Sábado, 23 de Marzo de 2019
Buscar
Nubes dispersas
8 °C
El tiempo HOY

salud

Vuelta a la rutina diaria

Ha llegado el final del verano y la vuelta a la rutina

Todo lo bueno, se acaba. Si ha llegado tu vuelta de las vacaciones y te sientes decaída y sin ganas de nada, apuesta por cuidar tu alimentación y recuperar así cuanto antes, y en la medida de lo posible, tu energía diaria. Piensa en positivo y usa tus vacaciones para coger fuerzas para el invierno.

Vuelta a la rutina diaria

Los alimentos influyen en las emociones. Según los seguidores de la alimentación energética, mucho. “Lo que comes influye no solo en tu estado físico sino en tu sistema emocional. El cómo nos relacionamos con la comida refleja cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con el entorno”.

A menudo el final del verano implica un “bajón” para el organismo debido al cambio de horarios, al estrés y la fatiga por el regreso a las obligaciones cotidianas, por haber comido peor... Pero si sigues unas pautas de alimentación que revitalicen y sean saludables, en pocos días sentirás que recuperas tu energía habitual. Y lo mejor es que podrás disfrutar de alimentos sabrosos y nutritivos a diario sin miedo a engordar.

Para mantener la vitalidad desde la mañana hasta la noche, no es preciso que comas más o cada vez que tu cuerpo “te lo pida”, sino que lo hagas cinco veces al día regularmente y te ciñas a menús basados en alimentos sanos, frescos y cocinados de manera sana: plancha, asados o al vapor.

De esta forma, te aseguramos que tu organismo asimilará los nutrientes energizantes que necesita y evitarás malas digestiones y el temido estreñimiento, que te “roba” las fuerzas.

Los alimentos de una dieta energética, aportan los nutrientes necesarios para obtener la energía y así gozar de un buen estado anímico. Los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, proteínas, vitaminas del grupo B, vitamina C y algunos minerales como el hierro, el fósforo, calcio o zinc ayudan a levantar el estado anímico.

Vuelta a la rutina diaria

Un aminoácido componente de las proteínas, el triptófano, es el precursor de la serotonina, un importante neurotransmisor y neuromodulador que actúa sobre los procesos emocionales del organismo y además como regulador del sueño. Algunos de estos alimentos son: la leche, el salmón, el caviar, los huevos, los frutos secos, la soja, etc.

Un desayuno completo es clave para comenzar el día. No cometas el error de saltártelo o hacerlo muy pobre, ya que es básico para empezar la jornada con energía. Por eso, la mayoría de los días permítete un pequeño bocadillo vegetal con queso ligero o de jamón ibérico (poco calórico y rico en proteínas, minerales y vitaminas del grupo B), siempre con aceite de oliva virgen. La alternativa son los cereales integrales con bebida de soja y frutos secos o rojos, una mezcla ideal para suministrarte energía. Compleméntalo con una infusión o un zumo recién exprimido de frutas natural.

Otros dos alimentos clave para la producción de energía son el arroz y las legumbres. Tómalos entre dos y cuatro veces por semana. El arroz integral aporta fibra e hidratos de carbono y ayuda a absorber mejor el hierro que contienen las lentejas, los garbanzos y las alubias rojas.

Si combinas el pescado con otros vegetales, obtendrás toda la fuerza y las ganas para realizar con éxito todas las tareas de tu día a día. Combina atún, salmonetes, lenguado o calamares a la plancha con verduras y hortalizas (calabacín, pimientos, espinacas, tomate...), mejor crudas o acompañadas de salsa de soja. Así obtendrás proteínas y vitaminas revitalizantes.

Por otro lado, las frutas de temporada son indispensables para nuestra salud y el buen funcionamiento de nuestro organismo. Saborea los primeros higos y uvas de la época y los últimos melocotones, melones y sandías, a la vez que te beneficias de sus vitaminas antioxidantes.

Si notas algo de decaída no recurras “como norma” a refrescos energéticos. Probablemente te convenga más una  infusión de ginseng, té rojo, negro o verde, romero o cilantro que, además de hidratarte, te dan energía rápida. Y en los momentos en los que estés tentada de picar algún alimento demasiado graso o muy dulce, opta por un lácteo desnatado (yogur, cuajada...) con un plátano u otra fruta saciante.

Vuelta a la rutina diaria

EL CHOCOLATE PURO

Cuanto más puro, mejor. El chocolate es fuente de energía y mejora el estado de ánimo. La presencia de estimulantes en su composición hace de este alimento una buena elección para mantener la energía del organismo (además de darse el gusto). El chocolate es un alimento rico en magnesio, potasio, fósforo y hierro, vitaminas A, E, B1 y B2, lípidos y proteínas. Sus moléculas contienen gran cantidad de energía que el cuerpo sabe cómo utilizar.

EL PLÁTANO

El plátano es muy bueno para obtener energía gracias a sus altas cantidades de potasio. Este elemento proporciona energía al instante de manera natural y, por tanto saludable.  También es muy bueno para nuestros músculos, sobre todo para las personas que practican algún deporte. El potasio evita sobre todo los calambres y ciertas lesiones musculares, además de que nos ayuda a regular nuestro sistema nervioso. Dos plátanos por la mañana son excelentes para mantenernos alertas y concentrados.

70%

Una dieta que en un 70% este compuesta de alimentos alcalinizadores mantendrá fuertes los sistemas eliminador y nervioso, le permitirá trabajar y relajarse fácilmente y mantendrá el cuerpo sano y en armonía. Eso implica comer muchas frutas y verduras.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Se cerrará en segundos

Sección: salud

Subsección: salud

Id propio: 4361

Id del padre: 53

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política