Domingo, 03 Marzo 2024
Buscar
Muy nuboso
-0.8 °C
El tiempo HOY

Soria

TRIBUNA / Guerra de trufillas

Mario González incide en este artículo de opinión sobre el mundo de la trufa en la provincia y la falta de acuerdo entre los truficultores para poner en marcha una figura de protección, un proyecto con demasiados años ya esperando. La guerra de trufillas,subraya, no conduce a ninguna parte.

TRIBUNA / Guerra de trufillas

El Mirón de Soria se hacía eco estos días de la presentación por SORIAACTIVA de la X Edición de la ‘Ruta dorada de la trufa’ (https://larutadoradadelatrufa.com/), a disfrutar, entre el 3 y el 25 del presente mes, en los 28 establecimientos participantes. Este año viene con el añadido de la reclamación de una Denominación de Origen para Trufa Negra de Soria porque “tenemos un producto estrella, que tiene calidad y se vende bien”. Lo comento porque creo que por aquí va el futuro de Soria: por poner en valor sus recursos naturales.   

La cosa no es precisamente nueva. Recuerdo que, hacia finales de los 90, se celebró en Abejar un primer evento de la mano de Pedro Carbajo, por entonces director agrícola de EBRO en Soria y capitán de la mayor explotación trufera de Europa que sigue radicada en ese pueblo y que procesaba y vendía sus productos desde la fábrica de Arotz en Navaleno. Esa iniciativa personal, andando el tiempo, se convirtió en la Feria de la Trufa Negra de Soria (http://www.feriatrufasoria.es/), que se sigue celebrando en Abejar, que está incluida en el Calendario de Ferias Comerciales de Castilla y León, que cuenta con 37 stands y que se ha internacionalizado, estableciendo vínculos con otras ferias especialistas en Italia (Alba) y Francia (Périgord).

Esta Feria de Abejar también consiguió crear una primera marca de ‘Trufa Negra de Soria’ abonando el camino para la reclamación de esa Denominación de Origen que ahora impulsa SORIACTIVA sobre la base de dos hitos importantes: Soria produce el 30% de toda la Tuber Melanosporum de España –y el 8% de toda la del mundo- y Soria tiene un territorio que podría ser potencialmente trufero en un 24% de su superficie. Además, dicha Feria fue la primera en contactar con los restaurantes, empezando por los de Abejar, hasta conseguir que hoy un tercio de los mismos utilicen la trufa en alguna de sus elaboraciones. Incluso, el pasado año, organizó su I Semana de la Trufa con pinchos elaborados con este hongo. No confundir con la X Edición de la ‘Ruta dorada de la trufa’, auspiciada por SORIACTIVA, ni con la XV Semana de la Tapa Micológica, bajo la batuta de ASOHTUR.

Recomiendo leer las dos tribunas de Jesús de Lózar, tituladas 'Tuber Melanosporum I y II', publicadas en El Día de Soria el pasado año, en las que, además de reclamar ora una Denominación de Origen ora una Indicación Geográfica Protegida, nos ofrecía los siguientes datos: (i) que en Soria existen unos 200 truficultores, 2 asociaciones y unas 1.700 Ha en explotación; (ii) que el Congreso Internacional 'Soria Gastronómica' está contribuyendo a la utilización de la trufa negra de Soria por muchos cocineros; (iii) que no existe información fiable sobre aprovechamientos y producciones de productos forestales no maderables, especialmente en el caso de frutos y productos micológicos comestibles, y (iv) que Soria acapara la mitad de los expedientes de ayudas de la JCYL para la plantación de truferas (cifrando la explotación subvencionada media, en Soria, en 5,29 ha.).

Con estos breves apuntes podemos entrever que esto de la Trufa sigue siendo una guerra de guerrillas, una ‘guerra de trufillas’, donde cada uno va por su lado, donde no existe nada estructurado, etc… Y podemos concluir que, aunque se han dado pasos desde aquella iniciativa personal de Pedro Carbajo, financiada con cuatro perras entre inscripciones, patrocinadores privados y el FEDER que existía allí entonces, hemos perdido estos últimos 25 años y millones de euros. Esto es, que a pesar de todo el tiempo y el dinero gastados –que no invertidos- no se ha conseguido conformar aún un sector trufero, vertebrado e industrializado, con epicentro en Soria. Al contrario que con el ‘Torrezno de Soria’ que, con mucho menos tiempo y dinero, sí lo ha conseguido. La diferencia está en que detrás de éste último tenemos, como tractoras, a las grandes empresas cárnicas sorianas. Está claro, entonces, que la Trufa necesita de una cabeza tractora empresarial que genere tanto el espacio donde puedan converger todos los productores, pequeños y grandes, como todos los elementos necesarios para la creación del sector en Soria, antes de que Teruel se quede con todo. Esa tractora es la que debe canalizar, luego, las ayudas, la financiación y las marcas de garantía necesarias –tratando de no caer en los errores cometidos por otros como la ‘Mantequilla de Soria’- para poner en valor este recurso natural en beneficio de todos, a través de su ulterior desarrollo industrial y turístico. Eso es lo que necesitamos y no la ‘guerra de trufillas’ que, en el fondo, nos ha conducido a ninguna parte.

Fdo: Mario González Casado. Abogado. Mautiko Abogados.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: soria

Subsección: Soria

Id propio: 77808

Id del padre: 9

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia