Sábado, 02 Marzo 2024
Buscar
Cubierto con probabilidad de nevadas
1 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Que yo los vi

Leticia Escardó muestra su rechazo por la vuelta al proyecto de construcción en el Cerro de los Moros y recuerda que, como en la ermita de San Baudelio, hace un siglo, se venderá lo mejor que tiene Soria, su paisaje, por cuatro monedas.

TRIBUNA / Que yo los vi

Hace cien años, ciento dos para ser exactos, en 1922 aquí en Soria se vendieron unas pinturas murales arrancadas de una ermita mil después de su construcción. A finales del siglo X se construyo un cenobio y una ermita en torno a una gruta y un manantial. La ermita estaba adornada con pinturas hechas al temple sobre enlucido de yeso, cubrían completamente el interior, las paredes y la columna central. Las pinturas eran de las más antiguas de España. Unas pinturas que conformaban a la ermita como “la capilla Sixtina del arte mozárabe”. Fueron vendidas a un anticuario Leone Levi por 65.000 pesetas. 390 euros actuales. Sí por 390 euros,  23  pinturas de 1000 años de antigüedad fueron arrancadas.

De San Baudelio estamos hablando, la ermita declarada Monumento Nacional por Real Orden el de 24 agosto 1917, cinco años antes de la venta expolio. La orden estaba firmada por el director general de Bellas Artes Sr. Andrade.

La ermita era propiedad de varios vecinos de Casillas de Berlanga, quienes vendieron las pinturas al anticuario que revendió las pinturas a unos merchantes, que las revendieron a varios museos de Estados Unidos.

Ante la barbarie se movilizaron las gentes entendidas. Y se puso en entredicho la legalidad de la venta. Toda la operación fue objeto de controversia hasta que el Tribunal Supremo en 1925 sentenció que la venta había sido legal. Y las pinturas salieron de España. Ahora las pueden Ustedes contemplar en el museo de Cincinatti, en la sección de claustros del Museo Metropolitano de Nueva York; en el museo de arte de Indianapolis y en el museo de Bellas Artes de Boston. También hay un resto de pinturas que volvieron a España en 1957 al canjearse las pinturas por el ábside de la iglesia románica de san Martín de Fuentidueña, pinturas que se custodian ahora en el museo del Prado en Madrid.

La ermita de san Baudelio fue adquirida por la Fundación Lázaro Galdiano en 1949 y donada al Estado, ya sin casi pinturas. Quedan restos. Huellas.

¿Cómo no se dieron cuenta los vecinos de Casillas de Berlanga que estaban vendiendo un tesoro incalculable por 390 euros? Por ignorancia y avaricia.

La misma avaricia e ignorancia que hace hoy gala el Ayuntamiento de Soria al pretender mantener el proyecto de construcción en el Cerro de los Moros; la misma ignorancia y avaricia que desprende la nota de la Dirección General de Patrimonio Junta de Castilla y León;             ignorancia culpable al olvidar el informe totalmente en contra del proyecto urbanístico,  de la Real Academia de Bellas Artes de España.

Ya están los vendedores del único bien presente y futurible de Soria: la belleza del paisaje intocado entorno al Duero, cabalgando en sus nuevos sillones. Ya tienen cuatro años por delante para construir 60 bloques de seis plantas de viviendas (que quedarán vacías porque la población sigue disminuyendo) en un espacio natural sobre el rio Duero. ¿Soria Reserva de la Biosfera? ¿Soria, Patrimonio Cultural Inmaterial? ¿Dónde queda la Ley de Patrimonio Histórico de España?

¿En que armario estarán los informes de la Real Academia de Bellas Artes, del CICOP, los artículos de tan buenos escritores, la carta al Alcalde… ¿Donde están las voces?, ¿donde las firmas?...

-Que no

-Que sí madre, que sí.

Que yo los vi.

Cuatro elefantes

a la sombra de una palma.

Los elefantes, gigantes.

-Y la palma?

-Pequeñita.

-¿Y qué más?

¿Un quiosco de malaquita?

-Y una ermita.

-Una patraña,

Tu ermita y tus elefantes.

Ya sería una cabaña

con ovejas trashumantes.

-No, más bien una mezquita,

Tan chiquitita.

La palma

me llevo el alma.

-Fue solo un sueño, hijo mío.

-Que no, que estaban allí,

Yo los vi,

los elefantes.

Ya no están y estaban antes.

(Y se los llevó un judío,

perfil de maravedí)

Gerardo Diego llora esa pérdida, esa venta y clama en este poema. Recuerden por 390 euros, recuerden, hace 102 años. No repitan la historia, por amor al Duero¡

Fdo: Leticia Escardó

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 77427

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia