Miércoles, 19 de Junio de 2019
Buscar
Muy nuboso
23 °C
El tiempo HOY

salud

Cuida tu espalda

Como prevenir los dolores de espalda

El dolor de espalda afecta sobre todo a mujeres, de cualquier edad. Con unas sencillas recomendaciones podrás aliviarlo y evitar incluso que reaparezca. Una de las principales causas son las posturas incorrectas.

 

Cuida tu espalda

No se trata, como muchos piensan, de problemas que sólo sufren los ancianos, sino que se presentan en todas las edades y en personas sanas y activas. Y afecta más a las mujeres, tanto a las que trabajan sentadas como a las que lo hacen de pie.

Desde que nuestros antepasados dejaron de andar a cuatro patas y se pusieron de pie, aparecieron los dolores de espalda, ya que sobre las estructuras músculo esqueléticas recaen las tres misiones esenciales de la columna, que son las siguientes:

– Mantener la estructura corporal y permitir la movilidad.

– Proteger a médula espinal.

– Amortiguar el peso y los golpes.

La columna está compuesta por 30 huesos de forma más o menos cúbica (vértebras), separados unos de otros por un pequeño cojín que amortigua los movimientos (discos intervertebrales). Vista de perfil, las vértebras se alinean formando una S; pero si las viéramos por delante o por detrás las vértebras mantienen una línea recta. Sin embargo, se calcula que alrededor de un 70% de la población padece un cierto grado de escoliosis, es decir, una desviación de la columna por la cual el reparto de la carga no es simétrico entre un lado y otro. Al parecer, si esta desviación no es muy pronunciada, no causa dolores de espalda.

Pese al enorme peso que soportan, las vértebras se mantienen alineadas gracias a los ligamentos, verdaderas cuerdas que sujetan las vértebras en su lugar, y a los músculos que, además de permitir los movimientos constantes de la espalda, tienen un papel muy importante de “faja” o sostén de toda la estructura.

Cuida tu espalda

Las posturas incorrectas son la causa principal del dolor de espalda. El 90% de los dolores de espalda tienen una causa mecánica, debido en gran parte a lesiones por sobrecarga, fruto de hábitos posturales inadecuados. Solo en un 10% restante, las causas tienen un carácter diferente: infeccioso, inflamatorio o tumoral.

En general suelen ser más culpables algunas posiciones erróneas que se mantienen a lo largo de la jornada, que un movimiento erróneo puntual. Estar todo el día de pie o sentada, realizar movimientos repetitivos, subir y bajar pesos obliga a los músculos de la espalda a mantener un estado de contracción o de relajamiento constante que, a la larga, afecta a su elasticidad.

Además de las malas posturas, hay otros factores que también desestabilizan la estructura músculo esquelética de la espalda: el sobrepeso y la obesidad, la vida sedentaria, el estrés, que hace que tengamos la musculatura contraída y los esfuerzos físicos excesivos, que se realizan sobre una musculatura que no está habituada a soportar trabajos muy pesados y fatigantes.

Cuando día tras día maltratamos nuestra espalda, aparece el dolor, que deberá ser tratado por el médico. Hasta hace poco tiempo, se recomendaba reposo absoluto en la cama durante una semana o más. Pero los especialistas vieron la inutilidad de esta medida que incluso podría llegar a ser contraproducente, ya que todavía contribuye más al debilitamiento de la musculatura. Para el dolor de espalda, se aconseja:

-realizar una actividad física suave y progresiva.

-aplicar calor local y después un suave masaje.

-se recomienda utilizar analgésicos simples (paracetamol o metamizol) o antiinflamatorios (ibuprofeno, naproxeno, aspirina...), siempre bajo prescripción médica, ya que puede originar trastornos digestivos.

Si con frecuencia sientes una especie de bloqueo o rigidez en el cuello, realiza los siguientes ejercicios: de pie, manteniendo la espalda recta, intenta decir si con la cabeza. Lleva el mentón hacia el pecho y después suavemente lo alejas. Después de esto, deberás decir no. Gira la cabeza hacia un lado y otro, de forma suave. Por último, gírala para decir no sé, pero sin subir los hombros. Inclinaremos la cabeza hacia un lado, de forma que la oreja se acerque al hombro y después hacia el otro. Realiza todos estos movimientos de una forma muy suave.

 

EL 80 POR CIENTO

Rara es la persona que no se ha quejado alguna vez de dolor de espalda. El dolor de cervicales, zona lumbar, lumbago, ciática, etc. afectan, en algún momento a lo largo de la vida al 80% de la población.

 

REMEDIOS NATURALES

Las plantas también pueden ayudar a aliviar estos dolores, sobre todo cuando se hacen crónicos. Así, por ejemplo, el harpagofito se ha revelado de gran utilidad. Los medicamentos a base de harpagofito suponen una alternativa válida, eficaz, y con mucho menor riesgo que los antiinflamatorios habituales. Pero en general lo más importante es disminuir la carga que soporta la columna, aprendiendo a adoptar siempre y en cualquier circunstancia una postura correcta, además procura fortalecer la musculatura de la espalda para así favorecer el reparto del peso y de las fuerzas que soportan las vértebras y discos durante el esfuerzo.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Se cerrará en segundos

Sección: salud

Subsección: salud

Id propio: 1747

Id del padre: 53

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política