Viernes, 24 Mayo 2024
Buscar
Muy nuboso
7.8 °C
El tiempo HOY

sociedad

Hispania Nostra premia las buenas prácticas para conservar patrimonio

Un año más, Hispania Nostra falla sus Premios Hispania Nostra a las buenas prácticas en la conservación del patrimonio cultural y natural, que, con un recorrido de 12 años, se erigen como los premios de referencia en materia de patrimonio cultural y natural.

El jurado, tras revisar el elevado número de candidaturas presentadas en esta convocatoria, ha concedido el premio que reconcoe la intervención en el territorio o en el paisaje al molino de la Fuente del Corcho, en San Miguel de Corneja (Ávila), por la recuperación de la memoria industrial, cultural y etnográfica.

Durante 14 años se ha trabajado en la recuperación de un molino harinero del siglo XVI y de su entorno.

Se han rehabilitado las edificaciones (molino y casa del molinero), así como el ingenio industrial. Se ha recuperado el camino de acceso al molino, el manantial y la Fuente del Corcho. y gran parte de la flora y la fauna.

Se ha reconstruido el caz, el socaz, los aliviaderos, el canal de agua desde la presa. Se ha recobrado la funcionalidad de las praderas y su entorno, muy degradado por el abandono.

Se ha recuperado el uso de las tierras; facilitado el tránsito ganadero; saneado la pradera, que recibe ganado que la abona y resiembra de forma tradicional- Ello ha mejorado el aprovechamiento ganadero y reconvertido una zona abandonada y olvidada, en un lugar frecuentado por paisanos y visitantes.

Para llevar a cabo este importante trabajo, los propietarios han buscado la complicidad no sólo de numerosos profesionales sino también de los habitantes del entorno.
Estas actuaciones han devuelto la vida a un lugar muy apreciado por su población y lo han convertido en un punto de encuentro que revitaliza la vida económica, social y cultural de la zona.

El jurado ha destacado que “el molino constituye el único vestigio completo de patrimonio industrial de Ávila; es un excelente ejemplo de cómo los molinos hidráulicos participaban en un sistema de control de las aguas que contribuía a mantener el equilibrio ecológico, social y económico de la zona. La intervención en el Molino de la Fuente del Corcho se ha entendido como un todo integral en el que confluyen un paisaje protegido (zona LIC), una arquitectura específica y un ingenio. Se ha convertido al molino en un “monumento” (en sentido etimológico), pues en él se aúnan historia, tradición arquitectura e ingenio hidráulico-industrial.”

Finalmente, el jurado ha resaltado que “el trabajo realizado es un excelente ejemplo de colaboración entre la iniciativa privada, capaz de recuperar un elemento patrimonial con recursos limitados, y la participación de la población, que ha ayudado y trabajado en distintas labores, considerando el resultado final de la rehabilitación como algo propio que disfrutan, del que se sienten orgullosos y que comparten con amigos y visitantes”.

En la categoría a la conservación del patrimonio como factor de desarrollo económico y social, el jurado ha concedido el premio a La Giralda, de Sevilla.

El paso del tiempo y los movimientos sísmicos hacían necesaria una intervención, que el Cabildo de la Catedral decidió abordar.

Los responsables de la catedral eran conscientes no sólo del valor patrimonial e histórico del bien, sino de su importancia simbólica para los ciudadanos.

Por ello plantearon este proyecto desde el primer momento con una metodología basada en cuatro pilares: investigación, documentación, restauración y comunicación, para llevar a cabo una intervención única, con una clara voluntad de cuidar este bien que es de todos los sevillanos, de investigar y generar documentación, que es igualmente un fruto valioso para seguir ampliando el conocimiento sobre la Giralda en el futuro, y de divulgar hallazgos y proceso, mediante exposiciones, visitas, conferencias y una comunicación activa ampliamente difundida.

La intervención patrimonial ha consistido en: limpieza, consolidación, restauración y protección de sus fachadas, que ha sido realizada en diversas etapas, organizando los trabajos en fases sucesivas, para ocupar en cada una de ellas tan sólo una fachada de las cuatro que componen la torre, colocando medios auxiliares en el paramento objeto de intervención. Para ello. ha contado con la colaboración de un gran equipo de trabajo multidisciplinar.
El jurado ha subrayado “la importancia de la restauración de este icono patrimonial de España y ha valorado como muy positiva la decisión del Cabildo de la Catedral de Sevilla de realizar las obras con la mínima afección visual al monumento, teniendo en cuenta la importancia social, el cuidado hacia los vecinos, así como la sensibilidad hacia los millones de visitantes que recibe la ciudad cada año. Ello ha motivado la intervención “cara por cara”, en vez de global en la totalidad de la torre, asumiendo las dificultades y sobrecostes añadidos. De esta forma, la Giralda ha podido ser contemplada en sus tres cuartas partes durante toda la intervención y, además, durante la Semana Santa, sin andamios, para poder mostrar toda su grandeza”.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: espana

Subsección: sociedad

Id propio: 80131

Id del padre: 140

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia