Jueves, 30 Mayo 2024
Buscar
Despejado
15.3 °C
El tiempo HOY

sociedad

De un invierno cálido y humedo a una verano más cálido

Las precipitaciones han estado ligeramente por encima del promedio normal en el último invierno, pero no han sido suficientes para paliar la situación de sequía meteorológica, según ha señalado la AEMET en un estudio.

 

Diciembre ha marcado decisivamente el carácter de la estación invernal, al ser el más cálido de la serie histórica y muy húmedo.

En conjunto, el invierno 2022-2023 fue cálido y húmedo.

En el transcurso del invierno, especialmente en enero y febrero, se sucedieron episodios cálidos y fríos, aunque no se ha registrado ninguna ola de frío.

Se trató del décimo invierno más cálido desde el inicio de la serie en 1961 y el quinto más cálido del siglo XXI. A lo largo de la serie, ha habido treinta inviernos más secos y treinta uno más lluviosos que el de 2022-2023.

En cuanto a las precipitaciones, el invierno fue en su conjunto húmedo, con un valor de precipitación media sobre España peninsular de 194,5 mm, valor que representa el 103 % del valor normal del trimestre en el periodo de referencia 1991-2020.

El mes de diciembre fue muy húmedo, enero tuvo un carácter normal, mientras que febrero fue muy seco en el conjunto del país.

El invierno tuvo carácter entre normal y húmedo en prácticamente toda la Península, aunque en amplias zonas del levante resultó seco

El escenario más probable para la primavera astronómica, que comenzó el 20 de marzo, es el de un trimestre con temperaturas por encima del promedio normal en el este peninsular y los archipiélagos.

Podría ser más lluviosa de lo normal en el oeste peninsular y más seca en el este y Baleares.

Sequía meteorológica

Más allá del carácter ligeramente húmedo del invierno 2022-2023, al analizar las precipitaciones registradas durante los doce meses previos a marzo de 2023, se concluye que la España peninsular en su conjunto continúa en una situación de sequía meteorológica en la que entró hace más de un año, en enero de 2022.

Aunque con las precipitaciones del invierno se alivió en parte la situación, todas las cuencas de acumulación, excepto las del Tajo, Júcar y Segura, se encontraban a finales de febrero de 2023 en situación de sequía meteorológica a doce meses.

Si se amplía el análisis de las precipitaciones a los treinta y seis meses previos, el resultado es que España entró en una sequía de larga duración a finales de 2022, y continuaba en esta situación a comienzos de marzo de 2023.

Las cuencas más afectadas por la sequía de larga duración son las del Guadalquivir, Sur y Pirineo oriental.

La predicción para el trimestre abril-mayo-junio de 2023 en España indica que, en la mayor parte de la Península, las temperaturas se encontrarán en torno al promedio normal o serán más cálidas de lo normal.

El carácter cálido será más probable en el este peninsular y en ambos archipiélagos.

En cuanto a las precipitaciones, el escenario más probable es el de una primavera con precipitaciones en torno al promedio normal, aunque podría tener un carácter más lluvioso de lo normal en la vertiente atlántica (es decir, buena parte del oeste y zona central de la Península) y más seco de lo normal en la vertiente mediterránea y Baleares.

Las primeras predicciones disponibles para el verano de 2023 apuntan como escenario más probable el de unas temperaturas, de nuevo, superiores al promedio normal.

Un verano, por lo tanto, en el que los índices de riesgo de incendios podrían alcanzar valores muy altos como consecuencia de las altas temperaturas. 

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: espana

Subsección: sociedad

Id propio: 70007

Id del padre: 140

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia