Lunes, 21 de Enero de 2019
Buscar
Nubes dispersas
-1 °C
El tiempo en Soria

reportajes

Medicina, entre dos mundos

RAHINATU AWOL, licenciada en medicina

Rahinatu Awol acaba de conseguir su licenciatura de Medicina en la Universidad de Valladolid (UVa). Es la única mujer africana de su promoción. Y tiene su mérito. Además de una historia detrás, a sus veinticinco años, de adaptación e integración a la cultura española, muy diferente a la de su país de origen, Ghana.

Llegó a Soria con 16 años, desde su Ghana natal, un país en el oeste de África. Y de entrada, según reconoce, notó bastante  el cambio cultural, idiomático y de costumbres. No sabía nada de español. “Se notaba más cuando iba a clase”, señala. Rahinatu emprendió su camino de adaptación e integración, lo que le ha permitido, sin duda, progresar en su carrera universitaria y dar un nuevo paso en su deseo de ejercer en el futuro la medicina.
Medicina, entre dos mundos Fue a clases de refuerzo de la lengua española y a la Escuela de Idiomas por las tardes. Llegó a Soria con una base educativa buena de su país de origen para inglés, francés, matemáticas, física y química. Y Empezó sus estudios en Soria en  cuarto de ESO.  Reconoce que fue duro dejar atrás su país de origen. “Tienes que adaptarte adonde estás, incluso a los amigos, porque cuándo eres más joven es más fácil. No es tanto cambio”. A medida que se fue adaptando a la sociedad soriana, se fue relacionando más y mejor. “Es difícil pero poco a poco te vas adaptando”, señala.
Se ha decantado por estudiar medicina por vocación. Entró en el cupo previsto para estudiantes extranjeros en la Universidad y se matriculó en la de Valladolid. “Desde muy pequeña quería hacer medicina, para ayudar a la gente. En mí país, el sistema sanitario deja mucho que desear”, resalta.

ELECCIÓN
Acaba de terminar la primera etapa formativa de la que será su carrera profesional. Se ha licenciado el sábado pasado en la UVa. Y a finales de junio comienza a prepararse para estudiar el MIR, del que se examinará en enero. Puede ser de cuatro años, si decide ser médica, o cinco, si se decanta por cirugía. Todavía no tiene claro por donde se decantará. “Me metí en medicina muy convencida de que quería hacer ginecología pero me gustan muchas cosas y tengo que elegir. Me gustan las especialidades que tienen un poco de medicina y cirugía”, apunta. La elección lo deja en manos de la nota que saque en el MIR.
También tiene una valoración de lo que es Soria y lo que necesita. Alude especialmente a la falta de un transporte idóneo con otras ciudades. “Me gusta mucho, es una ciudad que está viva, pero la comunicación con Valladolid es malísima y por eso muchos fines de semana no voy porque no tengo tiempo. Tardo tres horas en ir y otras tres en volver”, lamenta.
Rahinatu vivió también la experiencia Erasmus en Polonia. Se lo recomienda a todos los estudiantes. “Piensas que eres abierto de mente pero cuando vas fuera conoces a otros estudiantes de otros sitios y con su convivencia aprendes mucho”, reconoce.

MUNDO GLOBAL
En un mundo globalizado, hay muchas diferencias. Viajar te permite comprobarlo. En Polonia, por ejemplo, recuerda que tenían pacientes en el hospital en los pasillos porque no cabían en las habitaciones.  “Me chocó mucho porque Polonia está en Europa y no esperaba tantas diferencias”, resalta. Rahinatu estuvo un año en Lodz en este programa de movilidad para los estudiantes y después en un programa de intercambio de verano de IFMSA en investigación en Clermont Ferrand, Francia.
Con África, las diferencias del primer mundo son abismales. La solución del Continente negro depende, a su juicio, de la gente, porque, como dice, los gobiernos salen de ellos.  “Deberían apostar por el cambio y cuando los jóvenes salen fuera, deberían llevar su experiencia y ayudar. La gente se debería movilizar más. Lo fundamental es la educación, un pueblo que no tenga cultura ni los medios mínimos, realmente no piensa más allá”, explica.
Para esta joven licenciada en medicina, los africanos no piensan en el futuro, sino en el día a día. “Lo que tienen hoy, y mañana ya se verá”, apunta que es su filosofía de vida.

ÁFRICA Y EUROPA
África es un continente rico en recursos naturales. Pero no se administran bien y sólo tienen acceso a ellos poca población. Por ello entiende que los africanos arriesguen su vida en el mar Mediterráneo para atravesarlo en cayucos con destino a Europa. “Es muy triste y una vergüenza porque nadie hace nada”, denuncia. Además apunta que a la vida en África no se la da valor. “Si alguien está dispuesto a pasar el Mediterráneo en un barco, es porque ya no tiene nada que perder”, resume. Además, de esta desesperación, se aprovechan las mafias.
Europa no es el paraíso pero hay oportunidades, aunque tengan que pasar muchas penalidades. “Es una experiencia durísima”, señala.  Rahinatu se siente una afortunada, porque llegó a Soria con sus padres y sus hermanos y ha tenido la posibilidad de seguir estudiando, lo que le abre un mundo de oportunidades, lo que en su país de origen hubiese sido más complicado.
En clase, Rahinatu no ha tenido ningún problema con el color de su piel, aunque sí ha notado curiosidad de sus compañeros en los primeros días. “Soy la única mujer negra de mi clase, pero estoy acostumbrada y a veces les extraña tu nombre”, apunta. Se reconoce sanjuanera. Recuerda que el primer año se preguntaba cómo sus amigos podían estar todos los días con la misma ropa o cómo corrían delante de los toros.

Medicina, entre dos mundos

PERFIL
De Ghana a Soria

Rahinatu llegó con dieciséis años a Soria desde su Ghana natal. Y completó en Soria sus estudios de bachillerato antes de dar el salto a la Universidad en Valladolid. Lo hizo en el I.E.S. Virgen del Espino.
Con inglés como lengua nativa, la joven impartió clases de la lengua de Shakespeare a niños de 5-6 años en las actividades extraescolares del AMPA del CEIP Infantes de Lara de Soria. Y también para conversaciones con estudiantes de ESO, universitarios y personas con interés en mejorar su nivel.
La joven habla también castellano, francés y twi, un dialecto de Ghana.
Rahinatu, la mayor de tres hermanos, ha colaborado siempre en las tareas de casa y el cuidado de sus hermanos y primos, y se ha implicado activamente, en los dos últimos años, en el grupo de voluntariado de la asociación Médicos Sin Fronteras.

Comparte esta noticia

Últimas fotogalerías

Se cerrará en segundos

Sección: reportaje

Subsección: reportaje

Id propio: 3058

Id del padre: 44

Vista: article

Ancho página: 0

Es página fotos: 0

Clase de página: noticia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política