Sábado, 13 Abril 2024
Buscar
Despejado
17.4 °C
El tiempo HOY

Atletismo

El maratón de Sevilla homenajea a Abel Antón

El mejor maratoniano español de la historia, Abel Antón, recibirá el próximo domingo, en el Zurich Maratón de Sevilla, el homenaje de la organización por el 25 aniversario de su gesta en esta ciudad, cuando se proclamó campeón del mundo de la distancia en el Mundial de Sevilla’99.

La medalla que recibirán los finishers del Zurich Maratón de Sevilla, aquellos que logren cruzar la meta, contiene la imagen icónica del atleta soriano cruzando la meta en el estadio de La Cartuja.

“Para mí volver a Sevilla siempre es muy especial, es mi casa, donde logré la gloria deportiva, y recibir este homenaje un cuarto de siglo después me llena de emoción, porque estoy tremendamente agradecido a esta ciudad, a todos los sevillanos que me siguen parando por la calle para hacerse fotos conmigo y que se acuerdan todavía de aquello”, ha reconocido Antón.

El Zurich Maratón de Sevilla es una prueba que organiza el Ayuntamiento de Sevilla con la colaboración de Sport Life Ibérica y el patrocinio de Asics y TotalEnergies.

El Zurich Maratón de Sevilla volverá a congregar a algunos de los mejores maratonianos españoles y europeos, entre ellos el adnamantino Dani Mateo, que volverá a buscar la mínima para la olimpiada de París.

La década de los 90 del siglo pasado se recordará durante mucho tiempo como la época dorada del atletismo español y que tiene a dos de sus principales hitos a atletas sorianos. Comenzó en 1992 con el oro olímpico espectacular de Fermín Cacho en Barcelona, y culminó con la medalla del mismo metal que Abel Antón se colgó al cuello en los mundiales de atletismo de Sevilla.

Antón consiguió el 28 de agosto de 1999, en Sevilla, en una tarde sofocante, con 65.000 espectadores que llenaron el Estadio de La Cartuja a orillas del Guadalquivir en la penúltima jornada del Mundial de atletismo y otras 200.000 en la calle, su segunda medalla de oro en un mundial en la prueba de maratón.

Antón entró en solitario en el estadio de La Cartuja para colgarse el oro en la maratón, abriendo los brazos y lanzando besos al aire en medio de un ruido ensordecedor.

El atleta soriano, entonces con 36 años, se preparó a conciencia para el que fue segundo título mundial en maratón.

Aquel 1999 solo había corrido la Media Maratón de Lisboa y entrado 3º en el Maratón de Londres en abril.  Corría mínimo 170 kilómetros a la semana y hasta 210 kilometors en los periodos de más carga, en doble sesión todos los días menos el domingo, que 'solo' hacía una tirada larga.

Antón demostró saber adaptarse mejor a las condiciones de calor y correr una carrera muy inteligente, que le llevó a ponerse en el grupo de perseguidores de Sato, que encabezó la pruebas hasta el kilómetro 37, cuando el español decidió saltar a por él, con su característico empuje final que hizo que nadie lo siguiera.

Adelantó al corredor japonés y consiguió entrar solo al estadio de la Cartuja, en lo que sería la primera vez que un atleta conseguía repetir triunfo en un mundial de maratón.

Algo que hasta hoy sólo han conseguido Jaouad Gharib (2003 y 2005) y Abel Kirui (2009 y 2011) en hombres y Edna Kiplagat en féminas (2011 y 2013).

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: deportes

Subsección: Atletismo

Id propio: 78129

Id del padre: 99

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia