miércoles, 17 enero 2018
Síguenos en:
Síguenos en facebook
Síguenos en twitter

Hoy nos fijamos en otro banco, que también es un lugar tranquilo, pero con mucha gracia, la que le dan las rosas "sanjuaneras". Además tiene sol y sombra, para todos los gustos.

Este rincón con bancos rodeado de vegetación y escoltado por la Muralla de Soria, es un lugar con buenas vistas, interesante, tranquilo  y muy bonito. Forma parte del exterior de la ermita de Nuestra Señora del Mirón.

Árboles frondosos, con un color verde intenso, es lo que hay en el paseo del Mirón, con unas sombras que te resguardan del sol en verano. Diferencia sustancial la de los árboles desnudos en invierno.

La ermita de Nuestra Señora del Mirón está situada en un marco incomparable; Sobre un cerro, protegida por parte de la muralla de Soria, rodeada de vegetación, y en esta imagen, con un cielo azul que resalta su silueta.

Vista del barrio de San Pedro con alfombra roja de amapolas. Montes, valle que marca el cauce del río Duero, casas y concatedral en el barrio de San Pedro, vegetación, mucha vegetación verde y amapolas rojas. ¡Qué bonita vista!

Qué bonito el cielo azul intenso sobre Soria, "después de las tormentas siempre llega la calma"... y aunque la temperatura es un poco baja, el paseo se hace más ameno con este cielo, el sol que sienta muy bien y sin amenaza de nubes con lluvia, por ahora.

Después de las tonalidades rojas, con la salida del sol, los colores se tornan amarillos y anaranjados. En la imagen, el sol sale justo detrás de la la espadaña de la ermita de Nuestra Señora del Mirón.

Estos son los colores que nos encontramos en las luces previas a la salida del sol. La estampa es muy bonita con la paleta de colores rojos sobre la ermita del Mirón de Soria, y la perspectiva de los valles y los montes.

La vista desde el mirador de los Cuatro Vientos hacia el Duero es espectacular: Árboles, río, casas, montes. Un cuadro espléndido y muy bien pintado.

Es fácil hacer y disfrutar una imagen como esta con el cielo azul tan intenso, tan limpio y tan bonito. Además el árbol desnudo en invierno ya tiene las hojas verdes y la floración para dar contraste de color. ¡El mirador de los Cuatro Vientos siempre tan sugerente!

Explosión de color en el entorno del paseo del Mirón: Amapolas rojas, florecillas amarillas, vegetación y árboles verde, ermita piedra, nubes blancas y cielo azul. ¿Puede ser más bonita la primavera?

Esta imagen se produjo ayer por la tarde, se ve la lluvia que empezaba a caer al oeste Soria. Qué bien se ve la cortina de lluvia, cuando está localizada, en la distancia.

Para pasear mejor por la sombra y, en el paseo del Mirón, la hay, y mucha, para disfrutar caminando sobre la hierba o sobre al asfalto sin pasar demasiado calor.

Un montón de florecillas blancas, salidas como por arte de magia, y al acercarnos, un fuerte zumbido de abejas. La imagen de la abeja con las bolsas de polen vale más que mil palabras.

Qué tendrán las rosas rojas que donde están levantan pasiones... En el paseo del Mirón las rosas llaman nuestra atención entre todos los colores verdes de las hojas, la vegetación y la hierba. ¡Que bonitas son!

Qué diferente se ven las imágenes cuando los árboles tienen ya las hojas verdes. Este marco de vegetación, pone el color verde en la escena de cielo azul y de piedra de la ermita Nuestra Señora del Mirón y entorno.

Hoy nos fijamos en las formas de las ramas y los dibujos que nos sugieren. Si sumamos las nuevas hojas verdes y el cielo azul, ¡que bonita estampa llena de color!

De día el color verde de la vegetación predomina, de noche, en la puesta de sol, el cielo azul intenso llama la atención. Imponente la Ermita Nuestra Señora del Mirón con iluminación artificial.

Está todo tan bonito y tan verde, que es un placer pasear. Hoy nos hemos encontrado con este "cuadro", la concatedral de San Pedro enmarcada con vegetación.

El paseo del Mirón está así de bonito esta primavera. La paleta de colores verdes que muestra este pequeño túnel de vegetación es una maravilla. Nada tiene que ver, hace poco más de un mes, cuando los árboles no tenían hojas.

¡Que bonito pasear junto al Duero! Los colores verdes, el sonido del paso del agua, el espejo de las aguas del río... Y llega un punto donde el reflejo y la vista es de la Ermita de Nuestra Señora del Mirón. 

El rojo de las amapolas da una nueva pincelada a nuestros campos, sumándose a la variedad de verdes, blancos, amarillos, etc. La verdad es que la paleta de colores después del invierno anima mucho el paseo.

¡Y no es un incendio!. Así fue la puesta de sol de ayer en Soria, impresionante, primero colores rojos, azules y morados, y después amarillos y naranjas "incandescentes". ¡Hay que mirar al cielo!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Ver política