Miércoles, 18 de Julio de 2018
Buscar
Nubes dispersas
27 °C
El tiempo en Soria

El Valle

Almarza y San Andrés de Soria celebran la romería de Santos Nuevos

San Andrés y Almarza celebran comunalmente el próximo domingo la romería de Santos Nuevos, cuya ermita señorea la dehesa común. 

Almarza y San Andrés de Soria celebran la romería de Santos Nuevos

Los actos arrancarán el sábado 7 de julio con baile de tarde y noche, según recoge el programa oficial.

El domingo 8 de julio la procesión y santa misa comenzará a las 13.00 horas. Una hora después, está previsto el baile en la pradera.

Por la tarde y por la noche, habrá nueva sesión de baile en San Andrés de Soria.

Además, el lunes 9 de julio se celebrará la fiesta de la Fuente de Almarza con misa y procesión desde las 13.00 horas, almuerzo a las 14.30 horas y por la tarde, desde las 19.00 horas, campeonato de guiñote y brisca.

Almarza y San Andrés de Soria celebran la romería de Santos Nuevos

Tradición

En un robledal, dehesa común entre Almarza y San Andrés, celebran sus vecinos en el primer domingo de julio la romería de Santos Nuevos y de su Virgen de las Angustias, cuya talla es del siglo XV posiblemente, también llamada María o Virgen de Santos Nuevos.

La procesión se inicia en la ermita y, en procesión circumbalatoria, retorna a ella para comenzar, después, la misa.

Tras ella muchos de los asistentes comen bajo los robles las viandas que han llevado.

El historiador, escritor y folclorista Florentino Zamora Lucas describe perfectamente esta romería y la leyenda que la precede en su libro "Leyendas de Soria".

"Mediado el siglo XVII, existía una rivalidad entre los diversos pueblos, pues los vecinos de todos ellos querían llevar las andas del Santo en la procesión, y hasta llegaron a discutir qué párroco debía cantar la misa. Esta discusión fue agriándose hasta tal punto, que un año los vecinos de los otros pueblecitos madrugaron más y trataron de impedir que los de Almarza y San Andrés se acercasen a la ermita, por cuyo motivo hubo gran reyerta, con numerosos heridos", apunta.

En años sucesivos, los pueblos de Almarza y San Andrés, no queriendo que la escena se repitiese, se abstuvieron de asistir a la romería, y para animarlos a ir, sus Ayuntamientos decidieron dar a cada vecino que fuese a honrar a los Santos Nuevos unas monedas, pan y vino, y, corriendo el tiempo, ese donativo se convirtió en pan y carne.
Una vez, en el momento que hacían el reparto, pasó por allí un caballero que rehusó el cogerlo, relata Zamora Lucas

Desprecio

Tomando esto por desprecio, los vecinos del pueblo le obligaron a aceptarlo; cogiólo él al fin, pero así que se hubo alejado unos pasos, lo arrojó entre unas piedras y siguió su camino.

Al llegar a su casa sintióse enfermo; vinieron los médicos, mas ninguno lograba saber cuál era la causa del mal. Pasó algún tiempo, y al fin el caballero dio en pensar que la causa sería el desprecio que había hecho a los Santos Nuevos no aceptando la carne ofrecida en el día de su fiesta.

Ordenó a unos criados que fueran a buscar la carne y así que la hubieron encontrado y traído, hicieron con ella un caldo para el enfermo, que rápidamente empezó a mejorar hasta su total restablecimiento.

Pronto cundió la noticia del milagro, y desde entonces los caminantes que por allí pasan arrojan una piedra al lugar donde estuvo la carne, formando hoy un enorme montón, como testigo de la veracidad de este suceso, recuerda Zamora Lucas.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Sección: provincia

Id propio: 22760

Id del padre: 10

View: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política