Viernes, 28 de Enero de 2022
Buscar
Despejado
-4 °C
El tiempo HOY

Pinares

TRIBUNA / El mirador de Castroviejo

Ángel Coronado muestra en este artículo de opinión su rechazo al mirador que se están instalando en el paraje natural de Castroviejo, en la sierra de Urbion.

TRIBUNA / El mirador de Castroviejo

TRIBUNA / El mirador de Castroviejo 

No se trata de estar o no estar con ASDEN. De lo que se trata es de tener sobre los hombros un dispositivo que piensa en lugar de tener una pelota. Puesto en marcha este dispositivo, ASDEN, muchísima gente más y entre dicha gente también un servidor, resulta que nos encontramos por muchísimas razones más de las que no, en ese punto en el que de forma unánime nos oponemos a esa cosa que quieren instalar allí, en Castroviejo, con el que no cuadra ni el nombre de “Mirador”

Porque Castroviejo es algo a lo que mirar. El propio lugar denominado Castroviejo es el objeto al que, todo el que mira, todo mirador, se ha de dirigir con la vista. Yo creo que olvidar esta cuestión inolvidable y además evidente es el primer y mostrenco error, y por ser el primero, quizá el peor. Castroviejo sería, en efecto, Mirador, si desde Castroviejo se pretendiese ver la sierra y los pinares de Duruelo de la Sierra. Pero resulta que para ver esa hermosura he podido contar unos tres mil quinientos lugares que no necesitan ni escaleras ni barandillas ni nada de toda esa parafernalia que se quiere instalar en el mismo Castroviejo sin acordarse de los tres mil quinientos lugares que se han dicho. Digo ahora tres mil cuatrocientos noventa y nueve, porque el que hace completa la cifra es , precisamente, el mismo Castroviejo, ese lugar que no admite mirador porque solo está allí puesto, dice Naturaleza. Con Naturaleza lo dice ASDEN y muchísima gente más entre cuya muchedumbre me cuento, todos nosotros con la cabeza puesta sobre los hombros en lugar de la pelota.

Con la pelota puesta en el mismo sitio, pero con la cabeza bien puesta en hacer cuentas con el dinero ajeno y en beneficio propio, están los que les da igual mirar a la sierra que mirar al mirador. Porque lo que miran de verdad es otra cosa, que de tres o cuatro bolsillos todavía no hemos hablado aunque tampoco hace falta porque a la vista están.

¿Dónde?

Pues escondidos, alma de Dios

¿Pero escondidos dónde?

Pues ya está dicho, escondidos entre los que los que llevan una pelota de goma sobre los hombros. Entre los que subidos al mirador de Castroviejo para ver Castroviejo no pueden verlo porque subidos a la roca no ven la roca, porque dentro de Castroviejo no pueden ver Castroviejo, porque siendo miradores queriendo mirar se les quiere subir justo al sitio desde cuyo sitio, los pobres, no pueden ver lo que querían mirar. En una palabra, porque sin darse cuenta se les ha puesto una pelota de goma sobre los hombros, una pelota que pocos, bien pocos, ya digo, tres o cuatro, aprovechan para esconderse mientras miran esa otra cosa, que de tres o cuatro bolsillos estamos hablando ahora. De tres o cuatro pillos.

Y dicho esto, ahora vamos a decir que tampoco el problema esté en que tres o cuatro bolsillos se ganen el pan con el sudor de su frente, que poner todos esos artefactos de aluminio estropeando ese portento de la naturaleza de Castroviejo no se hace durmiendo sino trabajando y sudando, que si no ponte a ello y verás. El problema está, y con esto me parece haber llegado a su epicentro, en la gestión del dinero público necesario al atropello.

Cito textualmente del artículo publicado en este medio el día uno de octubre de los corrientes bajo el título “ASDEN Pide Paralización de Macromirador de Castroviejo”:

“Esta grandiosa infraestructura, que recibe el nombre de mirador turístico, tiene 70 metros de largo y un desnivel de 23 metros de altura y ha sido adjudicado por 222.933 euros, que ha sido pagado por la Junta de CyL a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León sin que haya habido ningún procedimiento de información pública o ambiental, tampoco se conoce un procedimiento administrativo de aprobación del proyecto. Una infraestructura turística de esta envergadura se ha tramitado sin tan siquiera una licencia de obra bajo el pretexto de que la Ley de Montes de Castilla y León establece que las infraestructuras necesarias para la gestión del monte, como son una casa o almacén forestal del MUP, una pista forestal o similar, no requieren Licencia de Obra Municipal.”

Repito: el problema está en la gestión del dinero público necesaria para el atropello, porque, ¿a qué gestor de dinero público se le ocurre confundir la explotación forestal de un monte con la explosión destructora de un paisaje natural?, o, como suele decirse, ¿a quién se le ocurre confundir la velocidad con el tocino?   

Fdo. Ángel Coronado

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Subsección: pinares

Id propio: 54364

Id del padre: 10

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política