Sábado, 22 Junio 2024
Buscar
Cubierto
14.5 °C
El tiempo HOY

politica

Los cuatro grandes desafíos que debe afrontar Europa, según el PP

El Partido Popular ha concretado lo que debe ser el futuro de Europa en cuatro grandes desafíos, frente a los retrocesos que se están produciendo en materia de igualdad ante la ley, estabilidad política y libertad en España.

Desafío democrático

No existe democracia sin Estado de Derecho. La igualdad ante la ley no es un lujo teórico del que quepa prescindir: es la garantía de la convivencia y la clave de nuestro bienestar colectivo” ha subrayado el PP.

En todos los países, la decadencia económica tiene su prólogo, según el PP, en el menoscabo de sus instituciones y el desprecio hacia las resoluciones de sus tribunales.

Por ello, el Partido Popular se ha comprometido a pelear en el Parlamento Europeo para restablecer la igualdad entre los españoles.

“Los ataques a la nación constitucional española, consentidos, cuando no alentados, por el Gobierno de Pedro Sánchez, son un problema europeo además de nacional. Para que la separación de poderes vuelva a imperar entre nosotros y las instituciones recuperen su neutralidad, es necesario un Partido Popular fuerte en la Eurocámara que defienda que la justicia es independiente, que las instituciones no son patrimonio de ningún partido y que España no puede gobernarse desde Suiza o Waterloo”, ha argumentado.

El desafío social

En el corazón del proyecto europeo siempre estará la economía social de mercado y el desarrollo de sistemas públicos de protección para garantizar un orden económico, social, político y cultural cohesionado.

Para el PP, el modelo social europeo está acorralado por el reto demográfico, particularmente acuciante en España.

Las proyecciones indican que Europa empezará a perder población a partir de 2050.

Aunque se debe celebrar que los europeos vivamos más años, no cabe obviar los efectos que el descenso de la natalidad y la pérdida de jóvenes tienen en el dinamismo económico y los sistemas de bienestar.

Europa, viejo continente, no puede resignarse a ser un continente viejo.

Por ello, el Partido Popular se ha comprometido a presentar una batería de medidas destinada, por un lado, a facilitar la vida de las familias, que contribuyen con su esfuerzo a asegurar nuestro futuro; y, por el otro, a favorecer a los jóvenes europeos, cuyo derecho a construir una vida próspera ha sido con frecuencia desatendido e ignorado.

“Nuestro partido se compromete igualmente a potenciar los servicios sanitarios, mejorar las políticas educativas, facilitar el acceso a la vivienda y combatir la discriminación en toda la Unión Europea”, ha subrayado.

El desafío económico

Una economía pujante es el presupuesto de un bienestar sólido, según el PP, pero las cifras no permiten la complacencia.

Si el peso económico de la Unión Europea era en 1993 todavía del 20 por ciento del producto interno bruto global, en 2023 había caído a un 13,3 por ciento.

Los salarios en Europa son hoy casi un 30 por ciento más bajos que en EEUU.

La brecha de competitividad también aumenta.

No cabe otra conclusión para el PP: Europa necesita reformas sólidas porque se está quedado atrás.

“Debemos encontrar un modelo de crecimiento que no se limite a generar y exportar regulaciones. Para ello, debemos apoyarnos en el mayor logro de la integración europea, el mercado común, una fuente de riqueza que debe ser puesta al día con miras a poder competir en el nuevo mapa geopolítico. También debemos ser capaces de proteger la inversión productiva, de fomentar la creación de empresas y de hacer política industrial en condiciones de igualdad, con reglas justas y claras para todos los Estados miembros”, ha resaltado.

El desafío geoestratégico

El mundo camina hacia su fragmentación en bloques geopolíticos. Un escenario involucionista en el que Europa, continente que ha hecho del intercambio comercial una clave de prosperidad compartida y que no puede autoabastecerse de muchas materias primas, no tiene nada que ganar.

La labor exterior de la Unión Europea debe dirigirse, según el PP, a apuntalar un orden internacional basado en reglas y a evitar que se deshagan los logros comerciales de la globalización.

De manera especial, Europa debe hacer oír su voz en las dos guerras que se libran en su vecindad, recordando lo frágil que es la paz cuando no se asienta en acuerdos sólidos, en instituciones democráticas y en el reconocimiento del derecho a existir de los Estados con unas fronteras seguras.

La Unión Europea debe ampliarse al ritmo que la negociación disponga al este y fortalecer su presencia en el norte de África.

Debe robustecer su alianza, según el PP, con ese socio indispensable que es Estados Unidos y, liderada por España, estrechar lazos con Iberoamérica y debe ser capaz de competir, negociar y acordar asuntos de la agenda global con China. Debe, de manera prioritaria, invertir más en seguridad y en defensa.

Cosas

Más importante aún que identificar los desafíos a los que nos enfrentamos, tan complejos e intrincados, es ser capaces de abordarlos del modo correcto.

Y somos muy conscientes de que para hacerlo no hacen falta grandes fórmulas o proyectos colosales —estos suelen estar desapegados de la realidad y, en consecuencia, casi siempre fracasan.

“Lo que Europa necesita es exactamente lo contrario: medidas concretas que mejoren la vida de todos, que tengan un verdadero impacto en la realidad. Por eso proponemos una Europa al servicio de los europeos. O lo que es lo mismo: una Europa de las pequeñas cosas”, ha concluido.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: espana

Subsección: politica

Id propio: 81020

Id del padre: 149

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia