la estación ferroviaria de El Cañuelo y atravesar la ciudad de Soria.

Cantabria, León, Galicia, Bilbao y tres turistas procedentes de Dinamarca han seguido los pasos del rebaño, entre ellas la baracaldesa Marisa Liñero, que repite este año la experiencia con la intención de completar la vivencia durmiendo incluso "al raso" junto a los pastores y el rebaño.

La técnico de Empleo y Desarrollo Local de la misma, Raquel Soria, ha explicado que el objetivo de este turismo vivencial que cumple su décima edición es poner en valor la esencia de Tierras Altas, una zona que no se entiende sin la trashumancia y el peso que tuvo el ganado merino, y facilitar a los turistas que conozcan a los últimos pastores trashumantes.

Soria ha reivindicado a las administraciones que, en una sociedad que tiende a buscar lo natural, dignifiquen el trabajo del campo, porque "la carne de estos corderos nada tiene que ver con un cordero de pienso".

Eduardo del Rincón, pastor trashumante de Los Campos que hizo el camino a pie con dieciséis años, ha declarado a que este oficio sacrificado se está acabando ya que sólo existen dos ganaderos en Soria que se dediquen a ello

Además ha lamentado que cada día tienen más trabas administrativas y que los intermediarios se llevan el mayor beneficio de su trabajo.

"Lo que no es normal es que estemos vendiendo un cordero a 50 euros y luego las chuletas te cuesten a catorce euros el kilo", ha señalado.

Tierras Altas revive su tradición trashumante

En Los Campos se organizará el domingo la fiesta de la trashumancia con la recreación del viejo oficio de pastor, desde el conteo y separación del ganado hasta la degustación de migas pastoriles, pasando por una exhibición del hilado de la lana o un campeonato de esquileo.

La provincia de Soria llegó a tener 333.558 ovejas merinas en el siglo XVIII, según el Catastro del Marqués de la Ensenada, y estuvo a la cabeza en número de ganaderos trashumantes con 3.415.

Hoy apenas quedan dos ganaderos trashumantes en Tierras Altas, cada uno con un rebaño de 1.200 ovejas.

En los siglos XVI, XVII y XVIII Soria era una potencia internacional en producción de lana (finas, entrefinas y bastas) y su lavado, pero a mediados del siglo XIX comenzó la decadencia de esta industria, al aparecer el algodón y desaparecer el Concejo de la Mesta y con ella los privilegios ganaderos.

A lo largo del siglo XX el proceso de abandono de la trashumancia trastocó completamente un marco laboral que ocupaba a la mayoría de los varones y vació Tierras Altas.

En época del Conde de Campomanes, cuando se disolvió el Honrado Concejo -en el siglo XVIII-, la provincia de Soria superaba las 673.000 cabezas de ganado ovino, de las que 273.000 eran trashumantes, y sumaba un mínimo de 1.200 kilómetros de cañadas y cordeles (vías de 90 y 45 varas de anchura, respectivamente).

La trashumancia ha marcado desde la antigüedad la forma de vida tradicional en Tierras Altas y ha dejado impresa su huella en el paisaje y en el paisanaje de sus habitantes.

Por San Juan, en junio, los pastores trashumantes regresaban a casa, en Tierras Altas, desde los agosteros del sur y Extremadura, donde regresaban a finales de septiembre, para cubrir a pie, si el tiempo no era malo, entre 20 a 30 kilómetros diarios, hasta completar los 450 kilómetros de recorrido de media.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: tierras-altas

Id propio: 30822

Id del padre: 10

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política