Jueves, 30 Mayo 2024
Buscar
Despejado
11 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA /  Vamos al circo. Algunas aportaciones para el aula de la Risa 

Regino Páramo denuncia en este artículo de opinión el desbarajuste urbanístico que vive Soria, apuntando, con humor pero con seriedad, varios casos dignos, en su opinión, de incorporarse al aula de la risa propuesta por Leonor del Río en el Colegio de Arquitectos. 

TRIBUNA /  Vamos al circo. Algunas aportaciones para el aula de la Risa 

Con regodeo y tristeza he leído el reciente artículo de mi admirada Leonor del Río publicado en El Mirón del pasado día 22. Ciertamente que los sorianos tenemos un circo urbanístico por obra y gracia de nuestro alcalde (a la cabeza) y del indocumentado concejal de urbanismo. La tristeza viene motivada por la continua aparición en la prensa de casos de dudosa legalidad y con el abandono del Ayuntamiento en manos de las interesadas propuestas de los propietarios del suelo. Considero obligada la creación del aula de la risa en el Colegio de Arquitectos de Soria (que, curiosamente, nada opina sobre los muchos raros casos de modificaciones del Plan de Urbanismo que el Ayuntamiento está tramitando).  

Mi denuncia del 3 de marzo sobre la apropiación de lo público por las iniciativas de determinados propietarios era una llamada de atención sobre la desastrosa marcha del urbanismo en Soria. Mala revisión puede esperarse del Plan de Urbanismo si la va a realizar el actual equipo de gobierno.

Al disparate de Pajaritos II que tan acertadamente ha señalado Leonor del Río, quisiera añadir un par de apuntes sobre otro reciente caso circense que el Ayuntamiento está empeñado en sacar adelante. El caso del solar del Circo.

He procurado desentrañar el misterio de las nueve plantas propuestas en la modificación puntual del Plan de Urbanismo presentada por el siempre presente arquitecto Ignacio Cabrerizo de Marco y aprobada en el último Pleno del Ayuntamiento. He manejado los datos que figuran en el documento aprobado y he hecho algunos cálculos complementarios para tratar de iluminar el pastel.

Según las Normas Urbanísticas incluidas en la modificación aprobada, la ocupación del área de movimiento de la parcela de uso residencial será del 100 por ciento (NU-VI-3.01-E) y las edificabilidades máximas serán (UN-VI-3.01-L) de 1.642,91 m2 para uso comercial y de 6.571,63 m2 para uso residencial (58 viviendas).

El número máximo de plantas (no obligatorio) se fija en nueve (Baja más 8) y nada se dice del mínimo número de éstas (UN-VI-3.01-J).

Sin embargo, las propias Normas específicas establecen que para lo que no se regule en las mismas se estará a lo que dispongan las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana (UN-IV. Condiciones de volumen), y en estas últimas, en su Artº 2.6.24. Altura (O.D.) se define claramente, para el caso más favorable de bloque abierto, que la altura mínima obligatoria será la obtenida descontando dos plantas de la establecida como máxima. (Si se considerase como edificación en manzana cerrada serían obligatorias las nueve plantas en toda la parcela).

Es decir, el futuro edificio deberá construirse con un número de plantas entre el mínimo de siete y el máximo de nueve y ocupando la totalidad de la parcela de 1.530,87 m2 .

El resumen de este galimatías, tal como me explican técnicos en la materia, es que el futuro edificio residencial tendrá una altura mínima de siete plantas en toda la superficie de la parcela, lo que implica una edificabilidad mínima de unos 9.500 m2 (deducidas las superficies comercial y de soportal y pasaje en la planta baja); es decir, unos 2.930 m2 por encima del máximo aprobado (unas 26 viviendas). Un bonito regalo al promotor del 44 por ciento de mayor edificabilidad. Hagan ustedes la cuenta de su traducción a euros.  ¿No han echado cuentas los técnicos del Ayuntamiento? ¿Dónde está el interés general, el beneficio para la ciudad, de tan imaginativa modificación del Plan General?

Y eso no es todo, porque con la altura máxima aprobada de nueve plantas (que el arquitecto Cabrerizo ha expuesto en público que se desarrollarán escalonadamente), el incremento de edificabilidad estimado podría llegar al 70 por ciento. ¿Cómo? Con un nuevo acuerdo del Ayuntamiento si continuara en manos del actual equipo de gobierno (¿recuerdan ustedes el sainete de Pajaritos II? Pues más de lo mismo).

Y como colofón de esta nota para el aula de la risa decir que en la modificación aprobada se sustituye una calle pública peatonal de unos 1.400 m2  que conectaría la calle García Solier con la avenida de Valladolid, por un pasaje de unos 500 m2 en la planta baja del anterior edificio. Eso sí, calificado, naturalmente, como de uso público pero de propiedad privada. La diferencia de suelo con destino anterior de uso público se incorpora, cómo no, a la superficie privada con uso lucrativo. Ni los Hermanos Marx. La sola idea de que un pasaje sin posible justificación pueda suplir ventajosamente para la ciudad la eliminación por arte de birli birloque de una amplia calle peatonal, ya merece sitio preferente en la futura aula de la risa del Colegio de Arquitectos.

¿No debería darse alguna explicación de este desaguisado, en el que sólo se aprecia el mayor beneficio económico de un promotor privado?

Así que sólo resta sumarme a la pregunta que formula Leonor del Río: ¿nos quieren hacer reír o nos toman por idiotas? Y yo añadiría las siguientes: ¿Qué acuerdos secretos negocian los responsables municipales del urbanismo? ¿Qué componendas alcanzan fuera de los cauces que las leyes permiten?

Porque de algo así habló el concejal Rey al revelar unos próximos acuerdos sobre la permuta de terrenos y edificabilidades en el circo de la quinta planta en Pajaritos II: un solar, el de Las Ánimas, comprado recientemente por la promotora Domus Nebrija por más de 400.000 euros, se valora hoy, por no se sabe qué técnicos municipales, para su canje por la propiedad del Ayuntamiento en Pajaritos II (suelo y edificabilidad para siete jugosos áticos de lujo)  en 267.976 euros (Heraldo de Soria del 23 de abril), “casualmente” 8.678 euros menos que la valoración de la finca municipal. Y, según la información periodística, dice el informe técnico que con esos números la permuta de bienes es viable. ¡Aleluya, aleluya!  Algo suena extraño, ¿no? Risas y desconcierto.

Como soriano que soy y sin el debido respeto, solicito al Ayuntamiento y a la promotora Domus Nebrija que hagan públicos los nombres de los dos propietarios anteriores de la parcela de Las Ánimas, así como la fecha de inscripción de la compraventa en el Registro y las fechas de pago de los más de 400.000 euros, con el fin de disipar cualquier duda que algún malpensado pudiera tener sobre posibles lazos de esta operación con los protagonistas del esperpento de Pajaritos II.

Llama la atención que el gobierno municipal del PSOE no haya tenido tiempo para estudiar y resolver el contencioso del Cerro de los Moros (¿qué son 16 años?), y sí lo tenga para resolver en cuestión de dos o tres meses asuntos como Pajaritos II y el Solar del Circo; asuntos ambos con tintes poco claros, pero sin una destacada preocupación y presión populares.

Y,  puestos a sugerir actuaciones municipales dignas de concurrir al aula de la risa, haré una última aportación. Con la larga serie de obritas iniciadas o a punto de serlo, financiadas con fondos europeos, ¿cómo es que el Ayuntamiento ha olvidado incluir en el programa de fiestas la solución de la desgraciada acera-embudo del Espolón?

Fdo. Regino Páramo

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 70470

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia